Compartir
Publicidad
Publicidad

Probamos el Magic Trackpad, ¿es el futuro o un accesorio sin sentido?

Probamos el Magic Trackpad, ¿es el futuro o un accesorio sin sentido?
Guardar
75 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Magic Trackpad, ¿de verdad?” Esa fue mi primera impresión del último accesorio presentado por Apple hasta la fecha, un accesorio que a priori parece una broma de mal gusto anterior a una Keynote y que poco o nada tiene de interés. ¿Es verdad?

Bueno, a medias, es verdad que usandolo estos días me he quitado algún prejuicio impuesto por pensar negativamente sobre el equipo, aunque después de unos días sigo pensando que no aporta mucho y que es más un capricho que algo práctico. Vamos a verlo con más detalle.

Magic Trackpad, un dispositivo cómodo pero con limitaciones

Magic Trackpad

El Trackpad de mi MacBook Pro me encanta, es cómodo, práctico, fácil de usar y sencillo pero es un ordenador portátil y tiene sentido tener un dispositivo así. ¿Tiene sentido un Trackpad fuera de su contexto?

Realmente no, aunque Apple lo ha solucionado de una forma tan tonta como haciendolo más grande, ¿funciona? Pues si, tal y como comentaba hace unos días en Twitter, algo tan simple como hacer el trackpad un 80% más grande solventa en parte los problemas que podría tener dispositivo de estas características.

En mi caso, haciendo uso de un iMac de 27 pulgadas tenía miedo de que se convirtiera en un dispositivo incomodo debido al tamaño de la pantalla. Ni mucho menos, la aceleración por software está muy lograda y aunque el dispositivo no hace uso de una proporción “absoluta” respecto a la pantalla, esto no se convierte en un problema.

La inclinación, otra obviedad, le aporta más comodidad que a un trackpad plano, esto lo hace más cómodo de usar en su parte baja aunque si tienes las manos pequeñas no conseguirás llegar a la zona superior y aprovechar la totalidad del dispositivo.

“Según lo que cuentas… es una maravilla ¿no?” Bueno, está bien, pero seamos sinceros, no apoyar la mano en ninguna zona durante más de 30 minutos es una tarea pesada. En mi caso, un navegador compulsivo de Internet y de feeds, se me hace algo pesado. Para un uso cotidiano, de pocos minutos o sin un uso intensivo, el dispositivo es un buen método de entrada, para momentos puntuales es igual de cómodo o más que un ratón.

Si trabajas con programas que requieran precisión, un uso constante del puntero o simplemente estás más de 60 minutos sentado delante de la pantalla del ordenador, no es un dispositivo para ti, terminarás con la muñeca completamente destrozada.

El software, su punto fuerte

Estaba claro, es lo que mejor sabe hacer Apple (en la mayoría de los casos) así que su punto fuerte tenía que ser la integración con el sistema, y así lo es.

Mientras que las tabletas de Wacom requieren de una capa superior para interactuar con el sistema y encima la integración es bastante limitada, Apple ofrece soporte en todo el sistema y en algunos programas concretos, tampoco es gran cosa pero es superior a la ofrecida por Wacom.

Sigo sin entender por que no permiten al resto de desarrolladores implementar sus gestos o por que incluso el sistema en algunos apartados como Las Preferencias del Sistema no soportan algunos gestos disponibles en otros programas.

En general la integración es buena, idéntica a la ya ofrecida en los portátiles de la compañía. No hay ninguna novedad en este aspecto, pero teniendo una superficie tan grande estoy ansioso por ver algún programa de terceros que permita añadir nuevos gestos o modificar los ya disponibles.

Los incluidos de serie son muy prácticos y es verdad que se siente el Magic Mouse algo simple después de unos días con este dispositivo, aunque la limitación de tamaño es un gran problema para el ratón.

Magic Trackpad, un dispositivo del futuro

Magic Trackpad

No me malinterpretes, el equipo es el Trackpad presentado hace casi 2 años pero un 80% más grande, punto. No tiene nada más, ninguna novedad, ninguna curiosidad, nada especialmente “revolucionario” o “mágico”.

Cuando hago referencia a dispositivo del “futuro”, me refiero a que es un dispositivo pensado seguramente para futuras opciones de Mac OS X. Como ya comentamos hace días Mac OS X 10.7 puede que incluya alguna novedad bastante interesante, y desconocida hasta la fecha.

Puede que el Magic Trackpad sea esa pieza que falta en el puzzle para hacer funcionar esa nueva característica, aunque decir esto y acertar es bastante complicado.

A día de hoy el Magic Trackpad no es un mal accesorio y si haces un uso básico del ordenador podrás cambiar tu ratón por uno de estos paneles táctiles, si pasas horas delante del ordenador será mejor que continúes con tu ratón a pesar de lo cómodo que resulta usar gestos de cuatro dedos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos