Las pantallas de los Apple Watch son más brillantes que nunca. Cómo podemos disfrutar de ello

Las pantallas de los Apple Watch son más brillantes que nunca. Cómo podemos disfrutar de ello
6 comentarios

na de las novedades de las últimas generaciones del Apple Watch es el aumento del brillo máximo de las pantallas. En el caso del Apple Watch Ultra este brillo alcanza los 2000 nits, mientras que en el Apple Watch Series 8 llega a los 1000 nits. Unas cantidades de brillo realmente útiles a la hora de poder ver la pantalla con claridad en cualquier circunstancia, pero que requieren algunos ajuste por nuestra parte.

En los Apple Watch la graduación del brillo es automática, lo que significa que solo cuando el entorno en el que nos encontramos es suficientemente luminoso, la pantalla emite su máximo brillo. Pero, como decíamos, también hay un ajuste clave involucrado. Repasemos, pues, qué tenemos que hacer para disfrutar del máximo brillo en las pantallas de nuestros Apple Watch.

Una combinación de ajustes y condiciones ambientales

Cuando decimos que la pantalla del Apple Watch Ultra alcanza los 2000 nits de brillo, estamos hablando de picos de brillo momentáneos. Se trata de un brillo enorme para una pantalla de este tamaño, lo que se traduce en una generación de calor considerable. Justo por eso, los Apple Watch, Ultra o no, regulan su brillo automáticamente.

Además de ello, nos permiten ajustar el brillo base. No como haríamos en el iPhone, donde podemos definir con exactitud el brillo que queremos, sino como una preferencia de querer que el reloj, en general, emita más o menos luz. Partiendo de aquí, este incrementará o reducirá el nivel de brillo de la pantalla según las circunstancias en las que se encuentre.

Ajustar la preferencia de nivel de brillo de nuestro Apple Watch es realmente simple. Todo lo que tenemos que hacer es seguir estos pasos:

  1. Abrimos la app Ajustes en nuestro Apple Watch.
  2. Entramos en Pantalla y brillo.
  3. Bajo Aspecto tocamos el sol grande o pequeño a derecha o izquierda para ajustar uno de los tres niveles de brillo.

De forma predeterminada, el sistema está justo en medio, con dos de los tres niveles disponibles. Esto es así para equilibrar el brillo de la pantalla con el consumo de la batería. Dicho esto, según sean nuestras preferencias, podemos modificar este valor. Quizá incluso podemos plantearnos una modificación según la época del año, con un brillo mayor en verano y menor en invierno.

En todo caso, dejando de lado los momentos en los que los picos de brillo serán máximos, por ejemplo por una exposición directa del reloj al sol, así es cómo podremos disfrutar de la máxima claridad por parte de las pantallas de nuestro Apple Watch. Algo que nos permitirá leer con facilidad cualquier información estemos donde estemos.

Temas
Inicio