Compartir
Publicidad
Publicidad
¿Se está agotando el margen de innovación en el iPhone?
Analisis

¿Se está agotando el margen de innovación en el iPhone?

Publicidad
Publicidad

Tim Cook salta al escenario con un entusiasmo mal disimulado. Tras el consiguiente empacho de cifras, en los que el asistente a la Keynote (o seguidor en streaming) se muestra totalmente apabullado, llega por fin el momento más esperado: el CEO de Apple exhibe con orgullo una nueva versión de iPhone. Todo el mundo observa absorto el nuevo dispositivo y lo primero que le pasa a uno por la cabeza es "¿no es igual que el anterior?".

Entramos en un terreno farragoso: por qué Apple ha variado tan poco el diseño de su smartphone desde la versión inicial, frente a otros fabricantes como Samsung que se han aventurado a probar, por poner un ejemplo, con pantallas curvadas. Una posible explicación resida en que al mantener el mismo perfil de diseño, la posible curva de aprendizaje sea menor para los usuarios que saltan de versiones anteriores. Vamos, que con el nuevo iPhone en la mano, uno no se encuentra perdido sin saber cómo usarlo.

Image

¿Hay un límite real en la innovación?

Conviene recordar, por otro lado, que el segmento de la telefonía móvil es ya veterano y la tasa de penetración en cada vez más mercados está alcanzando sus máximos, motivo que ha provocado que las grandes marcas consideren mercados estratégicos aquellos en los que todavía existe un margen de crecimiento. Ahora bien ¿hasta qué punto puede un fabricante seguir innovando en los móviles?.

Tomemos como partida las novedades incorporadas en el iPhone 6s, y las que se presuponen en los modelos futuros. El 6s incorporó como gran innovación, y no se quedó corto, el 3D Touch. El iPhone 5s, por su parte, mostró al mundo las ventajas del Touch ID. Importantes funciones en las que cambia por completo la relación del usuario con el smartphone, pero en apariencia, las variaciones son menores.

En un mercado al borde de la saturación y con un producto ya veterano, el fabricante que no innove está muerto.

Pequeñas mejoras, gran impacto

Otros fabricantes se han aventurado a realizar cambios de diseño mucho más radicales, como la pantalla curvada que hemos mencionado, o bien la combinación de teclado físico con el virtual en perfecta armonía que vimos en la BlackBerry Priv. Pero Apple sigue fiel a su política de alterar al mínimo el form factor del smartphone, dejando las innovaciones a un nivel menos visible pero con un gran impacto en la relación del usuario con el móvil, y si nos apuras, influyendo en el resto de la industria.

El TouchID supuso un antes y un después en la utilización de los dispositivos: seguridad, comodidad... Esta nueva prestación ha funcionado tan bien que Apple la ha extendido al resto de la gama en los modelos posteriores de iPhone y iPad. Y si los rumores se cumplen, los de Tim Cook podrían volver a repetir el mismo fenómeno con la presunta eliminación de cables en los auriculares del próximo iPhone.

Image

¿Hacia dónde se puede avanzar ahora?

Llegados a este punto, a uno le cuesta imaginar qué incorporará el iPhone dentro de dos o tres años que nos haga plantearnos su compra. Porque claro, Apple cuenta con el reto de ofrecer una mejora suficiente para que los usuarios de versiones anteriores consideren el desembolso de un nuevo modelo, y estas mejoras deben estar ya en el roadmap del producto. La gran ventaja con la que juegan los californianos es que pueden presentar como algo completamente nuevo características ya existentes en el mercado.

Así que en los futuros iPhone que no nos extrañe ver que sean resistentes al agua o bien incorporen por fin la carga inalámbrica, todo convenientemente perfeccionado y con la mano de oro de los ingenieros de Cupertino. Lo que todo el mundo parece tener claro es que, en un mercado al borde de la saturación y con un producto ya veterano, el fabricante que no innove está muerto. Tim Cook lo tiene claro: la innovación no conoce límites.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos