Compartir
Publicidad
Museo de Apple en Praga, así es visitar la colección privada sobre Apple más grande del mundo
General

Museo de Apple en Praga, así es visitar la colección privada sobre Apple más grande del mundo

Publicidad
Publicidad

Praga tiene una arquitectura maravillosa, la cerveza está omnipresente, hay una cultura del café increíble y por variedad de gastronómica que no sea. Pero si eres lector asiduo de Applesfera, hay una razón más por la que quizás te interese visitar la ciudad, el mayor museo privado con temática Apple. Está en la capital de la República Checa, sin hacer mucho ruido y algo escondido, pero una vez conoces su existencia, es un imperdible.

Hace unos cuantos días estaba paseando tranquilamente por las calles de Praga, alejándome de la zona turística y desconectando mi mente de todo lo que tenía que ver con el trabajo y la tecnología a base de eso que en Praga cuesta menos que el agua, la cerveza. Y de repente apareció, ante mi tenía un escaparate con una manzana mordida de colores que primero asocié a una tienda de vinilos o un local de reparaciones de dispositivos electrónicos. Pero no, un 'Apple Museum' enorme indicaba el local que tenía enfrente de mis narices.

Museo de Apple en Praga En una calle y sin mucha señalética que te lo indique que estás ante la colección de Apple más grande del mundo.

'Museo de Apple' y 'Praga', asocié los dos conceptos y de repente caí en la cuenta, en Praga se encuentra la colección privada sobre Apple más grande del mundo. Maldije unos instantes al destino por no darme un respiro, dejé la cerveza de un lado, cámara en mano y me adentré en ese local lleno de reliquias.

Museo de Apple en Praga Las entradas cuestan 9 euros con descuentos para estudiantes, niños, familias o discapacitados.

Un homenaje a Steve, un paseo por la historia de Apple

El Apple Museum de Praga es la mayor colección de productos de Apple que vas a encontrarte fuera de las oficinas de Apple. Pero la esencia de fondo no es esa, sino rendir tributo al mayor artífice de estos productos, Steve Jobs. A través de la visita, la presencia de Jobs es constante. Y no digo esto como algo espiritual, sino que es la temática principal del museo, con discursos del cofundador de Apple sonando de fondo, con paredes repletas de vinilos sobre él, con ropa o hasta el mismísimo sillón que utilizó para la presentación del iPad...

Museo de Apple en Praga La visita del museo comienza con los orígenes de Apple, con el Apple I.

La visita, como en la mayoría de museos, sigue un orden cronológico para mostrarnos la historia de Apple y sus etapas a través de los distintos productos que ha adquirido el museo. Empieza con el Apple I y acaba con los últimos iPhone abordando todas las décadas de existencia de la marca. Los primeros ordenadores de la marca, la creación del logo, los Macintosh más relevantes, la etapa sin Steve Jobs en la empresa, la vuelta con NeXT, Pixar, los portátiles, los Mac Pro... No hay ordenador de Apple importante o extraño que no vayas a encontrarte.

Museo de Apple en Praga Algunos ordenadores puede que no los conozcas, pero podrás consultar en la guía digital cuál es cada uno y una breve explicación.
Museo de Apple en Praga Si existe un rincón en el cielo para mi, debe parecerse a este lugar.
Museo de Apple en Praga ¿Os acordáis del iPhone con un sistema operativo en pruebas que s escapó del laboratorio de Apple? Efectivamente, aquí se encuentra ahora.
Museo de Apple en Praga Steve Wozniak, el otro cofundador de Apple, también se ha pasado por aquí para dejar su firma.
Museo de Apple en Praga Todos, absolutamente todos los iPod en todos los colores se encuentran en menos de tres metros cuadrados.

Pero no va sólo de ordenadores, también tenemos otros productos de la empresa como los iPod, los iPhone, los iPad, todos los teclados y ratones/trackpads, las ediciones especiales, los Newton, los experimentos que no llegaron a venderse... No se dejan nada y para que no te pierdas entre tanta historia, desde el móvil puedes acceder a una guía que te indica en español u otros idiomas la descripción de cada uno de los productos expuestos.

No todo son aparatitos

Vas a acabar harto de las dos plantas del museo repletas de gadgets con la manzana mordida, por muy entusiasta que seas. Pero no pasa nada, porque aún hay más cosas con las que disfrutar del lugar. Por ejemplo, en una estancia proyectan un documental sobre Steve Jobs y la historia de Apple y aparte de la visita guiada como tal, hay cosas más light.

Museo de Apple en Praga Creo que en en el café es en el único sitio donde no han metido manzana.

El museo dispone de una cafetería propia que como no podía ser de otra manera, sirve las comidas que le gustaban a Steve Jobs: fruta, café, smothies y refrescos naturales. Este café o lo que te tomes, puedes hacerlo fuera del museo o mejor aún, en el 'McIntosh Garden', un pequeño jardín al aire libre con sitios para sentarse y –sí, lo has adivinado– manzanos. Otra opción es pasarte por la sala interactiva, donde puedes trastear con diversos iPad. En definitiva, que no tienes que ser un fanático de la marca para disfrutar del lugar durante o tras la visita.

Museo de Apple en Praga Con Steve Jobs, al aire libre y con varios manzanos a tu alrededor. No se puede ser más fan de Apple para tomar un café.

Museo de Apple en Praga, lo que tienes que saber si vas a ir

Si vas a visitar Praga y quieres echarle un vistazo al museo ten en cuenta una serie de cosas que pueden serte de utilidad:

  • El Apple Museum no es una atracción turística del calibre de otras de la ciudad, por lo que no lo vas a ver anunciado por los cuatro costados. Tampoco se encuentra en una calle principal, así que mejor si consultas la dirección en la web oficial del museo. Eso sí, se encuentra cerca del Charles Bridge, una de las cosas que vas a ver sí o sí en Praga.
  • Las entradas son de lo más asequibles y variadas. Comienzan en tres euros y como máximo son nueve euros por una entrada para adulto.
  • ¿No puedes ir? Hay un tour virtual en 3D que puedes hacer desde casa por tres euros.
  • En el museo todo se encuentra realmente bien indicado, y como he comentado, dispondrás de una guía digital en español u otro idioma.

En definitiva, el Apple Museum de Praga es un worth it en toda regla. No tienes que ser un entusiasta de la marca para disfrutar de ello, pero si lo eres, vas a estar en un pequeño paraíso con centenas de productos originales que te trasladan directamente por todas las etapas de la empresa y de la tecnología en general. Y bueno, podrás beber el agua de la vida, que obviamente tiene sabor a manzana, siempre manzana.

Museo de Apple en Praga El agua de la vida, teóricamente.

En Applesfera | Hablamos con Carlos Izquierdo, el extremeño con la tercera colección de Mac más grande de Europa y que tiene su propio museo

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio