Trabajar en Apple revisando aplicaciones para la App Store no mola nada (y no adivinaríais el motivo)

Sigue a Applesfera

App Store

Las críticas de los desarrolladores a las estrictas normas de la App Store siempre han sido una constante desde su lanzamiento y aunque con el paso del tiempo se han ido limando muchas asperezas, el proceso de revisión de las aplicaciones para su aprobación en la tienda de la manzana ha sido un completo misterio… hasta ahora.

Mike Lee, un antiguo ingeniero senior de Apple que trabajaba en el equipo de Relaciones Mundiales con los Desarrolladores, ha comentado en una entrevista para Business Insider que el trabajo de revisor de aplicaciones no es lo que se dice el típico empleo con el que sueñas cuando eres pequeño. No os perdáis sus motivos.

En primer lugar parece que Apple tiene un serio problema de personal, empleando a menos gente de la que les gustaría para realizar una tarea tan manual al no ser capaces de encontrar al número suficiente de ingenieros que cumplan con sus requisitos.

“La gente piensa que hay 100 personas en la India revisando las aplicaciones. Pero son gente en un edificio de Apple [en Cupertino], y como en cualquier otro departamento de la compañía, no pueden conseguir suficiente gente realmente buena para el empleo. Apple no está dispuesta a comprometer la calidad de sus equipos simplemente para mantener los huecos ocupados. Te prometo que son mucho más pequeños de lo que imaginas.”

Para empeorar las cosas, Lee asegura que los revisores tienen que lidiar con tal cantidad de morralla que en ocasiones es inevitable cometer algún error que termine echando para atrás alguna gema. Pero quizás la palabra “morralla” no haga justicia a la montaña de aplicaciones basura que consumen su valioso tiempo. Lee afirma que los revisores son frecuentemente bombardeados con envíos de aplicaciones que contienen genitales masculinos. Y no, no habla de algo ocasional, sino de que “tienen que tener a gente sentada mirando cosas que pueden o pueden no ser p*llas todo el día”.

“Tratar de filtrar cosas para las que nadie que está allí firmó, es un problema muy serio. Alguien tiene que sentarse allí y filtrar todas esas p*llas. No puedes dejar pasar toda esas p*llas. Tienes que echarlas del camino en favor de la seguridad. Así que tienes que tener a gente sentada mirando cosas que pueden o pueden no ser p*llas todo el día.”
“Apple se niega a subcontratar cosas a grandes grupos de personas. Insisten en tener a gente verdaderamente inteligente, educada y bien entrenada haciendo el trabajo. Así que eso significa que tienen que tener a algunos de sus propios empleados cribando entre un montón de p*llas.”

Según Lee este es el verdadero motivo por el que Apple tiene una política de censura tan estricta y bloquea cualquier aplicación que se pueda interpretar como que tiene la más mínima porción de pornografía. No se trata sólo del deseo de Steve Jobs por mantener los dispositivos con iOS “libres de porno”, sino que también es un efecto colateral de la desesperada necesidad de Apple por acelerar el proceso de revisión.

“La única forma de lidiar con el problema es poner el listón tan alto para las p*llas que incluso la foto de un pepino sea bloqueada por accidente. Porque si no lo haces, tendrás a gente dedicando horas y horas a debatir si algo es o no un vello púbico. Es una enorme pérdida de tiempo”.

Manzanas y pepinos

No volveré a mirar igual un pepino.

Vía | Business Insider

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios