Le robaron la cartera en una fiesta, pero no contaron con el AirTag que tenía en su interior

Le robaron la cartera en una fiesta, pero no contaron con el AirTag que tenía en su interior
11 comentarios

Adrián Álvarez se ha convertido en una de esas personas que más de cerca ha comprobado la eficacia de los AirTag. Este usuario ha relatado cómo le robaron la cartera, pero gracias a la aplicación Buscar y algo de inventiva fue capaz de seguirla durante varios días y tener un final feliz.

AirTag + colaboración + policía = éxito

Adrián cuenta en Twitter cómo fue víctima de un robo en la llamada Zona Rosa de Ciudad de México (una zona comercial y de ocio de la capital). Le sustrayeron su cartera, pero el ladrón no contaba con que Adrián la había descosido y recosido de nuevo para esconder un AirTag en su interior.

La baliza cumple su función y marcó la ubicación de la cartera en un pueblo cerca de Toluca de Lerdo, una ciudad muy cercana a Ciudad de México. No se movió de ahí en una semana y Adrián la dio por perdida, pero al cabo de unos días más la ubicación pasó a estar de nuevo en Ciudad de México.

Y lo más interesante: se movía siguiendo una rutina diaria que finalizaba en un hotel y local de encuentros de la misma Zona Rosa en la que le robaron.

Apoyado de un amigo, Adrián llegó a ese hotel y habló con el personal de la recepción explicando la situación. Dicho personal aceptó ayudar e incluso contactó con la policía, hasta que en una zona común del local dio con el ladrón. Describió su aspecto a la policía y le retuvieron, pero hubo un obstáculo: la batería del iPhone de Adrián se agotó justo en ese momento y no pudo hacer sonar el AirTag para demostrar que era su propietario.

Afortunadamente, Adrián tenía una batería externa en su mochila que guardaba en recepción del hotel. Tuvo tiempo de ir a buscarla, y resultó que el ladrón había escondido el AirTag en un sillón. Movimiento astuto pero fallido, porque gracias a la insistencia de Adrián y su amigo y la llegada de una patrulla de la policía fueron capaces de registrar al ladrón. Fue todo lo que necesitaban hacer: encontraron un botín que dejaba claro que era el resultado de varios hurtos:

El ladrón fue detenido y llevado a dependencias policiales, donde fue interrogado. Adrián y au amigo consiguieron que les devolvieran el dinero, así que sólo hubo que lamentar la pérdida de las identificaciones y la propia cartera.

Temas
Inicio