Síguenos

El logotipo original de Apple fue diseñado en 1976 por Steve Jobs y Ronald Wayne, tercer fundador de Apple y gran olvidado de su historia. En él aparecía el ilustre Isaac Newton sentado bajo su famoso manzano. Por suerte, ese mismo año fue reemplazado por el conocido logotipo multicolor del diseñador Rob Janoff, que permaneció en activo hasta principios de 1999 cuando, según cuentan, un resucitado Jobs insistió en simplificarlo aún más eliminando todo rastro del arco iris para dar la bienvenida a “la era Jonathan Ive”: menos es más.

La forma del nuevo logo era idéntica a la del anterior, pero no se estableció una directriz clara al respecto del color que debía tener, sino que este ha ido variando para adaptarse a las circunstancias: gris en los equipos, azul en Mac OS X (o negro en Leopard), cromado en el cuadro de diálogo “Acerca de ese Mac” y la rediseñada web de Apple, o blanco en la mayor parte de publicidades. Independientemente de esto, la manzana de Apple es una de las marcas más reconocidas del mundo y junto con la de Nike, de las pocas que han superado la necesidad de acompañar el símbolo con su nombre.

Como curiosidad mencionar que la mayor parte de fuentes suministradas por Apple incluyen su logo y solo tenemos que pulsar Opción-G para hacerlo aparecer. Por eso, si vuestro navegador soporta Unicode ahora mismo deberíais de estar viendo una preciosa  (manzana) en lugar de algún extraño carácter.

Para terminar, una pregunta. ¿Qué uso le habéis dado a las pegatinas de la manzana incluidas con la mayor parte de productos de Apple? Las mías decoran mi coche, un disco duro externo y el interior de una de las puertas de mi armario, destinada a toda clase de recuerdos.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

25 comentarios