Compartir
Publicidad
Publicidad

Newton, una mirada al tatarabuelo del iPhone y el iPad

Newton, una mirada al tatarabuelo del iPhone y el iPad
Guardar
19 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando Apple lanzó el iPhone, los más viejos del lugar pensaron inmediatamente en Newton, las PDA comercializadas por la compañía de Cupertino entre 1993 y 1998 con características como el reconocimiento de la escritura manual, el envío de correos electrónicos y faxes o una versión primitiva de los gestos táctiles que utilizamos hoy día mediante trazos realizados con un stylus.

Originalmente se llamaba MessagePad pero Newton, el nombre de su sistema operativo, se hizo pronto tan popular que acabó englobando a ambos. Junto al anuncio de arriba,publicado en el número de noviembre de 1993 de la revista Wired, aparecía un artículo cuya conclusión probablemente os suene…

“Al igual que el Macintosh de 128K original, el Newton tiene su ración de puntos flacos, errores y limitaciones, pero aún así sigue siendo un dispositivo sorprendente que anuncia una gran revolución en la informática personal”

El primer Newton utilizaba cuatro pilas AAA, lo que no le proporcionaba precisamente una gran autonomía. Los rumores comenzaron dos años antes de su lanzamiento y Apple lo tuvo muy difícil para responder a las altísimas expectativas que se había generado. Sin embargo, muchos piensan que fue la compañía de la manzana quien saboteó a su propia criatura al relegarla a un papel complementario del Macintosh en lugar de atreverse a impulsarla como lo que John Sculley, por aquel entonces CEO de Apple, pretendía: la reinvención de la informática personal.

Apple Newton publicidad

Durante buena parte de su desarrollo el Newton contaba con una pantalla de mayor tamaño, más memoria y potencia suficiente como para hacer frente a uno de los posibles usos para los que se diseñó: el “Escenario del Arquitecto” como se le denominó, en el que los ingenieros del Newton imaginaban a un arquitecto trabajando de una forma rápida y cómoda con su cliente haciendo bocetos, puliendo y modificando los planos de una casa a golpe de stylus.

Al final la revolución se hizo esperar y no fue hasta la llegada del iPhone en 2007 y el iPad a principios de año cuando se demostró que tanto la tecnología como los usuarios nos encontramos al fin listos para el siguiente paso.

Anuncio del Newton

Anuncio del iPad

Vía | Wired Reread
En Applesfera | Einstein, un emulador del Newton para iOS

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos