Blogger invitado: Pedro Ample nos habla del iPad

Sigue a Applesfera

ipad_pedro10.jpg

“Blogger Invitado” serán tres entradas en las que hemos invitado a conocidos bloggers y amigos de Applesfera para que nos cuenten su visión sobre la presentación de Apple de ayer. Para la primera opinión hemos contado con Berto Pena, y ahora para la segunda le toca el turno a Pedro Ample (también conocido como Pedro10):

La experiencia de usuario. Eso es todo lo que importa del iPad.
Podría tener un procesador más rápido, una cámara integrada, una mejor pantalla, cargador solar de batería y otro para cartuchos de café. Sí, hasta podría hacerte el café. Y seguramente todo eso y más cosas acaben siendo características que aparezcan entre las tripas del dispositivo en futuras actualizaciones, pero por ahora, a Apple todo eso le importa un bledo. Antes tenían otro trabajo que hacer. Y en mi opinión, han acertado.

Lo que nos llega es el máximo exponente jamás inventado de la filosofía de los de Cupertino para el gran mercado. Nada más… Ni nada menos.

La prioridad era sacar algo polivalente y usable. Apple quería, sobre todo, un nuevo “contenedor” multimedia en el que confluyesen todos sus sistemas de distribución de contenidos online y eso limitaba mucho el uso que el tablet podía hacer de tecnologías que acaban de despegar, como la tinta electrónica.

Una versión modificada de Snow Leopard para iPad no podría competir en rendimiento y estabilidad con la de un Mac de escritorio, dadas las limitadas características técnicas del nuevo equipo. Sería un enorme quebradero de cabeza intentar adaptar sus programas para que se ejecutasen decentemente. La mayor ventaja con respecto a un portátil se reduciría a poder manejarlo con los dedos, lo que hubiese sido insuficiente a todos los efectos. Si la intención era buscar un nuevo hueco en el mercado, yo creo que más bien le habrían cavado un hoyo.

Usar una versión mejorada del sistema operativo del iPhone me parece la decisión correcta, por la simpleza y probada efectividad de su interfaz, pero sobre todo por el éxito de sus aplicaciones. Ha traído a la plataforma Mac a más desarrolladores que nunca, y eso es una garantía a la hora de esperar los más variopintos programas escritos especialmente para aprovechar las capacidades del iPad, con todas sus ventajas y esquivando en lo posible sus inconvenientes, o lo que es lo mismo: Menos cuelgues y muchas aplicaciones exclusivas.

El iPad es, probablemente, el ordenador más sencillo de utilizar de todos los tiempos. Claro, conciso y con las suficientes posibilidades como para que la gran mayoría de los usuarios no necesiten otro en su vida y le saquen más partido del que nunca habrían sacado a un sobremesa al uso… Sin virus, sin instalaciones, solo descargar, abrir, usar. Todo un nivel por encima que antes en rapidez y eficacia, convirtiendo las funciones más usadas en el día a día, como navegar, descargar y escuchar música o mandar e-mails, en algo tremendamente sencillo, visual e intuitivo. No va más allá en funcionalidades, como los más optimistas soñaban… Va más allá en familiaridad, en naturalidad, en comodidad.

Me da la impresión de que Apple le ha puesto al iPad eso que tienen muchos de sus productos y que no sale entre las especificaciones, ese nosequé que hace que apagues tu “sensor de informático” para simplemente confiar y hacer lo que de verdad tienes que hacer. El efecto “rueda del iPod”. Pongamos por ejemplo las transiciones al pasar las páginas de un libro, no son necesarias, pero sirven para reforzar la idea orgánica de que todo está basado en la realidad, de que nunca tendrías que leer un manual para entenderte con tu nuevo gadget. Este sí que es el ordenador para olvidarte del ordenador.

Como diseñador hubiese sido feliz con la posibilidad de utilizar un stylus para dibujar o retocar fotos, pero aunque sea con los dedos, puedo seguir haciéndolo. Eso mismo le pasará al que necesite escribir a mano sus notas. Los lectores más ávidos puede que prefieran una pantalla de tinta electrónica, pero también pueden leer en esta. Y podría seguir citando ejemplos de muchísimos usuarios y profesionales que sin encontrar en el iPad el tablet ideal para sus necesidades más concretas, pueden dar con soluciones suficientes para usarlo. Muchas veces lo que para el mercado de consumo son ventajas, se convierte en inconvenientes para usuarios avanzados. Es muy difícil contentar a todo el mundo. No es un producto que haya nacido para ser imprescindible para todos, el tiempo dirá si para algunos de nosotros lo acaba siendo. Solo es el principio de todas las evoluciones que le seguirán. Mientras tanto, puedo seguir haciéndome un café como antes.

pedro_applesfera.jpgDiseñador gráfico e ilustrador familiarizado con la producción y edición de video. Adicto absoluto a los Macs y usuario fiel desde que se estrenó con uno allá por el año 92. Durante su ecléctica carrera ha trabajado en entornos muy variados, relacionado directamente con Apple, en varios estudios de diseño y actualmente “peleando” como freelance. Se apunta a un bombardeo y en internet hay buenas pruebas de ello: Tiene un blog (pedro10.com) y un Tumblr (pedro10.tumblr.com) donde podéis conocer un poquito más sobre él.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios