Compartir
Publicidad
Probamos los Beats Studio Wireless (2015): un buen denominador común
Analisis

Probamos los Beats Studio Wireless (2015): un buen denominador común

Publicidad
Publicidad

Con unos antiguos Beats pre-adquisición de Apple que no dejaban de desmontarse y unos Bose que se iban desintegrando a medida que pasaban los días, llegaba la hora de hacer un cambio. Y con todos los rumores que hay acerca de un futuro de Apple sin tomas de auriculares, la decisión estaba clara para evitar malabares en el futuro: tocaba pasarse al bluetooth.

Y como persona que utiliza auriculares a diario, la decisión final han sido unos Beats Studio Wireless. Y la sensación que tengo tras usarlos durante una semana es la que esperaba, con todas las partes buenas y todas las partes malas que eso conlleva. Demos un repaso.

Beats Studio Wireless: primeras sensaciones

Beats Studio Wireless7

Pasar de unos auriculares con cable a unos inalámbricos tiene cierto impacto, no os voy a engañar. Por culpa de la batería pasas a tener unos auriculares bastante más pesados, y en el caso de los Studio Wireless es una de las cosas que más se notan.

Su construcción en materiales plásticos hace que su apariencia y sensación de uso no sea demasiado robusta, aunque tampoco es algo que se consiga demasiado en otras marcas y modelos de auriculares si no nos vamos a gamas muy altas. De todas formas (y sobretodo al plegarse), deberíamos estar ante unos auriculares de construcción más fiable.

Calidad de sonido

Beats Studio Wireless3

Los Beats anteriores de los que os he hablado antes sufrían un efecto del que muchos hablaban: tenían los graves demasiado altos. Puede que valieran para géneros modernos de música donde los graves y retumbos cogen mucho protagonismo, pero si eres de escuchar otros tipos de canciones además de lo actual los Beats antiguos caen por su propio peso. ¿Han heredado este defecto los Studio Wireless de hoy en día?

La respuesta es sí y no. Antes de adquirir los Studio Wireless usaba unos auriculares Bose con cable, y su calidad de sonido era francamente mejor. Los graves eran correctos, los agudos estaban adecuadamente acentuados… no soy audiófilo y seguro que había lugar para mejoras, pero esos Bose funcionaban muy bien con cualquier tipo de canciones. Los Studio Wireless siguen pecando de darle un pelín de protagonismo sobrante a los graves, aunque desde luego Apple y Beats han hecho los deberes: se nota una buena mejora frente a los Beats de pasadas generaciones.

Sí, hay graves, pero ya no son los que eran antes y se han equilibrado bien el resto de acústicas. Dicho de otra forma: los Bose que tenían sonaban mejor, pero ya no podemos decir que los Studio Wireless suenen mal. Suenan bien, francamente bien. Simplemente podrían sonar mejor para el precio y el status que Apple quiere darle a estos auriculares. La mayoría de usuarios se encontrará satisfecho con este apartado, y vale la pena destacar también que a pesar de depender de una batería su volumen es también muy generoso. Ojo con ponerlo al máximo, porque ya os digo que no es nada saludable.

Comodidad

Beats Studio Wireless4

Podría resumir la comodidad de los Studio Wireless con un psé. Una vez te acostumbras a ellos lo son, pero hay que tener en cuenta su peso y su construcción. Los Beats pesan bastante, y cuando te los colocas notas cierta presión lateral en la parte inferior de las orejas. Ojo porque hay miles de formas faciales en el mundo y a lo mejor en tu caso no lo notas, pero al menos yo percibo un agarre que no había notado con ningún auricular.

Puedes usar los Studio Wireless durante 4-5 horas sin acabar demasiado resentido

Pero esto no es especialmente negativo: ese agarre no es más que eso: un agarre. No ejerce presión, y ni mucho menos causa dolor. Quizás es por la cuestión del tamaño de los Studio Wireless, combinado con su peso mayor debido a la batería que lleva. Al ser circumaurales rodea toda la oreja sin presionarla, de modo que puedes estar varias horas usándolos sin acabar demasiado dolorido. Precisamente os estoy escribiendo esto desde un vuelo transatlántico, y he aguantado unas 4-5 horas con ellos sin problema antes de tener que descansar un poco.

Otra cosa con la que he notado mejoría frente a los Bose que utilizaba antes: la comodidad al tenerlos colgados del cuello. Parece una tontería pero no lo es: los Studio Wireless son muy voluminosos pero al mismo tiempo consiguen reposar sin estorbar demasiado en nuestros hombros. No te sientes ahogado, y al no tener cables te los puedes sacar y poner de ahí muy fácilmente.

De cable a Bluetooth: cuestión de acostumbrarse, pero vale la pena

Beats Studio Wireless6

Es lo que Apple quiere cada vez más: que nos olvidemos de los cables. Con los auriculares, eso implica la responsabilidad añadida de tener que encender y apagar los Studio Wireless al usarlos, y cargar su batería regularmente. Y es lo que más positivamente me ha sorprendido: acostumbrarse a ello cuesta muy poco. En tan sólo unos días ya los podía encender y apagar teniéndolos puestos, pudiendo adivinar el botón de encendido con sólo con el tacto de la mano.

Sí que algunas veces te olvidas de encenderlos (y sobretodo de apagarlos, y es importante porque si no los apagas vas consumiendo batería), pero con un poco de costumbre lo consigues. La duración de la batería es excelente: promocionan unas 12 horas que finalmente pueden acabar siendo 10 u 11 reales según he visto en las primeras semanas de uso, pero es duración de sobra para usarlos durante quizás una semana entera sin cargarlos dependiendo de los ratos en los que la uséis. La carga, además, se completa en menos de dos horas. Muy rápido.

Todos estos cambios y “responsabilidades” añadidas, creedme, valen la pena: dejar de depender de los cables es toda una bendición (soy de los que siempre se lían con ellos), y con los controles de reproducción en el lateral izquierdo de los Studio Wireless hace que incluso usar el Apple Watch para pasar las canciones y subir o bajar el volumen se vea como una incomodidad. Puede que seas de los que prime la calidad del sonido ante la comodidad, pero estoy convencido de que el futuro para el público general abandone los cables. Y el iPhone 7 va a ayudar mucho a ello según dicen los rumores.

Conclusiones

Beats Studio Wireless2

Personalmente, estoy satisfecho de la compra y estoy convencido de que los Studio Wireless van a ser unos buenos auriculares. Son los primeros inalámbricos que tengo, y el cambio para abandonar el cable ha sido muy cómodo. Puede que no suenen tan bien como los Bose que tenía anteriormente (remarquemos también que eran de alta gama), pero la ventaja aquí es el mínimo común denominador que conseguimos.

Y ese mínimo común denominador es que tenemos unos auriculares potentes, cómodos, con cancelación de ruido activa, con una calidad de sonido más que aceptable, inalámbricos, con una batería que dura mucho más de lo que se puede creer y que puedes utilizar para ver dos películas seguidas si me estiráis. Y otra ventaja que no debe ignorarse: son un producto de Apple. Así que si tengo cualquier problema con ellos, puedo pedir asistencia en las mismas Genius Bar o en cualquier distribuidor autorizado de Apple. Ningún otro auricular me ofrece este servicio, que personalmente valoro muchísimo.

Considero que 379 euros por estos auriculares es un precio demasiado alto

El único inconveniente serio que veo es, sin dudarlo, su precio. Considero que los 379 del precio de venta al público son demasiado, por sólo unos euros más podríamos incluso adquirir unos Bang & Olufsen (Y los Harman & Kardon también van por ahí). Es demasiado caro incluso para los precios a los que nos tiene acostumbrado Apple, y para los materiales con los que los Studio Wireless están construidos.

Aún así, si tenéis ese presupuesto y os animáis a dar el salto para abandonar los cables y no necesitáis una calidad de audio profesional, las ventajas que reúnen los Studio Wireless los convierten en una opción muy seria.

En Applesfera | Lifeproof presenta su nueva carcasa resistente al agua para el iPhone 6S Plus

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos