La pregunta es clave: ¿puede Apple permitirse el lujo de lanzar un iPhone "S" este año?

Sigue a Applesfera

iPhone 5

Si este fuese un año “normal” ahora mismo estaríamos hablando de la posibilidad de un iPhone 5S y casi todos daríamos por descontado que la actualización del móvil de Apple sería, como en otras ocasiones, una actualización menor pensada para poner a punto algunas características del terminal. No hace falta ser adivino, algunos aspectos del iPhone 5 no se modificaron respecto al iPhone 4S y dejaron claro que había espacio para la mejora sin necesidad de modificar el terminal.

Pero este año, como decía, es diferente o al menos eso parece. Lo primero que hay que destacar es esa posible idea de que Apple presente más de un terminal al año, pero aún más interesante que eso radica la pregunta que encabeza el título de esta entrada: ¿se puede permitir Apple el lujo de aguantar un año más con un lanzamiento de segunda clase, es decir un iPhone 5S?

iPhone 5S, iPhone 6, iPhone 6S… ¿aún tiene sentido lanzar actualizaciones de segunda?

Yo lo comentaba durante mi análisis y Pedro en el suyo, el iPhone 5 es un terminal exquisito en acabados, realmente lo es. Es uno de los dispositivos de consumo con mejores acabados que he visto nunca y absolutamente todo en él destaca (sobre todo los primeros días antes de que se empiece a marcar). Pero las sensaciones de novedad y equipo premium terminan en ese mismo momento.

El resto de terminal es pese lo que no pese, más de lo mismo. La línea extra de iconos es útil, sí, pero no deja de ser una mejora tan sumamente mínima que pasados los días sigues extrañando el no tener una pantalla más grande. El resto del terminal susurra continuismo.

Es más potente, pero no notarás casi ninguna mejora en tu día a día, es más delgado y fino pero pasada la novedad tampoco supone una mejora sustancial, la pantalla… En definitiva. El iPhone 5 parece un terminal de lujoso acabado al cual la “novedad” radica únicamente en dicho aspecto.

Podrías pensar que Apple apenas ha modificado el iPhone con el paso del tiempo, pero los diferentes cambios generacionales si que han representados cambios importantes en la plataforma.

iPhone 5

  • iPhone original -> iPhone 3G. Las novedades fueron pocas, pero el 3G era necesario para la correcta distribución del terminal en otros mercados y realmente marcó la diferencia.
  • iPhone 3G/3GS -> iPhone 4. La pantalla retina y una cámara por fin a la altura marcaron una diferencia enorme. El terminal estrenaba de nuevo un acabado no visto hasta el momento, intentando emular al iPhone original.

Las lagunas del iPhone 5, dejadas ahí por Apple con todo el sentido del mundo, parecen fácilmente reparables en una segunda edición. Una mejor cámara, más memoria RAM, alguna que otra característica nueva… Son lagunas que están ahí desde el primer día para dejar claro que había espacio donde mejorar el equipo y donde una versión “S” tendría sentido.

El problema ahora radica no en cómo de justificable son dichas mejoras, que como siempre Apple anunciará como si de la salvación del mundo se tratase, radica en sí los consumidores le permitirán a Apple dicha concepción extra de tiempo hasta que el iPhone 6 llegue al mercado.

Si tenemos en cuenta los números podemos comprobar como las ventas del Q4 del 2012, justo antes de la salida del iPhone 5, fueron un auténtico desplome para los números que maneja Apple y donde Samsung supo hacerse con una clara ventaja gracias a sus dispositivos estrellas. Es decir, el iPhone 4S aguanto a duras penas un periodo de 11 meses en mercado (ni siquiera llego a durar el año).

Teniendo en cuenta los buenos números del iPhone 5, por el momento, pero las duras críticas recibidas por un grueso número de fans, todo parece indicar que las ventas al final del periodo de un posible iPhone 5S podría resultar incluso peores que en el caso del iPhone 4S.

Todo esto justifica incluso más la posible salida de dos terminales este año, o al menos la dilatación de los lanzamientos por un periodo comprendido entre los 6 y los 10 meses, acortando las cifras que manejamos hasta el momento. En junio un posible iPhone 5S con mejoras secundarias tiene sentido, mucho más de lo que podrías pensar, si al final del año nos encontramos con un terminal completamente renovado o al menos a principios del 2014.

iPhone 5

Esto también daría sentido al lanzamiento de terminales “S” con actualizaciones de bajó nivel con la excusa de que un nuevo terminal será lanzando en menos de un año con mejoras reales y no una actualización de cámara.

En definitiva, aún tenemos que esperar para comprobar cual es la versión final de la realidad. De lo que no tengo ninguna duda es que este año vamos a ver una apuesta ligeramente diferente en lo que a lanzamiento de terminales iOS se refiere.

En Applesfera | Razones por las cuales Apple podría haber reducido el número de pantallas para la fabricación del iPhone, o no

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios