La responsabilidad de Ive sobre la cara más visible de Apple, el diseño

Sigue a Applesfera

Jonathan Ive

Con todo el revuelo generado alrededor de la figura de Scott Forstall hay un nombre que empieza a aparecer de forma reiterada, Jonathan Ive. El actual máximo responsable del diseño de los productos de Apple pasará a ocuparse del desarrollo en interfaz humana.

Hablar sobre Jonathan Ive no creo que sea estrictamente necesario a estas alturas de la película pues todos, creo, somos conscientes de su peso e importancia en la compañía. La cual, pese a las ventajas que como usuarios podemos destacar sobre su software, destaca por el diseño de sus productos.

De todas formas, nunca está de más refrescar un poco la memoria de los más despistados. El Jonathan Ive o Sir Ive, después de su nombramiento como caballero del imperio británico, está en Apple desde 1992 y fue en 1997 cuando, después de la vuelta de Jobs, se le otorgó el cargo de Vicepresidente de diseño industrial a manos de Steve.

Desde entonces ha estado involucrado en todos y cada uno de los productos lanzados: el iMac G3, iMac G4 y resto de familia iMac, PowerBook, MacBook, y MacBook Pro. Así como los iPod, iPhone y iPad. Todos, completamente todos los productos que actualmente conocemos llevan el trabajo de Ive y su equipo de diseño.

Un trabajo que, a pesar de algunos fallos o contratiempos, nadie podrá negar que son increíbles. Ahora dará un paso más y junto al diseño físico también será el responsable del software.

El diseño del software

La nueva situación de Ive no ha hecho otra cosa que recordarme Objectified. Un documental sobre el diseño en el que, además de aparecer Ive hablando sobre los productos de Apple aparece Bill Moggridge Co-fundador de IDEO quien realiza una declaración que tiene un gran sentido.

Eso me hizo darme cuenta de que si iba a diseñar toda la experiencia tendría que aprender a diseñar también esta cosa del software

Bill Moggridge Co-fundador de IDEO

Palabras que pronuncia mientras habla sobre su trabajo de diseño del que pudiese ser el primer o uno de los primeros ordenadores portátiles. Moggridge estaba muy contento con su trabajo, adoraba el resultado pero al sentarse frente al equipo y comenzar a manejarlo se dio cuenta que todo eso quedaba lejos ya que su foco de atención era la pantalla.

Y fue así como se dio cuenta que tan importante es el diseño exterior como el del software por lo que todo debía estar conectado y ofrecer una experiencia única. Debía aprender a diseñar software. El trabajo que ahora tendrá Ive también.

El nuevo papel de Ive en Apple

nuevo iMac

Es por ello que el papel de Ive está muy claro. El diseña los productos en base a la interacción del usuario con ellos. El software no deja de ser otro producto con el que interactuamos a diario. Realmente, un tipo de interacción más importante ya que si el diseño exterior es espectacular pero luego no nos resulta útil mejor comprar un florero.

Ive se dedicará a controlar también el diseño de las aplicaciones de Apple. Con esto no quiere decir que el skeumorfismo sea ni bueno ni malo. Tal vez siga estando presente en nuevas versiones aunque no en todas las aplicaciones como actualmente. Personalmente me gusta para la aplicación Notas pero no para la de Calendario.

El motivo es que en otras aplicaciones, si bien es cierto que por un lado nos ofrece cierta familiaridad con su funcionalidad y uso, parece que resta potencia. Y es que, la interfaz familiar puede engañarnos y pensar que sus opciones están tan limitadas como su homólogo analógico (productos no digitales o electrónicos).

Por eso Ive puede aportar mucho. Su más que contrastada experiencia y valía podría suponer el cambio de interfaz y otros detalles que OS X e iOS necesitan. Tal vez ya no tanto OS X como iOS que se mantiene así desde 2007.

La nueva etapa

Desde el fallecimiento de Steve Jobs no digo que Apple vaya a peor, que no sea la misma de antes ni tampoco que vaya a hundirse. Pero sí he tenido la sensación de que faltaba una persona capaz de zanjar las polémicas y apostar, asumiendo decisiones cuando otros no eran capaces aún a riesgo de equivocarse. Jobs eso lo hacía y muy bien. Y es que no podremos negar que tenía las ideas claras, tanto para bien como para mal.

Ahora esa figura parece que empieza a tomar forma en Tim Cook. Está apostando por cambios y uno de ellos son los que implican la reestructuración de la directiva. Sólo que seguramente le falta esa visión característica de Jobs. Por ello, reducir el número de cabezas pensantes que podrían generar más debate que soluciones me parece acertado.

Recuerdo un artículo escrito por nuestro compañero Pedro Aznar sobre la inercia, los comienzos, y Steve Jobs. En él leíamos sobre el futuro de Apple cuando Jobs ya no estuviese. Hoy es ese día, Jobs no está. Apple hoy no es la Apple de Jobs, es simplemente Apple. Con estos cambios pienso que se asegura seguir siendo Apple. Y eso es lo que nos interesa como usuarios. Detrás de cada directivo hay un equipo de profesionales que dan lo mejor. Pero es bueno recordar que siempre, al frente de todos ellos, estará Apple, la compañía de la manzana que nunca pasa indiferente.

En Applesfera | La gota que colmó el vaso para Scott Forstall: negarse a firma la carta de disculpa por los mapas

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios