Síguenos

Steve Jobs

Toda esta historia es una historia de búsquedas y de encuentros. De extraordinarias casualidades que más bien parecen tirabuzones que conectan los puntos más alejados, pero que el final, no lo están tanto. Más allá de la historia de la tecnología, incluso más importante que ella misma, es quien está detrás de ella.

Cuando comenzamos a interesarnos por la tecnología, nos fijamos en los productos. Son ese comienzo y ese final de una marca donde no vemos ningún otro extremo. No hay nada alrededor con ellos, pero… si por cualquier motivo, encontramos uno, sólo uno, que se aleja por completo del resto y nos llama la atención más poderosamente… nos fijamos en algo más. ¿Cómo se llega a algo así? ¿Quien crea algo así? Ya supondréis que estoy hablando de Apple.

Y sabréis que de quien hablo es de Steve Jobs.

Esos años

steve jobs joven macs

Me siento muy cómodo volviendo a escribir sobre Jobs. Desde el 5 de Octubre de 2011, no ha habido realmente muchas oportunidades para hacerlo, por eso quizás hoy me apetece recordar con vosotros algunos instantes de su vida. Hoy veréis muchas noticias sobre él en televisión, en prensa, en blogs. Y ninguna de ellas hablarán de él, sino de su ausencia. De este año sin Steve Jobs.

No me parece justo. Las valoraciones serán sobre lo que ha hecho Apple, o no ha hecho, en este último año, pero personalmente, prefiero recordar lo que Jobs hizo por Apple durante los años anteriores. No os equivoquéis, no era una época dorada, al menos no toda. Jobs cometió posiblemente los errores más grandes que un hombre puede cometer, pero en este extraño juicio de la vida, la balanza se equilibró por momentos con extraordinarios toques de genialidad.

Recuerdo las primeras keynotes de Apple que vi. Me pareció extraño, curioso, casi una caricatura o un acto montado, que un hombre dueño de una empresa se empeñase a presentar su propio producto. Su Mac. Su iPod. Su iPhone. Suyo. A lo largo de éstos años, me he dado cuenta que la excepción a todo esto es ese pronombre posesivo cargado de verdad en esta compañía. Los productos eran fruto de de un proceso de maduración y refinamiento tal, que prácticamente contenían el ADN de todos los que trabajan en Apple.

Esta compañía

esta compañía keynote

Estar en un medio como Applesfera me ha brindado muchas oportunidades. Lamentablemente jamás tuve la oportunidad de conocer a Steve Jobs personalmente, pero he tenido (y tengo) la inmensa suerte de conocer a gente dentro de Apple y fascinarme por su trabajo. Su dedicación, su búsqueda de la excelencia, su constante persecución hacia algo más que el mero producto, su envidiable fuerza. De nuevo ese pronombre.

Todo ésto, toda esta fuente de energía sólo pudo ser convertida en la compañía que hoy conocemos por un alquimista como Steve Jobs. Lo importante de él es que no se detuvo, siempre estaba en movimiento. En los años buenos, en los malos. Quizás incluso más en los malos. Ese grito que rompía la monotonía tecnológica y esos golpes en la mesa que tambalearon a lo establecido en diferentes épocas. Eso fue Steve Jobs. Y en eso se ha convertido Apple.

¿Queréis hablar de Apple? Lo estáis haciendo del hombre que la fundó. Estáis hablando de un ADN que es mucho más antiguo que el iPhone que lleváis en el bolsillo, fruto de una revolución en la mente de alguien que quiso ver más allá, y lo más importante: lo consiguió. Al fin y al cabo, todos somos capaces de ver las cimas de las montañas, pero muy pocos llegan hasta allí.

Él

Al hablar de él un año después, en esta pequeña bruma de la nostalgía en la estamos envueltos ahora mismo, es inevitable pediros que me acompañéis a revisar algunos vídeos que se encuentran por Internet. Éstos me gustan especialmente. El primero que os voy a poner muestra a un Jobs jovencísimo, en 1980, donde explica el origen del nombre de Apple: “Simplemente decidimos que íbamos a llamarlo Apple Computer […] porque nos dimos cuenta que era la yuxtaposición de algo que parecía resumir a donde queríamos ir, lo cual es simplicidad, pero con una sofisticación muy refinada”. (tenéis el vídeo completo aquí)

Otro de esos buenos vídeos para el recuerdo: Era Agosto de 1998, y Jobs se entrevistaba con un periodista de la Fox para hablar sobre el lanzamiento del iMac original. A la pregunta de “¿Seguirá en Apple después de este período de relanzamiento?”, Jobs responde “Entré con la condición de que ese no fuera mi problema. Yo sólo quiero enseñar a todo el mundo mi iMac”:

El documental One Last Thing se emitió en la Public Broadcasting Service estadounidense, hace unos meses. Se trata de una compañía de televisión pública sin ánimo de lucro, fundada en 1969, y éste es uno de los mejores documentales sobre Jobs que podéis ver ahora mismo:

Dejando los cientos de vídeos que podríamos revisar de lado, voy a acabar con uno bastante especial. El regreso de Jobs a Apple, en 1997, cuando la compañía estuvo al borde de la quiebra. Fue una keynote especial, porque más que una presentación de productos, era una declaración de intenciones.

Steve Jobs falleció el 5 de Octubre de 2011, a los 56 años de edad. Hoy hace un año de eso. Pero sin duda, hace muchos más desde que este hombre convirtió la creación de productos electrónicos en toda una filosofía de simplicidad y eficiencia. Esa herencia imborrable, ese carácter tan marcado, no se han borrado de la Apple con la que vivimos hoy en día, con la que disfrutamos la tecnología y de la que exprimimos hasta la última gota de utilidad.

Podemos hablar de lo que impulsa a los genios, podemos desearle buena suerte a Tim, podemos odiarlo o recordarlo. Lo imposible, sin embargo, es negar que ésto acaba de empezar, que lo empezó él y que quedan años de maravillas y emociones a partes iguales por vivir.

Gracias Steve.

En Applesfera | La historia del hombre infinito, mi análisis de la biografía de Steve Jobs

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

26 comentarios