Private Relay impide a las operadoras seguir nuestra navegación y muchas ya están pidiendo que se prohíba esta característica
Seguridad y privacidad

Private Relay impide a las operadoras seguir nuestra navegación y muchas ya están pidiendo que se prohíba esta característica

Private Relay está diseñado para que nadie, ni siquiera Apple, pueda saber cuáles son nuestros hábitos de navegación ni qué visitamos. Una excelente protección para la privacidad que no está gustando a las operadoras europeas, entre ellas Telefonica, Vodafone o T-Mobile, que han firmado una carta en contra de esta característica y pidiendo que se prohíba.

Cuando la privacidad de Private Relay choca con otros intereses

Con la llegada de iOS 15 Apple incluye Private Relay, actualmente en fase beta y desactivado de forma predeterminada. Private Relay pasa nuestra navegación a través de dos servidores uno de Apple y otro de un socio de confianza de forma que el primero, sabe quiénes somos, pero no a dónde vamos y el segundo a dónde vamos, pero no quiénes somos. El resultado neto de ello es que los intermediarios de nuestra red, tanto local como la de la operadora, no pueden ver a qué dominios nos conectamos ni las peticiones DNS que realizamos.

Tal como recogen en The Telegraph, varias operadoras europeas han enviado una alerta a la comisión europea afirmando que Private Relay tiene "consecuencias significativas en términos de socavar la soberanía digital europea". Según The Telegraph, los operadores quieren prohibir la tecnología de cifrado detrás de Private Relay:

"Los operadores móviles se han quedado atrapados en una lucha de poder con Apple después de instar a los reguladores a prohibir la tecnología de cifrado del fabricante de iPhone por afirmar que socavará la "soberanía digital". Algunos de los mayores operadores móviles de Europa quieren que la Comisión Europea impida que Apple use Private Relay con el argumento de que también les impedirá administrar sus redes".

Llama la atención el hecho de que las operadoras se estén levantando contra Private Relay cuando los servicios VPN disponibles desde hace años, cumplen justo con su misma función. Cabe pensar que la facilidad de acceso a Private Relay lleve a que todos queramos proteger nuestra privacidad, lo que esté significando mucho más tráfico del que las operadoras pierden visibilidad que con el uso de herramientas VPN.


Las operadoras se levantan contra Private Relay cuando las VPN tradicionales llevan años ofreciendo un servicio muy similar.

Sin querer sacar conclusiones ni señalar directamente, es de conocimiento público que las operadoras comercian con los datos que obtienen de la navegación. Tanto de los datos de las conexiones realizadas desde cierta IP como de las peticiones DNS a sus propios servidores, que suelen venir configurados de forma predeterminada en los routers.

Muchas operadoras ofrecen luego la opción de retirar el consentimiento al uso de estos datos con finalidades comerciales y a la reventa de los mismos, pero no muchos usuarios conocen el proceso o logran llevarlo a cabo. En este sentido, Private Relay, realmente representa una forma definitiva de impedir que nuestras operadoras puedan saber qué servicios utilizamos y a qué nos conectamos. Como hemos empezado diciendo, parece que la privacidad ha chocado con otros intereses.

Temas
Inicio