Qué fue de Ronald Wayne, el tercer fundador de Apple que tomó una de las peores decisiones en la historia de la compañía
Curiosidades

Qué fue de Ronald Wayne, el tercer fundador de Apple que tomó una de las peores decisiones en la historia de la compañía

Apple fue fundada por Steve Jobs y por Steve Wozniak, ¿correcto? Meeeec, error. Hay un tercer fundador que poca gente recuerda, un fundador que prefirió liberarse de los lazos de la empresa, algo de lo que en parte se arrepiente y en parte se alegra.

Hablo de Ronald Wayne o 'Ron' Wayne, el tercer miembro fundador de la Apple más primitiva y que no ha disfrutado de la fama que Jobs y Wozniak han disfrutado. Repasemos qué ocurrió y qué ha sido de Ron.

Un 10% que ahora vale centenares de millones

Apple Computer

Ron tuvo sus primeras aventuras emprendiendo antes de empezar a pensar en Apple. En 1971, este ingeniero ya probó suerte vendiendo tragaperras, cosa que no le fue bien del todo y le hizo ver que "no estaba hecho para los negocios", según comentaron en Macworld.

Y así fue: Ron empezó a trabajar en Atari donde escribió la documentación interna de sus sistemas. Y fue ahí donde conoció a unos jóvenes Steve Jobs y Steve Wozniak, que no paraban de discutir sobre cómo iba a ser el futuro de la informática y el diseño de sus ordenadores. Ron decidió echarles una mano: les invitó a su casa e hizo de árbitro en uno de sus debates, lo que desembocó en la decisión de fundar una compañía. A modo de agradecimiento, Jobs y Wozniak le dieron un 10% de la propiedad mientras ellos dos se quedarían un 45% cada uno.

Ronald Wayne fue quien creó el logotipo original de Apple y quien escribió la documentación del Apple I, colocándose así en la historia de la compañía

Durante su corta era en Apple, Ron escribió la documentación del Apple I y creó el primer logotipo de la compañía. Pero sus ambiciones no eran trabajar indefinidamente en ese aspecto de la empresa: Jobs y Wozniak iban sumando ambición tras ambición mientras él sólo quería diseñar productos electrónicos. Apple crecía a un ritmo demasiado rápido para él, y lo vivido con su primer negocio de máquinas tragaperras le hacía ser demasiado cauto para las mentes de los Steve.

Así que Wayne tomó una decisión fatídica: vendió el 10% de sus derechos sobre Apple por 800 dólares, lo que ajustando a la inflación hoy en día serían 4.232 dólares. Sobre esta decisión declaró en el Telegraph: "Yo me estaba haciendo mayor y esos dos [Wozniak y Jobs] eran huracanes. Había baches en el camino y yo no podía arriesgarme".

Ese 10% de derechos sobre Apple tendría hoy en día un valor de 220.000 millones de dólares. Una enorme fortuna que habría hecho a Ron multimillonario con el paso de los años, aunque en las entrevistas que ha dado siempre dice que nunca se arrepiente de haberlo vendido: "¿Qué puedo decir? Tomé una decisión basándome en lo que se sabía en ese entonces. Nadie podría haber anticipado cómo iba a crecer Apple".

Tras deshacer sus lazos con Apple, Ronald Wayne pasó a trabajar en una compañía llamada Lawrence Livermore National Laboratory y después en LDF Semiconductors. Sus últimos días laborales los vivió dirigiendo una tienda de sellos en California, resistiéndose a varias ofertas de Jobs para que regresara a Apple. Finalmente, Wayne se llevó su afición por los sellos  hasta jubilarse.

Como comentan en Cult of Mac, ha habido ocasiones en las que Wayne era invitado por Steve Jobs a algunas de las keynotes de Apple, con asientos de primera clase en aviones y hoteles de lujo. Ha estado en cierto modo presente en la compañía y sigue declarando que no se arrepiente de haber vendido sus derechos sobre ella. Lo único de lo que se arrepiente: haber vendido a un coleccionista el documento original de la fundación de la compañía por 500 dólares para después ver que se había subastado por 1,6 millones de dólares.

A sus 88 años, Ronald vive ahora en una Mobile Home en Nevada. Insiste en no mirar al pasado constantemente ya que "eso es malgastar el tiempo", según declaró a un medio local. Sigue vendiendo monedas de coleccionista y sellos y se entretiene con las tragaperras de los casinos de la zona.

Temas
Inicio