Compartir
Publicidad
Entonces…¿me compro un iPad Pro o un MacBook Air?
Analisis

Entonces…¿me compro un iPad Pro o un MacBook Air?

Publicidad
Publicidad

Se trata de una de las preguntas que más veces me hayan formulado estas semanas, y pese a llevar ya acumuladas suficientes horas de trabajo, todavía no tengo claro qué responder ¿Qué compensa más, comprar un iPad Pro o un MacBook Air? Aunque a primera vista se pueda pensar que se trata de dos equipos completamente diferentes (tablet y portátil), te aseguro que en el día a día su funcionalidad es prácticamente idéntica, tanto que es como escoger un jersey de un color o de otro. Y sin embargo, a la hora de acercarnos a una Apple Store ¿cuál nos conviene más para nuestro uso?

Apple sabía perfectamente lo que hacía al presentar el iPad Pro y ahora, a toro pasado, comprendemos perfectamente a lo que se referían cuando hablaban de la 'era post-PC': el iPad Pro es en realidad el máximo exponente de un dispositivo móvil que avanza con paso firme hacia dominios de los ordenadores, la famosa convergencia en su máxima expresión, pero que sitúa al usuario en una posición complicada. Con la experiencia a nuestras espaldas, lo mejor es enfrentar a ambos equipos en los usos habituales que haría un usuario medio de un ordenador y ver cómo rinde cada uno.

Img 1460

iPad Pro vs MacBook Air

  • Navegación de páginas web: se trata, sin duda, del uso más frecuente que podemos dar a nuestros equipos, y aquí el iPad Pro juega con una ventaja inapelable: se puede usar en posición vertical y navegar utilizando los dedos en pantalla. No cabe duda de que las webs en esa descomunal pantalla de calidad superior tienen un aspecto al que ni se acerca un MacBook Air, y la navegación en un tablet siempre ofrece una experiencia muy superior en términos generales. Aunque no siempre: pese a que el iPad Pro tiene soluciones para casi todo, en ocasiones comprobarás cómo ciertas páginas ofrecen el contenido como si estuvieran ante un iPhone, y esto puede llegar a ser frustrante en la generosidad de pantalla del iPad Pro. Victoria para el iPad Pro.

  • Gestión del correo electrónico: El MacBook Air cuenta con un elemento a su favor casi definitivo, y es el contar con un teclado integrado. Claro que el iPad Pro junto con el Smart Keyboard es prácticamente un portátil, pero... ¿en cuál de los dos la gestión del email es más efectiva? Hay que reconocer que la pantalla del iPad Pro y su generoso teclado la experiencia en este sentido es muy grata, pero aquí en el MacBook Air es donde queda claro todo el potencial de un sistema operativo de sobremesa y es que el acceso a la información es más rápido gracias al trackpad y esta última versión de Mail incorpora además el deslizar sobre el correo para ejecutar acciones, algo por cierto heredado de iOS. Victoria para el MacBook Air.

Realmente, el mérito es de Apple por ponernos las cosas tan difíciles a la hora de elegir con dos productos que rivalizan de manera tan dulce entre ellos.
  • Ofimática, y otras aplicaciones ligeras: aquí es muy fácil tener el corazón dividido y realmente, el frágil equilibrio lo romperá la calidad de las aplicaciones, y es que, curiosamente, muchos desarrollos de iOS van por delante de sus semejantes en iOS, como sucede precisamente con Office. En lo que respecta a las hojas de cálculo, el acceso y modificación de las celdas es indudablemente más rápido con el trackpad, con lo que aquí de nuevo el sistema operativo de sobremesa luce su potencia. Pero por otro lado, iOS en esta poderosa máquina se mueve a velocidades de vértigo, con lo que no hay un claro ganador y dependerá de la calidad de las aplicaciones que utilice cada uno, cómo sea el acceso y entrada de datos y si la velocidad es un factor determinante. Empate técnico.

  • Batería: Se trata de otro terreno que resulta crítico en un dispositivo móvil y que ambos equipos solucionan de una manera sobresaliente. Tanto con el iPad Pro como con el MacBook Air, podrás salir de casa por la mañana sin necesidad de llevar el cargador contigo, pero en lo personal, he tenido la sensación de que la batería del MacBook ofrecía un margen mayor de horas, en condiciones similares de uso, posiblemente debido a que el iPad Pro llevaba una SIM conectada a una red 4G buena parte del tiempo. Victoria ajustada para el MacBook Air.

1366 2000 2
  • Conectividad: Dejando de lado la existencia de redes wifi, poder acceder a internet en un dispositivo de estas características resulta de gran importancia, y aquí el iPad juega con ventaja. Esta gran tableta tiene sus orígenes lejanos en el mundo de la telefonía, y si adquieres la versión con SIM (altamente recomendable), podrás exprimir su uso en cualquier circunstancia. En mi caso, disfruto de un contrato de 100GB de datos y con una excelente cobertura 4G, con lo que por lo general no suelo necesitar conectarme a redes wifi. Todo lo contrario sucede con el MacBook, lógicamente, que necesita acceder a redes wifi para volver a la vida. Victoria clara del iPad Pro.

  • Teclado: Este es otro de los elementos con los que decidir un ganador resulta francamente difícil. La lectura rápida sería que el teclado del MacBook Air es netamente superior, al tacto, rendimiento y siendo además retroiluminado. Sin embargo, el Smart Keyboard permite escribir a velocidades de vértigo gracias al rapidísimo autocorrector de iOS y a los comandos, con los que uno se hace enseguida. Realmente, y en lo que toca a velocidad, podríamos hablar de empate técnico, pero no cabe duda de que la sensación del teclado del portátil es muy superior a la del iPad Pro. Victoria por puntos para el MacBook.

¿Cuál comprarse entonces? Dependerá del balance que haga cada uno de lo aquí expuesto. A favor del iPad Pro diremos que se trata de un equipo que integra a dos: el tablet y el 'portátil', y en un santiamén uno puede pasar de trabajar en una pesada hoja de cálculo a leer plácidamente el periódico recostado en el sofá. El iPad Pro será un equipo más adecuado para los que pasen muchas horas fuera y los viajes sean frecuentes, puesto que el rendimiento móvil es bastante superior por todo lo comentado.

El MacBook Air representa, por otro lado, una ejecución impecable por parte de Apple del acercamiento de un portátil hecho y derecho hacia terrenos de auténtico dispositivo móvil: rápido, ligero y con una batería sensacional... Realmente es difícil no disfrutar con este equipo que servirá como uno para todo para los que pasen más tiempo en casa o el trabajo y los viajes no sean tan frecuentes. Realmente, el mérito es de Apple por ponernos las cosas tan difíciles a la hora de elegir con dos productos que rivalizan de manera tan dulce entre ellos.

Imagen | 9to5Mac

En Applesfera | iPad Pro como herramienta de trabajo

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos