Sigue a

iSteve

Esta escena es con mucho la que mejor describe el sentimiento más poderoso que despierta iSteve, una producción torpe y sin sentido de la que no esperábamos gran cosa pero que ha terminado siendo tan bochornosamente aburrida como poco fiel a la realidad. Puedo aceptar una cosa en favor de la otra, pero que ambos ingredientes brillen por su ausencia es sencillamente demencial.

Podría despotricar durante horas sobre el nuevo mínimo que consigue Justin Long en el papel de Steve Jobs, la anodina presencia de Jorge Garcia sirviendo como una pálida y distorsionada caricatura de Steve Wozniak, o las surrealistas interpretaciones de Bill Gates o John Sculley que hacen James Urbaniak y John Ross Bowie (aún así, con mucho, lo único potable del elenco), pero a quien de verdad habría que quemar con antorchas es a Ryan Perez, director y “guionista” de esta broma de mal gusto.

iSteve

Perez bromeaba acerca de que había escrito el guión de 81 páginas en tan solo tres días y que el rodaje no se había extendido mucho más, apenas cinco días. Pero aunque la gracia de ser los primeros adelantándose a Ashton Kutcher y Aaron Sorkin esté bien y seguramente vayan a rentabilizar las tres pesetas que le habrán pagado al casting y el cámara que pasaba por allí, es meritorio conseguir que por primera vez en un vídeo de Funny Or Die, la muerte parezca una buena opción frente al humor.

Y no es que no haya bromas en iSteve, es que las que hay ni tienen gracia, ni justifican un metraje alargado hasta unos interminables 78 minutos en el que tan solo parece haber espacio para momentos incómodos salpicados de algunas situaciones tan absurdas y desconectadas del resto que nos hacen dudar sobre si la saga de Scary Movie era en realidad cine de arte y ensayo.

En cuanto a la fidelidad de la historia, decir que aquí iSteve logra que nos preguntemos si de verdad Perez llegó a ojear por encima la página de la Wikipedia sobre Jobs tal y como aseguraba que había realizado como única documentación, o si directamente corrió a inventárselo todo. De nuevo repito: ¿qué sentido tiene cambiar algo si no es para hacerlo más divertido? Nunca lo sabremos, como quizás Justin Long tampoco sepa a dónde se fue su carrera.

Vía | iSteve, la película de Funny or Die sobre Steve Jobs, ya está disponible

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

47 comentarios