La peligrosa arena también se cuela por todos los recovecos del iPhone. Seis formas de librarnos de ella de una vez por todas

La peligrosa arena también se cuela por todos los recovecos del iPhone. Seis formas de librarnos de ella de una vez por todas
8 comentarios

En esta época del año es relativamente común que nuestro iPhone entre en contacto con arena. Ya nos lo llevemos a la playa o simplemente estemos más en entornos donde haya, es importante que sepamos cómo quitar la arena de nuestro iPhone sin dañar nada. Hablemos de ello.

Varios recursos con los que dejar nuestro iPhone como el primer día

La arena puede ser realmente abrasiva, así que si nuestro iPhone entra en contacto con ella lo último que debemos hacer es rascar con fuerza. Lo mejor es que agitemos ligeramente el teléfono, quizá dándole algunos golpes, para que la arena se desprenda de forma natural.

Para aquella arena que haya podido quedar en las ranuras entre la pantalla y el chasis, alrededor de los botones o en las rejillas de altavoces y micrófonos, lo mejor es utilizar aire comprimido. Usemos la botella de aire comprimido desde lejos, para evitar empujar la suciedad hacia dentro del teléfono, si es necesario ya nos acercaremos más en un segundo paso.

Si aún con esto hubiera residuos en alguna hendidura, es muy buena idea utilizar Blu Tack, lo mismo que usamos para limpiar nuestros AirPods, pues nos permite pegar la suciedad y retirarla. Tengamos especial cuidado en aplicarlo sin rascar, pues no queremos arañar el iPhone.

Para el puerto Lightning lo mejor que podemos hacer es darle una forma alegrada al Blu Tack y tratar de pegar la arena sin apretar demasiado. Si esto no funciona un bastoncillo puede facilitarnos quitar los trocitos más internos. De nuevo mucho cuidado al aplicar la presión, lo mejor es mover un poco en el interior, para desplazar cualquier residuo, y luego agitar y golpear levemente el iPhone para que caiga por sí misma.

Por último, debemos hablar de la posibilidad de que la arena que está en el iPhone sea húmeda. En esta tesitura, bastante delicada, tenemos dos opciones. Una es esperar a que se seque antes de intentar limpiar nada con los recursos que hemos expuesto. La otra es aplicar un paño suave y húmedo. Mucho cuidado aquí en arañar la pantalla o el cuerpo del teléfono.

En teléfonos sumergibles se podría considerar la posibilidad de lavarlo con mucho cuidado bajo el grifo, pero lo cierto es que es bastante arriesgado. Desde Applesfera recomendamos evitarlo a toda costa y esperar a que la humedad desaparezca antes de procurar limpiar el iPhone con aire comprimido y Blu Tack. Recursos realmente útiles a la hora de deshacernos de la arena de un iPhone.

Temas
Inicio