Publicidad

El curioso caso de los Mac con Fusion Drive que no pueden actualizar a macOS Catalina: exploramos las posibles causas
macOS

El curioso caso de los Mac con Fusion Drive que no pueden actualizar a macOS Catalina: exploramos las posibles causas

Publicidad

Publicidad

Recientemente me he encontrado con un curioso caso, corroborado por técnicos autorizados, que impide que un Mac pueda actualizarse correctamente a macOS Catalina. Son casos muy concretos y que deben cumplir condiciones muy especiales, pero que existen y que por lo tanto hay que tratar.

Ocurre con aquellos Mac (principalmente iMac) equipados con una unidad Fusion Drive y que han sido ampliados o modificados. En algunos casos específicos, dichos Mac no reconocen el disco del Mac como válido para poder actualizar a macOS catalina, aunque entren dentro de la lista de ordenadores compatibles para poder hacerlo. ¿Cuál es la causa?

Los vestigios de los Fusion Drive originales "confunden" algunos Mac

Fusion Drive

Para poder entenderlo bien hay que repasar algunas cosas con cierto nivel técnico. Algunos Mac con Fusion Drive, sobre todo los más antiguos, no contienen un disco híbrido propiamente dicho en su interior. Lo que hacen es tener un disco duro mecánico y una pequeña unidad SSD por separado, y dejan que el propio ordenador interprete esos dos componentes como una sola unidad de almacenamiento sumando sus capacidades.

Cuando un usuario quiere sustituir ese Fusion Drive por un disco SSD, lo que hacen los técnicos es reemplazar el disco mecánico y decirle al sistema que lo utilice como única unidad de almacenamiento disponible y por lo tanto como disco primario en el que instalar el sistema. La pequeña unidad SSD que formaba parte del Fusion Drive sigue ahí, en algunos modelos de los iMac no puede sacarse.

El problema aparece cuando el iMac sigue contando con esa pequeña unidad SSD como un disco primario: más de un usuario la confunde con el disco de inicio primario y lo seleccionan al actualizarse a macOS Catalina. Resultado: el ordenador conserva la instancia de macOS anterior en el disco SSD principal e instala una copia limpia de macOS Catalina en el SSD que formaba parte del Fusion Drive, que pasa a ser considerada la unidad primaria.

iMac

La cosa empeora cuando por alguna razón (he visto casos en persona) las versiones anteriores de macOS no han reformateado el disco principal de HFS+ a APFS. macOS Catalina sólo admite discos formateados en APFS, así que no admitirá instalarse en los discos en HFS+ por mucho macOS Mojave que lleven instalado.

Curiosamente, yo tengo un iMac de finales de 2012 con uno de los primeros Fusion Drive que Apple vendió y está adecuadamente formateado en APFS. Pude actualizar a macOS Catalina sin problema, probablemente por que no actualicé la parte del disco mecánico del Fusion Drive a algo más moderno.

Una charla con algunos técnicos me sirvió para entender que hay algunos casos en los que se han encontrado con el mismo caso o con situaciones similares fruto del mismo problema, y de momento la única solución es formatear el disco entero a APFS teniendo que instalar macOS catalina desde cero y salvar los datos momentáneamente a un disco externo o rescatarlo todo a partir de la copia de seguridad de Time Machine.

¿Te has visto en esta situación o en algún problema similar? Si tu respuesta es que sí, lo mejor que puedes hacer (si no quieres formatear) es esperar para ver si aparece alguna solución en forma de actualización. También puedes consultar a algún técnico autorizado para ver qué soluciones pueden plantear en tu caso particular, ya que dependiendo del modelo del Mac que tengass los Fusion Drive pueden ser diferentes a nivel técnico.

Si tu Mac tiene un sólo disco duro mecánico o un disco SSD, no deberías tener este problema y puedes actualizar tu Mac a macOS Catalina sin problemas.

Temas

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir