Compartir
Publicidad
Publicidad

¿En verdad importa tan poco el diseño?

¿En verdad importa tan poco el diseño?
Guardar
84 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A estas alturas de la película muchos conoceréis ya, la tan manida discusión de el precio de los Macs y la gran culpa que tiene de ello su diseño. Muchas veces detractores y benefactores se escudarán tras la cortina de la relevancia o no de este asunto en concreto. Pero ¿que ocurre cuando vemos el diseño como algo no meramente estético, sino funcional? Entonces ahí es donde entran las disyuntivas más fuertes sobre su conveniencia o no.

Mi compañero Miguel Michan nos hablaba la semana pasada de la aparición de Jonathan Ive en el documental Objectified sobre diseño industrial, y viéndolo puedes entender la pasión y dedicación que pone este hombre con su trabajo en Apple.

En este documental podemos ver también a uno de los máximos exponentes en diseño industrial de los últimos cien años, Dieter Rams. Sus diseños para la marca Braun son mundialmente conocidos, y no es un secreto que estos han sido una autentica fuente de inspiración para Jonathan Ive. Ambos comparten una misma idea, utilizar la creatividad como vehículo hacia la funcionalidad de sus productos.

clmshy.jpg

Oyéndole hablar a Jonathan Ive en ese documental comprendes que las decisiones de Apple sobre las lineas de diseño, los cambios de materiales, las variaciones de concepto, no son decisiones tomadas de la noche a la mañana. La mera inclusión del Unibody en las pautas de fabricación de Apple, supone un avance tal en el campo de la informática que dudo que muchos nos hayamos dado cuenta realmente de lo que representa.

Se han empezado a utilizar técnicas de fabricación propias de la ingeniería aeronáutica para un campo tan dispar como el que a priori puede representar la informática. El mero hecho de aprovechar lo que antes se desechaba para fabricar diferentes partes de un mismo ordenador es algo que resulta asombroso por lo obvio que es, y que tristemente muy pocos se han percatado de ello.

imacgifive.jpg

Los diseñadores, los verdaderos diseñadores, son personas que siempre me han asombrado por su manera de ver las cosas. El mero hecho de dar vueltas y vueltas sobre una misma idea para proporcionarle diferentes puntos de enfoque es algo para lo que hay que tener una fuerza de voluntad encomiable. Y en cada producto de Apple ves claramente esta manera de pensar.

Abrir un Mac Pro o un iMac para algo tan trivial como cambiar un disco duro, te hace ver que todo está en su lugar exacto, donde debería estar. Algo cuya única funcionalidad consiste en ser mero contenedor de una computadora, que no debería requerir tanto esfuerzo en tiempo, ves que está pensado al milímetro y encaja como si de un auténtico reloj suizo se tratara.

allumpro.jpg

¿Y si estás ideas sobre el diseño las trasladamos al software? Tal vez, el caso donde resulta más patente, se encuentra en el iPhone OS. Apple ha dictado una serie de normas de obligado cumplimiento a la hora de desarrollar software para su plataforma. Algunos pueden ver en ello unas maneras tiránicas por parte de Apple. Otros, entre los que me incluyo, vemos una concordancia que resulta de inestimable ayuda para el uso del sistema.

En un mundo donde el abaratamiento de costes está a la orden del día, más aún si cabe con esta crisis que nos asola, la inversión en diseño puede parecer inútil. Al fin de cuentas, simplificando el asunto, todo se reduce a una decisión meramente personal. Para algunos resulta justificable y para otros no. Pero a día de hoy, la utilización de métodos de fabricación como el Unibody por parte de Apple, resulta un claro avance que muchos otros no tardarán en adoptar.

Apple es una empresa, que les guste o no a sus detractores, está a la vanguardia en lo que a diseño industrial se refiere, y esto cuesta dinero. Lo cual no quiere decir que no cometan errores, porque los cometen, tal vez dos claros ejemplos hayan sido los ratones de los primeros iMac o las grietas en los primeros Macbook de metacrilato.

En mi opinión personal si resulta justificable la variación de precios en productos de Apple con respecto a soluciones similares de otras compañías. Cuando compro un Mac, se que entre muchas otras cosas estoy pagando por un diseño. El hecho está en que no me importa pagarlo porque no estamos hablando de un diseño meramente estético, sino que también es un diseño claramente funcional.

Imágenes | Mac User Guide Gallery

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos