El principio del fin de la Touch Bar en los Mac
Mac portátil

El principio del fin de la Touch Bar en los Mac

¡Estamos en directo! Sigue la keynote en nuestra página de seguimiento en directo y también en nuestro canal de Twitch.

Allá por el 2016, Apple introdujo el modelo de MacBook Pro que se ha mantenido hasta hoy. Además de contar únicamente con puertos USB-C, cortando drásticamente con el pasado, estos equipos introdujeron la Touch Bar. Una fina pantalla que sustituye a las tradicionales teclas "función" para intentar darle un nuevo enfoque.

Cinco años después y a las puertas de uno de los rediseños más radicales y esperados, algunos rumores la sitúan fuera de la ecuación. Si todo va según lo esperado, esta innovación habrá llegado al principio de su fin. Y el evento Unleashed de esta tarde será clave en su futuro.

Touch Bar, una buena idea que no alcanzó ser una gran idea

La Touch Bar es una forma interesante de intentar ampliar la base de usuarios del Mac. Un añadido atrevido. Una forma de intentar repensar los teclados en una época en la que todo es táctil.

Sin embargo, cinco años después de su introducción en una keynote que le dedicó casi 15 minutos, la Touch Bar languidece. Al primer año de su introducción, esta pantalla solo se encontraba en los MacBook Pro. Ni el MacBook Air ni los teclados de iMac reclutaron esta innovación en revisiones sucesivas.

A apenas unas horas de confirmar o no su muerte, su escaso protagonismo no es culpa de su reclusión en los MacBook Pro. Tampoco de la aparente falta de adopción por parte de los desarrolladores en sus apps. La Touch Bar es, con seguridad, una buena idea que jamás alcanzó la categoría de gran idea.

Ha llegado un punto en el que Apple necesitaría repensar la Touch Bar de otro modo o retirarla definitivamente

Ese cénit es algo exclusivo de aquellas ideas que cumplen la conocida frase de "un sí por cada mil noes". Y la Touch Bar nunca rebasó ese umbral. Simplemente, no encaja en el flujo de trabajo de muchos usuarios, pues requiere apartar la mirada de la pantalla y mirar esta fila. No podemos memorizar la posición de los botones porque al ser una pantalla pueden ser, literalmente, cualquier cosa o forma.

Un paso atrás para repensar el teclado físico del futuro

teclado

El teclado físico tiene la ventaja (o inconveniente) de que es fijo. Siempre mantiene su forma. Las teclas están en su sitio y cuando nos acostumbramos a ellas, no hace falta ni mirarlo. La Touch Bar requiere una curva de aprendizaje pronunciada para unos beneficios que no lo son tanto.

patente
Una patente de un teclado con pantallas en cada tecla.

Quienes vemos en el horizonte un futuro con un teclado avanzado, la Touch Bar fue el principio del camino. Trasladar atajos y accesos directos a funciones ocultas en menús y submenús en cada app prometía hacer visible una app compleja a un usuario medio. Sin embargo nunca se ha trasladado al equipo portátil más popular de la manzana: el MacBook Air.

La más que posible muerte de la Touch Bar supondría dar varios pasos atrás en este sentido. Todas esas patentes que investigan dispositivos sin teclas o teclados dinámicos con una pantalla en cada tecla deberán permanecer un tiempo más en los laboratorios de Apple.

Temas
Inicio