¿Un iPhone con tapa? Vuelve la moda de los teléfonos concha por una buena razón

¿Un iPhone con tapa? Vuelve la moda de los teléfonos concha por una buena razón
5 comentarios

Regreso a 1999. El fin de una era. 'Matrix' recién estrenada en los cines de medio mundo. Keanu Reeves desplegando la tapa de ese Nokia 8110 modificado que se acabaría convirtiendo en toda una revolución en ventas. Estamos en pleno 2023 y la venta de smartphones desplegables está mostrando un crecimiento constante, tal y como señalan nuestros compañeros de Xataka México.

Baratos y ligeros —fabricados en plástico— y sin miedo a que se pierdan o te los roben, estos teléfonos triunfan por su "capacidad para desconectarse". Y la generación Z está encontrando en esta tecnología vetusta un aliado necesario, uno que brinde opciones de comunicación pero dé varios pasos atrás en esa sensación de conexión perpetua.

Nunca hubo un iPhone con pantalla desplegable

Recordemos que el primer teléfono de Apple fue presentado un 29 de junio de 2007, hace más de 15 años. Sin embargo, antes del apogeo del smartphone ya vivimos varias generaciones de teléfonos móviles, cada vez más pequeños y versátiles. Y uno de estos cataclismos tecnológicos cobró forma con los móviles con teclado desplegable —con tapa tipo concha—. Su culmen llegó, de hecho, en 1995.

Nokia ha seguido conservando su legado, con ejemplos tan recientes como el Nokia 2780 Flip, pero Apple nunca se ha inmiscuido en este nicho de mercado. Sin embargo, en un momento donde la ciberseguridad es asaltada con más fiereza que nunca, reforzando las nuevas políticas en privacidad y recopilación de datos y ese debate abierto sobre las supercookies, quizá no sea descabellado apostar por una opción de este calibre.

Esto no significa que los clamshell o flip mobiles estén de vuelta. Y no todos son una ganga: los desechables del Wallmart cuestan hasta 100 veces menos que uno de esos Samsung Galaxy Z Flip4. Lo que está claro es que muchos de estos movimientos aducen simplemente a la estética vintage, a lo cool que es disponer de una pieza de tecnología congelada en el tiempo. Pero es evidente que esta alternativa es una opción real para muchos usuarios.

No en vano, usuarios como Sammy Palazzolo acumulan millones de likes con sus hastags como #BRINGBACKFLIPPHONES y sus consignas por traer de vuelta los teléfonos con tapa. Y un informe de IDC apunta que el mercado de teléfonos plegables alcanzará los 29 mil millones de dólares en 2025, un crecimiento interanual del 70%.

Redes sociales como BeReal apelan a este minimalismo comunicativo: una foto, un momento. Sincero, real —aunque puedes jugar con el enfoque o desplazar rápidamente el móvil— y sin más ataduras. Y herramientas y aplicaciones como Bienestar Digital o los ajustes de tiempo de uso en iOS nos recuerdan que no siempre es fácil desconectar, que muchos estamos deseando saltarnos la restricción de tiempo de uso.

Portada | Montaje basado en un Apple Q300 Ultra (Shanzai.com), un clon chino de un teléfono que nada tiene que ver con Apple.

Temas
Inicio