Compartir
Publicidad

(revolución - 1)

(revolución - 1)
84 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los días como éste comienzan como cualquier otro. Hoy todos acudiremos donde debemos estar, y pensaremos en un millón de cosas que no se salen de los parámetros de la normalidad. Extenderemos nuestras inquietudes justo hasta la frontera de lo cotidiano. Nadie puede anticipar lo extraordinario, aunque podemos intuirlo: podemos sentirlo, podemos recomponer el rompecabezas aún sabiendo que nos faltan ciertas piezas. Las más importantes, probablemente.

Algunas personas, en ciertas partes del mundo, no podrán dormir. Probablemente lleven semanas o meses sin poder hacerlo decentemente, y es porque tienen en sus manos una pieza que podría marcar un hito, en algún sentido. O en varios. Cuesta imaginar a una de estas personas paseando por la calle y pensando que trabaja en algo que puede cambiar el mundo.

Hay dos momentos excepcionales en la línea de la vida de una revolución: el día que se enseña al mundo... y el día anterior. Jamás, en ninguna otra situación se combinan tantos sentimientos, pensamientos y alucinaciones sin remedio como en las horas previas de revelar un secreto de ese calibre. Ese día de la revolución - 1, esa cuenta atrás hacia lo desconocido, la liberación de la inercia acumulada, es hoy.

24 de Enero de 1984: Macintosh

El proyecto comenzó en 1979 por el visionario Jef Raskin, que supo ver un paso más allá: después de dedicarse a crear manuales de usuario de los ordenadores de la época, entendió que no hacían falta explicaciones, sino máquinas tan sencillas que no necesitaran tantas explicaciones.

El mercado no estaba preparado para un ordenador como el Macintosh, pero Apple sí

En una época en la que la informática era prácticamente cosa que grandes laboratorios y centros de proceso de datos, llevar al mercado una tecnología basada en una interfaz de usuario gráfica relativamente asequible, fue un absoluto reto. El mercado era nuevo que había que explicarlo todo: desde lo que era un ratón, hasta como usar una aplicación gráfica.

23 de Octubre de 2001: iPod

Apple recuperaba parte de su terreno perdido a finales de los 90, el iMac fue el primer gran éxito de la compañía después de recuperar a Jobs tras años fuera de ella. Él sabía que era necesario subir la apuesta y en Octubre de 2001 presentó al mundo el iPod, un reproductor musical portátil que alcanzó lo que ningún otro pudo: que su nombre designara en si mismo a una categoría.

El iPod se apartó de la competencia con la click-wheel y un diseño diferenciador

Y fue un momento de locos para aquel lanzamiento: la propuesta de Apple era original, pero cara y ya existían otros muchos reproductores similares. La compañía sin embargo supo arropar su dispositivo con iTunes, con un diseño espectacular para la época e introdujo la primera interfaz táctil en un producto: la mítica click-wheel.

9 de Enero de 2007: iPhone

La presentación por excelencia, el día en el que el mundo de la tecnología cambió y entró con fuerza en la siguiente generación: llegaba el iPhone, el primer teléfono inteligente que presentaba propuestas originales basado en software complejo de escritorio, adaptado para un dispositivo móvil. A pesar de que no disponía aún de una tienda de aplicaciones, Apple supo pulsar el mercado y acertó de lleno, convirtiéndose aún hoy en la referencia.

Nadie fue capaz de anticipar el diseño del iPhone original

Hasta ese momento, nadie imaginó como sería el iPhone. A pesar de años de especulaciones, fakes, prototipos imaginados y demás interpretaciones, nadie en todo el mundo siquiera se acercó al diseño final. La apuesta, de nuevo, eran tan arriesgada que probablemente hubiera puesto en serios problemas a la compañía de hacer fracasado. Aún así, hubo que retrasar el lanzamiento de la versión de Mac OS X de aquel año, para optimizar todos los recursos de la compañía.

27 de Enero de 2010: iPad

En un movimiento perfectamente orquestrado, el siguiente paso lógico era la presentación de una tableta que llevara la propuesta del iPhone un poco más allá. Los dispositivos similares que existían por la época, apuntaban en otra dirección: prácticamente eran portátiles de baja potencia con pantallas táctiles mediocres y con sistemas operativos no preparados para esa interfaz.

El iPad nació en el extremo opuesto a los portátiles: la era post-PC quedaba inaugurada

El iPad, comenzó desde el extremo opuesto: no nació desde un portátil, sino desde el bolsillo en forma de móvil. Por ello, amplió la oferta y supo contener aplicaciones útiles pensadas desde su nacimiento para una interfaz multi-táctil. Con este dispositivo, Apple entró directamente en la época Post-PC (que descentralizaba el ordenador como centro del mundo digital) y comenzó la guerra por las pantallas de 9 pulgadas: las tabletas se volvían a cada paso más potentes y los usuarios demandaban más utilidades para ellas.

9 de Septiembre de 2014

9sept_invitacion_r-1.png

Si conectamos los puntos, estamos a menos de dos días de asistir al nacimiento de una nueva categoría de productos para Apple. No son los primeros, pero si repasamos los hitos anteriores, nunca lo han sido. No es una carrera de velocidad, sino un juego de estrategia. Se trata de quedarse sólo con el concepto mismo de un dispositivo, y crearlo desde cero con la utilidad que se merece. Ahora mismo hay muchos relojes inteligentes, pero quizás, de nuevo, la competencia está excavando en el lugar equivocado.

Todo se está repitiendo: los antecedentes de productos que quieren ser algo que no tienen muy claro, la tecnología que llega al punto perfecto para conseguir evolucionar, las lecciones aprendidas por parte de todos. La palabra "iWatch" es prácticamente un concepto más que un dispositivo ahora mismo, utilizado y reutilizado por usuarios, medios y competencia con el misterio y la precaución ante lo que Apple pueda presentar. Hoy estamos en el día R-1 de algo que dentro de poco volverá a ser historia dentro de la tecnología.

Es de nuevo el 23 de Enero de 1984, 22 de Octubre de 2001, 8 de Enero de 2007, volvemos al 26 de Enero de 2010. Es ese día en que no sabemos nada, un día normal que antecede a lo extraordinario, el momento perfecto para que algo nuevo nos vuelva a sorprender. A Apple no podemos pedirle que pase de puntillas, a Apple se le exige ser excepcional y que coja las riendas, de nuevo.

Mañana, uníos a la revolución.

En Applesfera | "iWatch"

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio