Publicidad

WWDC20: una keynote con una producción digna de Apple TV+ a años luz de la competencia
Eventos

WWDC20: una keynote con una producción digna de Apple TV+ a años luz de la competencia

La comunidad tecnológica está acostumbrada a un nivel muy alto en la calidad de las keynotes de Apple. Unas presentaciones que otros fabricantes han querido copiar e imitar, pero que jamás han conseguido igualar. En medio de una pandemia global, Apple ha decidido llevar a cabo su WWDC 2020 de una forma distinta. Y aprovechó para demostrar que sus presentaciones en diferido y sin público pueden ser igual de potentes (o más) que las celebradas en directo.

Una keynote que explota el escenario del Apple Park

Apple Park

Basta con un repaso rápido a la presentación en YouTube para darse cuenta del esfuerzo vertido por Apple en su producción. La compañía ha volcado su empeño en que la pandemia mundial no empañase su mayor evento de desarrolladores y software del año. Una cita que no se podía pasar por alto dado el calibre de algunos de los anuncios hechos, como el salto a Apple Silicon.

El evento no se emitió en directo, sino que fue grabado, editado y montado para su transmisión en diferido. Esto da una serie de ventajas a la presentación, evitando errores. Pero, sobre todo, acelera enormemente el ritmo al que se presentan novedades.

La keynote ha arrancado con el Steve Jobs Theater vacío por completo ante un Tim Cook que hizo de maestro de ceremonias

Esto es algo que todo el equipo de Applesfera notó en su momento. Y es que apenas había tiempo para asumir las novedades y cambios que debíamos trasladar al seguimiento en vivo, redes y artículos. Sin público que aplaudiera, ni ejecutivos marchándose del escenario entregando el mando al siguiente presentador. Los tiempos fueron muy rápidos.

Por otro lado, las transiciones de una sección a otra de la presentación fue mucho más dinámica y atractiva. No hay más que ver el video superior, en el que se ve cómo va cambiando el escenario según pasan las diferentes partes de la keynote. Todas ellas tienen una cosa en común: se realizan en el Apple Park.

Desde el espacio hasta entrar en el Steve Jobs Theater con un vuelo solo posible con un drone. Desembarcando en un escenario vacío y sin público, donde aparece Tim Cook para arrancar la WWDC20. Después entra Federighi en la parte superior del teatro, para dar paso a Kevin Lynch, que realiza la sección del Apple Watch en el gimnasio del completo.

Vuelta al Steve Jobs Theater para hablar de privacidad y después al "laboratorio secreto" en el que se desarrollan los Apple Silicon. Y luego retorno a Tim Cook para finalizar la presentación. Entre medias, una buena ración de transiciones frenéticas entre los distintos presentadores.

Una subida de apuesta al nivel de las presentaciones de Apple

Tim Cook

La música, el escenario, el ritmo, los presentadores, el contenido, la realización y su producción. Todo ello se ha hecho a lo largo de una pandemia que ha relegado a cientos de millones de personas a sus casas, con fuertes medidas de confinamiento. Uno hubiera esperado una presentación más casera, con ejecutivos hablando a una videocámara y distintos vídeos o demos separando a cada uno. Para Apple, eso era impensable.

Las keynotes también son un producto para la compañía. Igual que lo es el propio Apple Park. Y por eso no podía resolverse de cualquier manera. Apple ha acabado creando una presentación al nivel de una producción de Apple TV+, de donde sin duda ha adquirido experiencia. En muchas WWDC, la compañía ha arrancado la presentación con una mini-producción de carácter cómico y cuya temática giraba en torno a las apps y los desarrolladores. La WWDC de 2015 contó con Bill Hader en el papel de un director llamado David LeGary en una intro bastante graciosa:

En 2017 la compañía repetía enfoque divertido con otra intro pensada para desarrolladores, con un descuido que provoca un app-pocalipsis. 2018 se centraba en el desarrollador como si fuera una especie animal analizada en un documental del National Geographic. No siempre han tenido un aire cómico. El año pasado se inauguró la WWDC con un video que daba ánimos a los asistentes con diferentes personajes-devs que se topaban con un problema de programación que finalmente superaban. La frustración de un problema de código seguida del entusiasmo que provoca resolver y superar el obstáculo.

Lo que tienen todas ellas en común es el esfuerzo realizado por la compañía en sus presentaciones. Dando como resultado videos de gran calidad, con una narrativa atractiva y una historia que contar. Por ello, la WWDC 2020 es una evolución de estas intros solo que trasladado a casi dos horas de duración (1 hora y 49 minutos, casi media hora menos que en 2019).

Cancelaciones o presentaciones más tradicionales en el resto de competidores

Nadella

El tiempo y dedicación que ha dedicado Apple a su WWDC 2020 contrasta enormemente con las presentaciones de la competencia. En concreto, esto es lo que han hecho sus principales competidores:

  • Google canceló su conferencia de desarrolladores I/O 2020 ya en marzo y prevista para mayo.
  • Facebook canceló su conferencia F8 para desarrolladores también en mayo.
  • Microsoft sustituyó su evento presencial para devs por una especie de webinar en la que su CEO, Satya Nadella, y otros presentadores contaban las novedades mientras se sucedían las diapositivas.
  • Samsung tiene aún que celebrar un evento este próximo 5 de agosto. Llamado Galaxy Unpacked, previsiblemente veremos los nuevos Galaxy Note 20, Watch 3 y Fold 2.

Queda por ver qué vía toman los coreanos para su presentación. Si optan por uno tipo webinar como el de Microsoft, hacen una producción similar a la de Apple o algo entre medias. Desde luego, ganarán puntos simplemente por salir a mostrar sus nuevos productos en vez de darlos a conocer a través de una nota de prensa o cualquier otra vía.

La WWDC20 ha sido, sin duda, una de las mejores keynotes de los últimos años, mostrando novedades profundas a un ritmo de locura

Lo que está claro es que Apple ha llegado a un nivel difícil de alcanzar. Uno que está a años luz de sus competidores. No era nada sencillo de llevar a cabo en medio de las medidas necesarias de distancia social, mascarillas y desinfección. De hecho, al final de la WWDC20, la compañía ha detallado todas las medidas tomadas para evitar el contagio y proteger a sus empleados durante su rodaje y producción.

Dadas las condiciones de salud mundiales que hay en la actualidad, es casi seguro que en septiembre tendremos una keynote del iPhone muy parecida a esta. Habrá que prepararse para un evento igual de frenético y con, esperemos, multitud de nuevos productos. Apple ha demostrado sentirse muy cómoda con este formato y seguro que veremos cómo se repite en muy poco tiempo.

Temas

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios