Esto es todo lo que perdemos si desactivamos el Wi-Fi del iPhone

Esto es todo lo que perdemos si desactivamos el Wi-Fi del iPhone
5 comentarios

¿Debemos desactivar el Wi-Fi de nuestro iPhone? Algunos dicen que sí, otros dicen que no, y algunos más dicen que depende. Y lo cierto es que sí depende, pues en algunos entornos y especialmente si necesitamos conservar al máximo la batería puede ser buena idea. En la mayoría de casos, pero, la recomendación es que lo mantengamos activado: perdemos demasiado sin él.

Hay varios argumentos a favor y en contra de desactivar el Wi-Fi de nuestro iPhone y la mayoría giran en torno a la batería. Antes, podían girar en torno a la privacidad, pero hace tiempo que la rotación periódica de la MAC de la Wi-Fi impide que se nos pueda rastrear al dejarlo activado. Hablemos de los pros y, especialmente, de los contras.

Recomiendan desactivar el Wi-Fi, pero…

Uno de los primeros argumentos para desactivar el Wi-Fi es la batería, como ya hemos dicho, pero lo cierto es que, en general es mucho mejor hacer uso del modo de bajo consumo para este objetivo. ¿Por qué? Porque el Wi-Fi no se usa solamente para enviar datos, también se usa para posicionarnos. En lugar de utilizar el GPS, cuyo consumo de batería es más elevado, la antena Wi-Fi puede dar una ubicación aproximada y facilitar nuestra ubicación.

Así, si vamos a hacer una buena cantidad de fotos, por ejemplo, cada una de ellas con su ubicación, el efecto de desactivar el Wi-Fi para ahorrar batería queda un poco en tela de juicio. Ejemplos de este tipo hay varios a lo largo del sistema. Funcionalidades como la posibilidad de desbloquear el iPhone con el Apple Watch se apoyan en esta señal Wi-Fi para funcionar.

AirDrop, evidentemente, requiere el uso del Wi-Fi, igual que también proporciona apoyo a la búsqueda de conectividad móvil cuando nos encontramos en zonas con poca cobertura. Algo que disminuye notablemente la presión en la batería, pues la poca cobertura constante tiene un efecto importante en ella.

Hace tiempo, desactivar la antena Wi-Fi de nuestro iPhone era tan fácil como entrar en el Control Center. Desde hace varias versiones de iOS el proceso es distinto, pues requiere que entremos en la app Ajustes. Este simple movimiento por parte de Apple, ya es toda un declaración de intenciones. El Wi-Fi de nuestro iPhone va mucho más allá de permitirnos ver un contenido, leer o enviar un mensaje.

Activar o desactivar el Wi-Fi queda ya a discreción de cada uno, por supuesto. Cada situación es distinta y el uso que le damos a nuestro iPhone y dispositivos también. Pero, en todo caso, tengamos en cuenta qué se pierde en el momento de desactivarlo, pues pensando que conservamos la batería, podríamos conseguir el efecto contrario.

Temas
Inicio