Compartir
Publicidad
Publicidad

Los nuevos iPod, o cómo el interés de Apple puede variar el rumbo de un producto

Los nuevos iPod, o cómo el interés de Apple puede variar el rumbo de un producto
Guardar
124 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Todos asistimos ayer a una keynote que nos trajo muchas novedades, saliendo con sensaciones generalmente positivas y un buen montón de productos y servicios que probar: iTunes 10 y Ping, por ejemplo, que son los temas de actualidad ahora mismo en gran parte de la red.

Centrémonos en los iPod. A excepción del iPod Classic (que no se ha renovado pero sigue a la venta) los nuevos reproductores musicales han evolucionado hacia el multitouch y hacia algo todavía más delgado, por si la anchura de los iPod del 2009 no era suficiente. Pero hay algo en las renovaciones de ayer que me hizo pensar en cómo Apple se interesa por unos productos más que otros.

Y es que mientras que el iPod touch sigue una evolución en línea completamente recta, el resto de la gama no tiene esa suerte y va por un camino más errático. No estoy diciendo que la evolución de los iPod no sea buena. Sólo advierto diferencias en la evolución de los dispositivos que definen la filosofía que tiene Apple sobre ellos.

apple ipod shuffle
Fijémonos en el iPod Shuffle, por ejemplo. La primera generación fue el comienzo, para luego pasar a ser simplemente más pequeño. Luego Apple apostó por hacerlo aún más pequeño sacrificando los botones, pero “los usuarios echan de menos esos botones” (textual de Jobs en la keynote de ayer). Así que en esta nueva generación ceden y vuelven a Aplicar botones mientras mantienen las funcionalidades VoiceOver del modelo anterior.

El caso del iPod Nano es donde se nota más. La primera y segunda generación marcaron el modelo, para transformarlo en la tercera en lo que algunos llamaron ‘Fat Nano’ y rectificar en la cuarta, desde el que se seguiría evolucionando hacia un muy competente Nano de quinta generación con radio, cámara de vídeo y una pantalla impresionante.

¿Qué ha pasado con el Nano de sexta generación que se presentó ayer? La pantalla es multitáctil, sí, pero es más pequeña, de menor resolución, no reproduce vídeos y nos hemos quedado sin cámara, dispositivo que según Jobs en la keynote del año pasado “formaba parte de una nueva tendencia de cámaras portátiles en la que queremos entrar”. De nuevo, Apple ha apostado por un cambio profundo en el Nano, marcando una evolución no muy definida que digamos y con pérdida de funcionalidades. Además, dicho Nano se parece terriblemente al Shuffle, con tan pocas diferencias que la inevitable pregunta de “se llegarán a fusionar algún día” surge.

apple ipod touch

Miremos en cambio al iPod touch y sus sobrias mejoras a lo largo de su historia: A cada modelo presentado se ha hecho más delgado y estilizado, más rápido, con más batería, con una pantalla de mayor calidad y con más funcionalidades (como la inclusión de cámaras y el FaceTime en el caso de ayer). Ningún cambio profundo, nada que se pueda calificar de extraño.

A donde quiero llegar con esto es que mientras que Apple se ha mantenido firme y segura “haciendo lo que ha querido” con el touch, parece que haya prestado menos atención al Shuffle y al Nano, cediendo más a la opinión de los usuarios (cosa que no ha pasado con el touch, sólo hace falta ver cómo no se incluyó una solicitadísima cámara en el 2009) y haciendo “experimentos” con cada renovación del modelo.

ipod nano

¿La razón de esto? Fácil: iOS. A Apple le interesa, por encima de todo, que iOS llegue al bolsillo de todas las personas ya sea en un iPod touch, en un iPhone o en un iPad. Sí, están el resto de modelos de iPod, pero mejor que se decanten por el iOS con el touch, que es donde tenemos la App Store. No pretendo apostar por que Apple acabe con esa gama, ya que también acabaría con un buen sector de clientes potenciales, pero sí opino que Apple tiene las cosas claras con el iPod touch y hace un poco lo que quiere con el resto de la gama, como si también fuesen “hobbys” a lo Apple TV.

Un buen ejercicio de demostración es intentar vislumbrar los iPods del año que viene: Mientras podemos imaginarnos un touch más delgado, potente y con nuevas características, es difícil imaginar cómo será el Nano del 2011, o el Shuffle del 2011. Y en cuanto al Classic… bueno, la pregunta cambia a si seguirá existiendo el Classic en el 2011.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos