Compartir
Publicidad

Mac Pro Nehalem, impresiones de primera mano

Mac Pro Nehalem, impresiones de primera mano
90 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Siempre tuve la misma percepción de los Mac desde que me senté delante de uno, son ordenadores hechos para durar. Desde la academia donde recibí mi primera toma de contacto con ellos, hasta mi primera grabación, eran ordenadores con varios años a sus espaldas (con su evidente desfase de Hardware) que seguían funcionando como el primer día.

Cuando se presentó la oportunidad de comprar mi primer Mac, un iMac G5, lo hice con la firme decisión de no volver la vista atrás y adentrarme en el mundo Mac. La transición a Intel llegó, y cada vez quedó mas claro que los PowerPC serían abandonados a su suerte. Llevaba cuatro años ya con el iMac y aunque estaba muy contento con el, al fin y al cabo son un “portátil encastrado detrás de una pantalla“.

El iMac empezaba a notar las horas de uso, y según que tareas, hacían que sus ventiladores casi le obligaran a coger vuelo. Entonces recordé cuando entré en el estudio de grabación con mi guitarra y vi al técnico de sonido cacharreando con un Powermac G3 pitufo. Estábamos en el año 2003 y quedé impresionado al ver un ordenador de más de cuatro años grabando 12 pistas simultaneas y pinchando al aire sin ningún tipo de ralentización.

Mi siguiente ordenador iba a ser una inversión de futuro. Me iba a dejar una cantidad de dinero considerable, pero buscaba algo que pudiera alargar su vida útil mucho mas allá de los cinco años, es mas, quería alargar la vida útil de mi ordenador (con alguna mejora puntual en el futuro, claro está) hasta los diez años de vida. Y creo que con esta inversión voy a ser capaz de ello.

Interior Mac Pro
Interior del Mac Pro Nehalem

Características

Si de algo se caracteriza el Mac Pro, es de su alto grado de configuración, así que tenía que tomar varias decisiones a la hora de comprármelo. Tenia que tener muy claras mis necesidades, y tener presente que quería configurar una maquina con la que aguantar muchos años.

El primer paso fue claro, tenia que elegir un Octocore. El de un solo procesador, ya habría supuesto una clara mejora para mi, pero son incesantes los rumores de que Apple con su Snow Leopard va a aprovechar al máximo estos núcleos, y que la mejora de rendimiento con respecto a Leopard va a ser destacable.

Para edición de audio, fotografía (a nivel amateur), y programación web, con los procesadores base de 2,26 Ghz iba a tener más que suficiente, tan solo escogí una subida a 8 Gb de RAM (básicamente por tener cuatro slots ocupados en vez de seis) y Ati Radeon HD 4870 porque soy algo jugon y la mejora con respecto a la otra tarjeta resulta asombrosa.

Nucleos del Mac Pro
Bandeja con los procesadores

Rendimiento

Lo primero con lo que te asombras de un Mac Pro, si te ocurre como a mi, que vienes de un ordenador infinitamente inferior, es con lo relajado que va todo el sistema. Algo tan sencillo como grabar un DVD a doble capa resulta asombroso por su rapidez, y cuando tenemos al sistema enfrascado codificando video o audio, mientras jugamos a algún juego y ves que no se da ningún tipo de ralentización entiendes porque has hecho este desembolso.

No solo se trata de sensaciones puntuales, sino de que mi trabajo del día a día resulta mucho mas rápido y sencillo. Puedo estar mezclando alguna entradilla musical, mientras escribo o programo sin ningún tipo de retraso.

Si nos atenemos a los propios datos de GeekBench este me lanza un resultado de 13.550, siendo 1000 puntos por encima del modelo base de 2,26 Ghz (los 8Gb de memoria y la tarjeta tendrán algo que ver) y 1000 puntos por debajo aproximadamente de los modelos base de 2,67 y 2,93 Ghz. Son maquinas caras, lo se, pero hay que tener en cuenta que con procesadores con menos velocidad de reloj están consiguiendo los mismos resultados que la generación anterior con velocidades de reloj superiores.

Disipadores de calor
Disipadores de calor de los procesadores “Nehalem”

Diseño

Cuando abres un Mac Pro por dentro y estas acostumbrado a ver torres de otros fabricantes, te asombras con la disposición de todos sus elementos. Cables tiene los justos, ni uno mas, ni uno menos, y ver como la bandeja con los procesadores y la memoria RAM es desmontable, resulta un prodigio de la ingeniería.

Los procesadores montan cada uno su propio disipador de calor con un pequeño ventilador dentro. El Turbo Boost anunciado por Apple, que entra en juego cuando el sistema lo necesita, puede ser mantenido durante largo tiempo, ya que los procesadores no tienen que sufrir por la subida de velocidad de reloj cuando este sistema entra en funcionamiento.

La caja del Mac Pro, donde todo encaja a la perfección posee un ingenioso sistema de bloqueo que se encarga de proteger, tanto a la tapa, como a las bahías de discos duros como las ranuras PCI .

Conclusiones

Nunca he sido alguien que necesite tener siempre las ultimas tecnologías. De hecho, cuando utilizaba Windows, me resultaba fastidioso ver la terrible velocidad con la que avanzaba el Hardware que te obligaba a mejorar tu equipo constantemente.

Mi paso a Mac, vino en parte dado por esto. Quería un ordenador duradero y los Macs lo eran. Tal es así, que he estado casi cinco años con el mismo ordenador, y no he sufrido ninguna necesidad de cambiarlo. Solo la evidente descontinuación que van a realizar con la arquitectura PowerPC (lógica por otra parte) es la que me ha motivado a realizar este cambio.

El gran desembolso de dinero que ha supuesto la compra de un Mac Pro con una Led Cinema Display viene motivada por la absoluta certeza de que voy a aguantar cerca de los diez años con un mismo equipo (salvo catástrofe, claro está) y la confianza de que este me funcione como el primer día.

Siendo alguien que se pasa casi 24 horas al día, siete días a la semana, con el ordenador encendido. No quiero experimentar lo que sufrí con un iMac, al cual tenia que abrir periódicamente para limpiar las ranuras de ventilación para intentar evitar que el procesador sufriera lo menos posible.

No pretendo decir que los iMac sean malos ordenadores, porque no lo son en absoluto. Solo expreso mi opinión de que lo barato puede salir caro realmente. Piensa que aunque sea el tiempo el que me dé la razón (o no) si dividimos lo que cuesta un Mac Pro, entre diez años, el numero resultante no es tan grande.

Solo se, que todas las dudas que tenía sobre el, de que si sería demasiado ordenador para mi, o que el desembolso era demasiado grande, se han disipado en este mes que llevo trabajando con el.

En Applesfera | A fondo: Mac Pro
Imagen | Flickr de Mark Sebastian

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio