M7, el coprocesador de movimiento del nuevo iPhone 5s y todo lo que los desarrolladores podrán hacer con él

Sigue a Applesfera

Coprocesador M7 del iPhone 5S

Si la C del iPhone 5c viene de “Colorido”, la S del iPhone 5s bien puede proceder de “Sensores”. Así, en plural, y es que aunque la novedad más mediática del nuevo buque insignia de la manzana es sin lugar a dudas su interesante sistema de reconocimiento dactilar Touch ID, encontramos otra sorpresa que ha pasado más desapercibida pero que puede abrir grandes oportunidades a los desarrolladores: el coprocesador de movimiento M7, un pequeño chip encargado de medir constantemente los datos registrados por el acelerómetro, el giroscopio y la brújula.

El M7 está diseñado para realizar esta tarea de un modo mucho más eficiente que el chip A7, liberándolo de un trabajo con el que tradicionalmente han tenido que lidiar todas sus generaciones anteriores, y reduciendo considerablemente el consumo de energía. Esto significa básicamente que cualquier app que haga uso de estos datos puede obtenerlos en todo momento sin acabar con nuestra batería. Y aquí es donde empieza lo bueno…

El M7 sabe cuándo estás caminando, corriendo o incluso conduciendo. Gracias a ello, la app Mapas te da automáticamente un tipo de indicaciones si vas a pie y otro si vas en coche. Como el M7 detecta cuándo estás en un vehículo en movimiento, el iPhone 5s no te preguntará si quieres conectarte a las redes Wi-Fi por las que pasas. El nuevo coprocesador también nota si tu iPhone lleva un rato sin moverse, por ejemplo cuando duermes, y así minimiza la batería que gasta para conectarse a la red.

Y aquí tenéis otra S, la de “Smart”. Gracias a la cuantificación de nuestra actividad, el iPhone 5s es más consciente que nunca del contexto en el que nos encontramos, poniendo a disposición de los desarrolladores la posibilidad de mejorar sus aplicaciones en base a este conocimiento. Las primeras beneficiadas, aunque no las únicas, serán las apps de entrenamiento personal que siguen nuestra actividad física. ¿Hay algo más evidente?

Sin necesidad de accesorios adicionales, estas apps podrán replicar a la perfección el núcleo de funciones de pulseras como Jawbone UP o la Fuelband de Nike, pero con una diferencia fundamental: estos dispositivos no tienen de su lado una bestia de 64 bits como el A7 para procesar directamente todos estos datos cuando sea necesario.

La primera de esta nueva generación de apps vendrá paradójicamente del equipo de Fuelband y será Nike+ Move, una nueva aplicación para iOS que registra nuestra actividad diaria y la convierte en un juego, ligándola incluso a retos de Game Center para propiciar los piques entre nuestros amigos por ver quién es el más activo (bueno, siempre podéis utilizarlo para lo contrario pero sería una perversión de su objetivo original).

¿One more thing?

M7

La mera existencia de un coprocesador tan específico como el M7 capaz de gestionar la información recogida por toda clase de sensores con un bajo consumo no hace sino llevarnos a una inevitable cuestión: ¿estará trabajando Apple en otros dispositivos que puedan beneficiarse de él? El iWatch es uno de esos rumores demasiado insistentes como para no contener parte de verdad y el M7 bien podría ser una de las piezas del rompecabezas. Ya lo veremos (o no).

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios