Síguenos

Apple

“Me gustaría subrayar que incluso cuando un dato en particular es correcto, es imposible interpretar cómo afecta a nuestro negocio global. Los rendimientos pueden variar, el desempeño de los proveedores puede variar… hay una lista de factores excesivamente larga que hacen que los datos individuales no puedan tomarse como un gran indicador de lo que está pasando.”

Aquellas palabras con las que Tim Cook trató de tranquilizar a los inversores el último trimestre para que no se dejasen llevar por el pánico ante el más mínimo rumor parecen haber caído en saco roto. Apple ha perdido más de un 40% de su valor en bolsa desde que tocase techo con su récord histórico en septiembre de 2012, y los últimos días enfatizan aún más el disparate que estamos presenciando.

Hace tres días Cirrus Logic, uno de los proveedores de los chips de audio empleados por Apple, ofreció en su informe financiero del último trimestre unos ingresos de 170 millones de dólares, casi 30 millones menos de lo que esperaban los analistas basándose en sus cábalas. Inmediatamente, los inversores sumaron 2+2 y asumieron que Apple debe de ser el mayor cliente de la compañía, así que si esta no está ganando tanto dinero como se creía que iban a ganar, es porque Apple no está fabricando tantos dispositivos como deberían porque los clientes no los están comprando al ritmo que, de nuevo, los analistas predecían.

Evidentemente no soy el único que ve demasiados porqués, demasiadas suposiciones que ignoran por completo la advertencia del CEO de la manzana de no intentar adivinar el cuadro mirando una esquina del marco, pero de poco importa. AAPL cerró ayer a 392,05 dólares la acción, un nuevo mínimo desde que el valor de la compañía empezó a precipitarse en el Nasdaq.

Y mientras el rango de valores de Apple durante las últimas 52 semanas ha bajado de los 705 dólares hasta los 389 dólares con la compañía anunciando resultados récords, otros jugadores del sector tecnológico como Amazon suben de los 185 a los 284 dólares mientras sigue operando prácticamente sin margen y en números rojos. Así es la bolsa, irracional, caprichosa, asustadiza y últimamente, bastante ridícula en realidad.

Apple comunicará los resultados de su segundo trimestre fiscal el 23 de abril y podéis contar con que, como de costumbre, nuestro compañero Miguel López permanezca al pie del cañón para informarnos al minuto de los datos ofrecidos por la compañía de boca de Peter Oppenheimer y Tim Cook.

Vía | TUAW

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios