Tutorial para diagnosticar tu Mac en casa: Mac mini

Sigue a Applesfera

Air

Y terminamos nuestro especial diagnóstico con un pequeñín que es capaz de dar mucha guerra pero que está altamente desaprovechado. Es el Mac mini, un dispositivo bastante agradable de trabajar y diagnosticar ya que apenas incluye componentes propios, especiales o muy rebuscados. La mayoría de sus “tripas” son componentes del MacBook Pro de 13 pulgadas, por lo que las similitudes son muchas.

Y es que al contrario que en el iMac, donde la sabiduría popular siempre ha comentado que el equipo incluye componentes de portátil, aquí si que se cumple dicho “mito” a rajatabla. Por lo que nos encontramos con un equipo realmente compacto gracias a la utilización de componentes de portátil.

De nuevo, al igual que en el MacBook Air, podemos rescatar la mayor parte de la entrada publicada sobre el MacBook Pro para diagnosticar un Mac mini, siempre teniendo en cuenta los componentes que diferencia a un sobremesa de un portátil.

En cualquier caso aquí tienes los puntos más interesantes sobre el dispositivo, y a tener en cuenta a la hora de destripar o simplemente intentar solucionar un problema con el mismo.

  • Antenas tarjeta Airport. La tarjeta wifi de este modelo de Mac tiene dos peculiaridades, la primera es un potencia mediocre debido a que esta situada en la base del equipo por lo que no te asustes si la señal de tu Mac mini no es tan buena como lo puede ser en otros equipos. Otro detalle muy a tener en cuenta si abres el equipo o experimentas problemas extraños con dicho componente es revisar los cables de la tarjeta que transcurren por el lateral izquierdo del equipo. La razón de ello es que la zona metálica que retiene la antena transcurre muy cerca de algunos de los cables de la misma, por lo que es fácil pellizcarlos o incluso cortarlos por error.
  • Fuente de alimentación. Uno de los dispositivos que más sufre en el interior del Mac mini es la fuente de alimentación integrada. La idea es brillante y nos ahorra un cacharro más por casa, a cambio cualquier problema que tengamos con ella significara gastar bastante más dinero reparando el equipo. Una fuente de alimentación con errores puede reflejarse en muchas situaciones, la más común es que el equipo no se encienda (al contrario que el iMac aquí no tenemos LEDs de estado), aunque un fallo en la fuente también se puede mostrar con cortes de luz intermitentes, problemas con el uso de aplicaciones que requieran la máxima potencia del equipo o incluso situaciones cotidianas con un equipo que no responde de forma correcta o de forma lenta.
  • Limpieza de los componentes internos. Otro detalle muy a tener en cuenta de este equipo es la relativa facilidad que tiene para acumular polvo y basura en su interior. Aunque como todo Mac, únicamente tiene un mecanismos de entrada de aire y no de salida, su especial construcción hace que sea bastante fácil que el polvo retenido no tenga escapatoria alguna en el caso de que entre en el equipo en exceso. Si quieres ponerte manos a la obra puedes optar por la opción sencilla y simplemente retirar el ventilador de la placa y darle una buena limpiada con una brocha o aire comprimido si tienes. En el caso de que lo quieras hacer de forma profesional, deberás de retirar la placa, la cual incluye todos los componentes integrados por lo que es relativamente fácil de hacer.
  • Segunda bahía disco duro. Más que un proceso de diagnóstico es una recomendación personal para todas las personas que cuente con un Mac mini sin ranura para discos ópticos. Y es que este ordenador fue diseñado originalmente para contar con una unidad SuperDrive. Una vez retirada por Apple, el espacio interno permaneció idéntico por lo que el equipo cuenta con bastante espacio extra. Dicho espacio se usa en algunos modelos concretos para integrar un segundo disco duro, aunque en realidad puede ser implementado en cualquiera de los equipos ya que todos cuentan con la secundada bahía preparada para instalar otro disco duro. Recuerda que el disco debe de ser 2,5 pulgadas y un máximo de 9,5mm de altura. La única complicación es que requiere de un conector especial para acoplar el disco a la placa del equipo, aunque no es especialmente complicado comprarlo.

¿Te han gustado estas entradas? No te preocupes si te has quedado con ganas de más, en Applesfera estamos preparando un especial sobre cada equipo de Apple, con manuales para desmontar y cambiar cada uno de los componentes del ordenador. Espera sentado, aún tenemos mucho más que ofrecerte.

En Applesfera | Tutorial para diagnosticar tu Mac en casa: MacBook Pro | Tutorial para diagnosticar tu Mac en casa: iMac | Tutorial para diagnosticar tu Mac en casa: MacBook Air

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

20 comentarios