Los AirTags eran sólo unos accesorios hasta que sirvieron para encontrar estos cinco objetos que los tenían escondidos
Curiosidades

Los AirTags eran sólo unos accesorios hasta que sirvieron para encontrar estos cinco objetos que los tenían escondidos

Los AirTag ya llevan varios meses entre nosotros y han tenido tiempo de demostrar su valía en varios casos de robo. El más reciente es el robo de un patinete, que pudo recuperarse felizmente, pero hay otros casos en los que los propietarios de bicis, llaves y patinetes se alegran de haber escondido un AirTag en su interior.

La policía de Boston se vale de un AirTag para recuperar una bici robada

Airtag Stolen Bike Story Jpg Copia

Boston, 4 de julio, Gene Gorter descubre que su bicicleta había desaparecido. Afortunadamente, había escondido un AirTag en la misma, por lo que pudo acudir a la policía con una información muy valiosa. Gracias a los detalles de la ubicación, la policía de Boston pudo acercarse al lugar y recuperar la bicicleta.

Tras enviar una foto de la misma al feliz propietario, este recogió la bicicleta en la comisaría y confirmó que, en efecto, el AirTag escondido en un pequeño estuche con cremallera no había llamado la atención del ladrón.

En Alemania también recuperan bicis gracias a los AirTag

El YouTuber MegaLag subió las apuestas a la hora de probar la efectividad de los AirTag para localizar objetos perdidos. En el vídeo que acompaña estas líneas nos explica las diferentes pruebas que ha realizado, como perder voluntariamente unas llaves en un tren que casi pudo recuperar.

Aun siendo una simulación, los resultados fueron impresionantes: tras un viaje en tren de varias horas, el YouTuber pudo conectarse con el AirTag que estaba en un bloque de apartamentos desde la acera de enfrente. Los propietarios del apartamento no estaban en casa, según los vecinos, por lo que no pudo recuperar el llavero, pero como él mismo reconoce, poder llegar tan cerca fue sorprendente y de haberse tratado de unas llaves reales hubiera podido insistir en su recuperación.

Los ladrones se estrellan contra el AirTag con éstos cinco curiosos casos reales que nos siguen sorprendiendo.

Mientras realizaba estas pruebas, MegaLag hizo otro experimento. Escondió un AirTag en su bicicleta y la estuvo utilizando sin atarla durante varios días. Llegados a cierto punto alguien robó la bicicleta, un robo real.

El YouTuber se dio cuenta de la situación casi 12 horas después, un tiempo considerable, y localizó la bicicleta en una comunidad vallada. Tras hablar con los servicios de seguridad, que se ofrecieron a escoltarlo por la ubicación, estuvo buscando casi media hora sin suerte.

Al día siguiente la bicicleta empezó a moverse y salió del recinto. Como no podía entrar en el mismo esperó in-situ a que la bicicleta volviera a entrar por el único acceso que había. Mientras esperaba recibió una notificación de que su bici estaba a unos 800 metros. Para sorpresa del protagonista encontró la bicicleta abandonada junto a un edificio, intacta y lista para llevársela a casa.

Las pruebas en Inglaterra también son satisfactorias

En otro vídeo publicado en el canal Bikespeeds simulan un robo de una bicicleta en Lowestoft, Inglaterra. Tras pegar un AirTag en la parte inferior del sillín, alguien de confianza “robó” la bicicleta. Con una ventaja de 10 minutos la bicicleta empezó a moverse.

Gracias a las diferentes ubicaciones que se pudieron recoger en la app Buscar de la bici en marcha y gracias a la estrategia de imaginar dónde podría estar la bicicleta de seguir en movimiento, lograron interceptar al supuesto ladrón.

En Applesfera también nos cuentan casos: reisa y su cuñado bromista

AirTag

En Applesfera también hemos podido ver la efectividad de los AirTag. El usuario reisa nos contó en un comentario su experiencia con su patinete y un AirTag.

Un día tomando algo en una terracita con mi familia, me fui al baño y al volver no estaba el patinete. Mi familia me dijo que estaban en la conversación y no se habían dado cuenta. Rápidamente miré en la app buscar y lo detectó a unos 50 metros. Me acerqué y enseguida al pasar por un portal lo detectó la banda ultraancha con la flechita. Entré y estaba ahí aparcado. El jod..o de mi cuñado (cuñado tenía que ser) me lo había escondido para gastarme una broma, pero él no sabía que yo lo podía localizar. Por cierto él tiene Android, por lo que no fue su móvil el que me dio la posición. Así que la tontería me sirvió para poner a prueba el experimento y aprobar con nota.

Una historia con final feliz que, gracias al desconocimiento del propietario de que fuera su cuñado el responsable de la desaparición, bien podemos contar como historia real. Una prueba más de la efectividad de los AirTag.

Está claro que la posibilidad de localizar cualquier elemento simplemente acudiendo a la app Buscar es realmente útil. Un sistema versátil que se apoya en la gran cantidad de dispositivos Apple para recoger la ubicación de forma totalmente privada y segura y permitirnos encontrar potencialmente cualquier cosa.

Temas
Inicio