Compartir
Publicidad

Una equivocación llamada Apple

Una equivocación llamada Apple
Guardar
110 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando uno lee cualquier noticia relacionada con Apple no puede evitar pensar que la compañía se equivoca. Una y otra vez. Con cada nuevo producto. Cada trimestre. Día tras día. ¿Has visto eso? ¡Vaya metedura de pata! Estos tipos son unos patanes, no hacen nada a derechas.

¿Es eso cierto? ¿Está Apple arrastrándose a base de la inercia de los buenos tiempos? ¿Acaso no oyen desde lo alto de su torre de marfil lo que clama el público? ¿Son tan arrogantes que son incapaces de reconocer sus errores y dar su brazo a torcer? ¿Se dirigen al precipicio de la historia tecnológica?

Hoy vamos a desmontar unos cuantos mitos que rodean a Apple. Abróchate el cinturón y disfruta del viaje. Recuerda que está prohibido sacar los brazos por las ventanillas.

Dime en qué se equivoca y te diré de qué pie cojeas

Wall Street siempre quiere más
Hay 3 grandes grupos que presionan a Apple a diario:
  1. Wall Street.
  2. Los analistas tecnológicos.
  3. Los medios de comunicación.
Cada uno tiene sus propios motivos y razones para regañar a Apple cual niño pequeño. Vayamos uno por uno.

Wall Street

Wall Street, el buque insignia de los mercados bursátiles. Donde se parte la pana del mundo occidental y buena parte del resto. Capaces de encumbrar compañías, fortunas y dictadores con tal de servir su propio interés y después despeñarlos sin piedad, si es que nos fiamos de lo que nos cuentan las películas de Hollywood.

Motivaciones: a la bolsa lo que le gusta son las grandes cifras, el crecimiento cada vez más acelerado, las cuotas de mercado y la compra-venta de acciones.

Wall Street exige crecimiento a cualquier precio para seguir engordando.

Apple se equivoca: hasta hace un par de años, Apple era la niña bonita de los mercados financieros. Batía trimestre tras trimestre sus estimaciones de ventas catapultando las acciones hacia récords históricos. Apple llegó a ser la compañía con mayor capitalización bursátil del mundo. Era imparable.

Pero luego llegó la resaca. Uno de los iPhones no vendió lo suficiente durante un trimestre, el iPad mini primero y el iPhone 5c después decepcionaron con su precio, el crecimiento se redujo y, a pesar de unos resultados trimestrales que siguen batiendo récords, Wall Street decidió que era el momento de venderlo todo.

Error: pensar que la cotización de una empresa es un reflejo de su éxito. Wall Street se mueve en gran medida por el corto plazo. Se obcecan con el árbol y son incapaces de ver el bosque.

Cualquiera que haya seguido la cotización de Apple más de tres años, sabrá que siempre ha tenido altibajos. Subidas y bajadas. Millones aparecen de la nada o se volatilizan en pocos segundos.

Cotización de Apple

Esta gráfica muestra la cotización de Apple de los últimos 14 años y tiene unas cuantas caídas interesantes:

  • En 2005 pasó de 45 a 34 dólares en tan sólo tres meses. Más de un 20% de su valor se esfumó.
  • En 2006 sufrió un descalabro aún mayor, pasando de 85 dólares a 58 en menos de dos meses. Un 31% del valor.
  • Espera que aún hay más. En febrero de 2008 había perdido un 40% de su valor pasando de 200 dólares por acción a 119, otra vez en menos de dos meses. Y eso que ya se había presentado el iPhone el año anterior.
  • En septiembre de 2012 llegó a un pico de 700 dólares para después despeñarse hasta los 390. Una caída del 44%.
Wall Street tiene su propia agenda y a veces decide que es hora de cosechar beneficios. Por eso no deberíamos prestarles demasiada atención a lo que piden.

Los analistas tecnológicos

Estos son mis favoritos. Hace unas semanas hablamos largo y tendido sobre el zillonario negocio de las cifras contra Apple, la agenda oculta que tienen y de hasta dónde son capaces de llegar cocinando datos.

Apple tiene suficiente dinero como para no bailar al son de los poderosos y eso molesta

Motivaciones: vender informes y servicios a sus clientes tecnológicos. Pintan escenarios más favorables a sus clientes y se apoyan en exceso en la cuota de mercado, una métrica más que dudosa para evaluar el negocio de Apple.

Apple se equivoca: el iPhone 5c y el iPad mini son demasiado caros como para recuperar cuota de mercado frente a Android. IDC ha llegado a pedir (¿exigir?) un iPhone de 200 dólares.

Error: las cuotas de mercado no construyen mejores ecosistemas. Apple tiene los mejores clientes, clientes escogidos cuidadosamente y no de forma aleatoria y además cuenta con la comunidad más robusta de desarrolladores. No hay más que echar un vistazo a:

  • Las apps y juegos exclusivos de iOS.
  • Todas las apps que Google tiene en iOS, más de 20.
  • Samsung tiene más de 25 para iOS.
  • Blackberry Messenger.
  • Microsoft Office.
Es el único ecosistema que tiene apps de todos sus competidores. Por otro lado, Apple no hace lo propio más que con iTunes y iCloud. Me viene a la cabeza esa frase de una marca de cereales: Apple no fabrica servicios para otras marcas.

Es cierto que utilizamos a diario los datos de IDC y compañía, yo el primero. Pero para mí, la confianza que tenía depositada en ellos se quebró cuando decidieron perseguir su agenda antes que la verdad. Ahora no puedo evitar pensar si me están vendiendo algo que no veo cuando leo sus datos.

Los medios de comunicación

Click, click, click. Apple se equivoca. Click, click, click. Apple se desmorona.

Motivaciones: a la prensa le encanta encumbrar a compañías para después derribarlas a patadas. La vuelta del hijo pródigo vendió mucho. Pero entonces la gente se aburrió de su éxito y fue hora de ponerlo a caer de un burro, vendiendo aún más periódicos que antes.

Apple no es perfecta y tampoco pretende serlo

Apple se equivoca: en estos momentos, la narrativa es que una compañía no puede crecer eternamente, que siempre mete la pata en algún momento y que su caída es irremediable.

Error: Apple no es infalible y, de nuevo, no hay más que echar la vista atrás para recordar alguno de sus fracasos: MobileMe, Ping, el Motorola ROKR y la Apple Pippin.

Hace unos días echaron por la tele el capítulo de los Simpsons en el que Flanders abre el Zurdorium. Homer pide un deseo para que fracase y Flanders acaba en la calle. Lo cierto es que nos encanta ver el fracaso en los demás y eso vende mucho.

Apple, esa equivocación millonaria

Apple se equivoca millonariamente
Os voy a contar un secreto que tal vez muchos de vosotros ya sepáis: a Apple le importa un bledo lo que digan los demás. Pasa olímpicamente de lo que digan los mercados bursátiles y de lo que se escribe en los periódicos financieros o revistas especializadas. Esto no es algo nuevo, es que no le ha importado nunca. Lo que sí le importa son sus clientes.

¿Quién es Apple? ¿Cuál es su misión? ¿A quién están dirigidos sus productos? Estas son las preguntas que deberíamos hacernos cuando hablamos de la compañía californiana. Son las mismas que deberían hacerse Wall Street, los analistas, la prensa y nosotros, los usuarios.

La misión de Apple

La misión de Apple siempre ha estado a la vista de todos. El propio Steve Jobs lo ha reiterado en muchas ocasiones:

Mi pasión ha sido construir una compañía duradera donde la gente estuviera motivada al hacer grandes productos. Los productos, no los beneficios, eran la motivación. Sculley le dio la vuelta a las prioridades y convirtió el ganar dinero en el objetivo. Es una diferencia sutil, pero acaba significándolo todo.

Te diré cuál es nuestro objetivo. Nuestro objetivo es hacer el mejor ordenador personal del mundo y hacer productos que nos llenan de orgullo vender y que recomendaríamos a nuestros amigos y familiares. Simplemente, nosotros no hacemos basura.

¡Vaya! Parece que Tim Cook no era el único en decir eso de que Apple no hace basura. Jobs ya no está en Apple, pero se aseguró de que su visión quedara impregnada en la compañía:

El objetivo de Apple no es hacer dinero sino hacer buenos productos, hacer productos geniales. Ese es nuestro objetivo y si son buenos, como consecuencia la gente los comprará y haremos dinero - Jony Ive.

Para nosotros, ganar nunca ha sido sobre vender el que más [productos]. Es razonable decir que hacemos el mejor PC, pero no vendemos el que más. Hacemos el mejor reproductor musical, acabamos vendiendo el que más. Hacemos el mejor tablet, vendemos el que más. Hacemos el mejor teléfono, no vendemos el que más - Tim Cook.

Apple is different

Haciendo buena la ley de Pareto del 20-80, dame el 13% del mercado y me quedaré con el 50 y pico por ciento de sus beneficios, ahí está el secreto de Apple. Apple va contra toda lógica de la cuota de mercado porque nunca la ha puesto por delante de sus productos. A veces nos olvidamos de que:
  1. La estrategia de precios de Apple discrimina a sus clientes. Los clientes que están dispuestos a pagar por la más alta calidad son aquellos que son los mejores.
  2. Los mejores clientes y no el número de clientes, son los que hacen triunfar a un ecosistema. Los desarrolladores persiguen el dinero de los usuarios, no a los usuarios en sí.
Apple tiene los mejores clientes, los más leales, el mejor ecosistema, cantidades obscenas de dinero y la marca más grande del mundo. Y lo cierto es que no le puede importar menos lo que digan Wall Street, la prensa o los analistas. Lo único que le importa son sus productos y sus clientes.

Si quieres lo mejor y estás dispuesto a pagarlo, entonces Apple recibirá tu dinero con los brazos abiertos. Y si no estás dispuesto a abrir la cartera, dudo que a Apple le importe un carajo.

Imágenes | Wrong Way de David Goehring, Wall Street Bull de htmvalerio, Fail Stamp de Nima Badiey. En Applesfera | Resultados financieros del último trimestre fiscal del 2013, El zillonario negocio de las cifras contra Apple, Entrevista a Tim Cook en Business Week.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos