Sigue a Applesfera

iMac 2011

Tras varios semanas de rumores después de la llegada de los nuevos MacBook Pro, era evidente que sería cuestión de tiempo que el sobremesa por antonomasia de Apple, el iMac, se actualizará también.

Y es que ambos equipos comparten gran parte del hardware, así que suelen ir siempre de la mano en el tema de actualizaciones. Al igual que en el caso del MacBook Pro, no hablamos de un cambio radical si no de una actualización menor para situar al día al equipo.

Una actualización, que al igual que en su hermano portátil, elevan la potencia del mismo en casi todos los aspectos importantes y además, si lo pagamos, podemos acceder a componentes aún más potentes.

iMac Quad-core: más potencia, mismos precios

La actualización del principios del 2011 del iMac llega cargada de potencia, aunque no grandes novedades. Todas las actualizaciones se encuentran dentro de lo esperando, haciendo uso de las últimas versiones de los procesadores de Intel y de gráficas más potentes que las anteriores.

  • Procesador. Los cambios añaden más potencial al equipo, aunque este iMac ya contaba desde su primera generación con procesadores de cuatro núcleos, en sus modelos más caros, así que el salto no es tan grande como el del MacBook Pro en su actualización. En cualquier caso hablamos de procesadores i5 e i7 con arquitectura Sandy Bridge y uso de tecnologías como Turbo Boost 2.0 (capaz de aumentar la velocidad de proceso en situaciones concretas hasta los 3,8 GHz) o la integración de todos los componentes bajo un único chip para aumentar la velocidad de acceso. Los procesadores parten de velocidades a 2,5 GHz, pasando por los 2,7 y 3,1 en ediciones estándar, como opción podemos acceder al modelo más potente de Intel disponible ahora mismo: un procesador i7 Quad-core a 3,4 GHz.
  • Gráficos. Un buen detalle a tener en cuenta es que parece que Apple se ha olvidado para siempre de las gráficas sin memoria dedicada (al menos en el iMac), es algo que puedo entender en un portátil debido a temas de consumo y optimización, pero no en un sobremesa donde claramente se antoja como una medida para reducir costes. En este caso hablamos de únicamente dos gráficas: ATI HD 6750 HD y AT HD 6970. La primera de ellas con una prestaciones/precio más que interesantes y la segunda, el tope de gama de ATI en este momento y de la cual en Xataka han hablado largo y tendido. Este segundo modelo, se ofrece como opción con 2Gb de memoria de vídeo GDDR5, una autentica bestia que duplica a las anteriores tarjetas integradas en los iMacs.
  • Thunderbolt. Ya hemos hablado bastante de este nuevo conector y sus posibilidades, pero es que el iMac de 27 pulgadas tiene una pequeña curiosidad bastante interesante: posee dos conectores Thunderbolt. Esto significa que el equipo es capaz de gestionar hasta 12 dispositivos al mismo tiempo haciendo uso de dicha interfaz y como extra (atención al detalle) dos monitores al mismo tiempo. Es decir, el iMac de 27 pulgadas no sólo puede hacer uso de su propia pantalla de alta resolución, si no que al mismo tiempo puede gestionar otras dos pantallas externas.
  • Doble HD. Es verdad, esta opción ya estaba disponible desde la anterior actualización, pero no puedo dejar pasar la ocasión de comentar la mejor idea que ha tenido Apple para el iMac, habilitar la posibilidad de añadir un segundo HD, una verdadera pena es que sólo sea un SSD y que Apple sea la única que lo pueda realizar sin perder la garantía.

¿iMac o MacPro?

iMac 2011

Seguro que una vez leídas todas las características y opciones de los nuevos iMacs… pues como que te apetece tirar el tuyo a la basura y hacer uso de toda esa potencia bruta que tiene, de sus nuevas opciones y posibilidades.

El problema con el iMac se repite desde hace más de 10 años con la salida de los primeros modelos, el problema del equipo es el mismo: mientras que en sus versiones básicas ofrece un balanceado punto entre rendimiento, capacidad y precio. En cuanto decidimos ampliar las opciones del mismo el precio también aumenta considerablemente.

En concreto, si añadimos todas las opciones a priori interesantes (más procesador, memoria, gráfica, HD) el precio del equipo se eleva hasta los más de 3000 euros… un precio a todas luces excesivo.

Y es que el iMac representa un equipo perfecto de consumo, pero es a la larga un equipo caro de mantener puesto que es poco actualizable, por no decir nada. Si tenemos en cuenta los precios del Mac Pro, sin duda que el susto es “más grande” pero también considero que si lo que buscas es potencia bruta descartes un iMac y apuestes a largo plazo.

Cuando tu Mac Pro quede obsoleto, aún podrás añadir hasta 32Gb de RAM, o actualizar su gráfica, incluso añadir más discos HD o una placa externa con conexiones Thunderbolt…. cosa que nunca podrás hacer cuando dentro de 4 años tu iMac (de más de 3000 euros) empiece a mostrar sus primeros signos de fatiga.

¿Consumismo y derroche? Para nada, el iMac es un equipo fantástico en sus modelos base, el problema es cuando nos empeñamos en convertirlo en un Mac Pro a cambio de gastar un dinero extra que en pocas situaciones amortizaremos.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios