Compartir
Publicidad

Comparativa MacBooks Air (HDD vs. SDD)

Comparativa MacBooks Air (HDD vs. SDD)
Guardar
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ahora que los primeros usuarios están disfrutando de sus nuevos MacBook Air, es cuando podemos hacer la comparativa entre las dos versiones, la versión estándar por decirlo de alguna manera que nos ofrece un procesador a 1.6GHz y discos HDD de 80GB con la versión a 1.8GHz, con discos SSD de 64GB y que vale más de 1000 euros más.

En la entrada extendida nos encargamos de analizar estos resultados que prácticamente confirman lo que se venía sospechando: la opción SSD es mucho más rápida en arranques y en según que operaciones con los archivos y el procesador se muestra un poco más potente, pero ¿Vale la pena la diferencia de precio entre ambos modelos? Vamos a analizarlo.

Comparativa MacBook Air

Para la prueba han usado los dos modelos de MacBook Air junto con el software XBench 1.3 que sirve para realizar varias medidas de rendimiento tanto del procesador como de la operaciones a disco. Los resultados que véis se miden de forma que a más valor mejor es el rendimiento.

Como se ve en la figura, el procesador 1.8GHz de la opción con SSD muestra un rendimiento bastante superior al modelo inferior de 1.6GHz pero tampoco es un valor tan espectacularmente superior como cabría esperar, máxime si nos fijamos en el resto de tests de memoria y rendimiento gráfico que obtienen ligeras mejoras en el modelo con SSD.

Sin embargo donde se ve claramente la superioridad del modelo SSD es en el rendimiento del disco, pues además de que la tecnología SSD es según dicen más segura, más duradera y de menor consumo (se especula que los SSD tendrían más autonomía aunque todavía no se ha podido medir claramente), muestra un rendimento casi el doble que su homónimo en HDD, pues de los 24 puntos que saca éste pasamo a los más de 47 que obtienen el disco con SSD.

Así pues en las operaciones de lectura aleatoria (arranques, acceso a ficheros en distintas partes del disco) se ve claramente como la opción SSD se merienda a los discos HDD mostrando un rendimiento bastante superior y en cuanto a la lectura secuencial (ficheros largos, cargas en memoria, volcados a disco) se comportan los dos de forma bastante similar con unas ligeras mejoras de la opción HDD.

En resumen, la diferencia de precio es muy importante para un incremento de velocidad de acceso a disco realmente brutal y para pequeñas mejoras en el aspecto gráfico y un incremento notable en el procesador. ¿Vale la pena comprar el modelo caro? yo viendo los resultados extraigo un claro DEPENDE, si nuestro presupuesto permite afrontar la opción cara ganaremos un sistema más rápido, un arranque más inmediato, un plus de velocidad de proceso (que teniendo una capacidad limitada vale la pena) y un mejor rendimiento general, ahora bien si lo que queremos es movilidad a secas, sin preocuparnos de si tenemos la opción más rápida, si lo que necesitamos es un portátil ligero, funcional que nos permite realizar las acciones que haríamos en un sobremesa de consumo sin que nos importe estar un poquito más de tiempo con él en la mano, la opción es directa: compremos la opción HDD, que nos ahorraremos una cuantiosa suma de dinero.

Finalmente apuntar que podemos extraer todavía otra conclusión al benchmark y es la siguiente: si Apple está apostando desde ya por la tecnología SSD y se ven unas mejoras tan espectaculares de rendimiento, durabilidad y autonomía en la batería, no os extrañe que en siguientes actualizaciones de la gama portátil estos incorporen este tipo de discos pues apunta claramente al futuro en cuanto a hardware de discos se refiere.

Vía | MundoMac Más información | MacRumors

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos