Síguenos

iOS

iOS 7 va a suponer un cambio importante. No sólo se trata de un sistema con una renovada interfaz donde transparencias y colores se combinan. Hay mucho más por debajo. Muchos desarrolladores ya han comenzado a trabajar en las próximas versiones para aprovechar las nuevas APIs y renovar una interfaz que durante varios años ha permanecido estática para obtener un sistema con una interfaz homogénea.

Pero ese trabajo de adaptar el diseño de la aplicación a la nueva versión de iOS no es fácil y consumirá mucho tiempo. Tanto que se abre un debate donde surge la cuestión acerca de si ¿pagarías por una versión actualizada a iOS 7 de tus apps?

At the Iconfactory, we typically offer new paid version of our apps (xScope, Twitterrific) about every 18 months with many free upgrades in between. Though there are always users who will complain about having to pay for all-new versions, the vast majority know that in order for an app to survive and flourish, they occasionally have to do their part and support its development. Hopefully the upcoming wave of apps updated for iOS 7, both free and paid, will help people fall in love with their apps all over again.

Gedeon Maheux, co-fundador de The Iconfactory, ya ha expuesto el tema. Ellos cobran por cada nueva versión y ofrecen actualizaciones menores de forma gratuita durante los 18 meses que suele haber entre cada actualización mayor. Es la forma de poder seguir haciendo grandes aplicaciones y el medio que esos usuarios tienen para apoyar el trabajo y continuidad de sus aplicaciones favoritas.

El trabajo en diseño no se valor como el de programación a pesar de ser el primero el que nos conquista
Personalmente tanto estar a favor como en contra de volver a pagar será correcto y sólo dependerá de cada app que esté más o menos justificado hacerlo. Y me explico, normalmente vemos con buenos ojos pagar cuando una nueva versión incluye características inéditas. En esos casos valoramos el trabajo de programación y pagamos. Pero cuando el cambio es estético es más complicado y parece que las horas que pasó el diseñador frente a su equipo probando colores, iconos, transiciones, etc… no tienen el mismo valor.

Es más, se suele caer en “pero si hace lo mismo sólo que cambiaron cuatro colores”. Pero hacer un trabajo sobresaliente necesita la misma dedicación y esfuerzo tanto en una como otra área. Claro que también debe poderse justificar. No debemos tener la sensación de haberse seguido de forma rápida y a la ligera las líneas de estilo, sin pensar si quiera la combinación de colores más correcta.

¿Cómo haréis vosotros? En mi caso el número de aplicaciones imprescindibles, las que nunca faltan en mi iPhone, no es elevado. Además son apps que realmente me facilitan mi labor diaria por lo que si hay que hacerlo no tendré ningún problema. Por supuesto también se valorará el cambio y si seguir con una versión anterior afecta o no a su uso en caso de no querer pagar.

Y si hay aplicaciones que sí o sí deba actualizar y pagar pero no son imprescindibles posiblemente opte por alguna alternativa de calidad si la hay. Sino veremos hasta que punto necesito conservarla en mi iPhone. Finalmente, si hay algo que todos debemos tener presentes es que detrás de cualquier aplicación hay una o más personas que dedican horas y horas para conseguir el mejor producto. Ese esfuerzo debe ser recompensado por lo que igualmente habrá casos en los que simplemente por cómo valoréis personalmente una aplicación merecerá la pena volver a pagar. Así, estos desarrolladores podrán seguir dedicándose a hacer lo que les gusta y nosotros aprovechando sus creaciones.

En Applesfera | iOS 7, un futuro lleno de color

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios