PowerPC: El adiós a una arquitectura

Sigue a

powermacg4.jpg


Como todos sabemos ya, la arquitectura PPC (Power Perfomance Computing) será definitivamente abandonada por Apple con la salida del próximo felino de la marca de la manzana. Después de años utilizando esta tecnología y minusvalorando la que después adoptarían, se acerca el momento en el que la transición se complete.

Pero después de tanto tiempo con Power PC, que menos que hacer un ligero recuerdo de lo que fue la arquitectura intentando vislumbrar lo que perdemos y ganamos con el cambio. ¿Tan malas eran las expectativas?

Una de las principales excusas que dio Apple para el cambio de arquitectura fue que el G5 no evolucionaba. Consumía tal cantidad de energía y se calentaba tanto que a Apple le resultaba literalmente imposible implementarlo en la gama de portátiles, no en vano la gama iBook y PowerBook solo llegaron a montar G4, ¿pero donde empezó todo esto?

Podríamos decir que el embrion de la arquitectura PPC fue desarrollado por John Cokce a finales de los años setenta mientras trabajaba para IBM. El prototipo 801 fue contruído bajo el patrón de RISC (Reduced Instruction Set Computer). Simplificando la idea, se esperaba que con el envío de menos instrucciones, pero más rápido, el procesador sería capaz de hacerlas de una manera más sencilla (y por lo tanto más rápida).

Pero no fue literalmente así para este microprocesador. Utilizado en las estaciones de trabajo RT de IBM no dio el rendimiento que se le esperaba, por lo que IBM se enfrascó en el diseño de un procesador mucho más potente, de ahí nació la arquitectura POWER. En 1991 IBM se percató que tenían entre las manos un chip con infinidad de posibilidades, por lo que se acercó a Apple buscando su colaboración para desarrollar una gama de procesadores para introducir al gran público.

ppc601.jpg

Apple, con un largo pasado de colaboración con Motorola y la vasta experiencia de este en la fabricación de microprocesadores invitó a la compañía a que se uniera a las deliberaciones con IBM. De aquí saldría la alianza conocida como AIM (Apple, IBM, Motorola). Se formaban los bandos de la guerra, por un lado estaba la triada AIM y por el otro Microsoft con su Windows e Intel con su generación de procesadores 80386 y 80486.

Motorola se encontraba en una disyuntiva. Su familia de procesadores, la 68000 había generado pingües beneficios, pero su sucesora, la 88000 no estaba funcionando tan bien. De repente tenían un diseño “ganador” entre sus manos, en el cual no habían invertido ni un mísero dolar, que les posibilitaba mantener un cliente importante (Apple) y adquirir uno nuevo (IBM). Pero había un problema, el 88000 se estaba produciendo.

Apple ya tenía los primeros prototipos diseñados con este nuevo chip de Motorola, si conseguían hacer compatible via BUS de datos a este procesador con el hardware ya desarrollado, Apple y Motorola podrían sacar maquinas al mercado sin tener que rediseñar absolutamente toda la placa base, ganando un tiempo precioso. El PowerPC daba a luz.

Pero claro, el System 7 estaba desarrollado, habia que reescribirlo para la arquitectura PowerPC lo cual se intentó pero no fue posible realizarlo completamente, para las partes del sistema que no habian podido ser reescritas, se emulaban, lo cual conllevaba una ligera perdida de rendimiento. Como mero dato anecdótico este System 7, en su versión 7.5 introdujo la definicion de Mac OS en su pantalla de inicio.

macos7.gif

Cuando el Primer PowerPC fue introducido en el mercado, todo el mundo pareció interesarse en él. Ademas de Apple, tanto Motorola como IBM presentaron equipos con esta arquitectura y empresas como Microsoft o Sun Microsystems desarrollaron versiones de sus sistemas operativos para esta arquitectura (Windows NT 3.51 y Solaris OS). Durante mediados de los noventa, los procesadores PowerPC mostraban mejores resultados de rendimiento que la arquitectura x86 de Intel.

Pero este aparente interés se esfumó rápidamente, ante la evidente falta de software desarrollado para esta arquitectura, las versiones de Solaris y Windows NT para los procesadores PowerPC pronto fueron abandonadas. Solo Apple se mantuvo firme al ver una manera de intentar romper el dominio de Microsoft e Intel en el mercado.

Durante los siguientes años, y hasta el final de los noventa, la arquitectura PowerPC siguió con su desarrollo. Motorola desarrollo procesadores como el G3 y G4 de todos conocidos por las maravillosas maquinas de Apple que propiciaron y en el año 2003 IBM creo el G5, el primer procesador PowerPC de 64-bit. Al año siguiente, Motorola se salió del mercado de la fabricacion de procesadores creando una empresa independiente Freescale Semiconductor, que sería la encargada de seguir con los diseños. IBM haría lo mismo vendiendo todas sus patentes a una compañía externa. A su vez Apple, por las razones anteriormente comentadas, y con visos a nuevos productos, realizaría la transición a Intel. ¿Era el fin de la arquitectura?

aceofspades.jpg

Al parecer, nada más lejos de la realidad. IBM enfocó esta arquitectura al mercado de las videoconsolas y las tres grandes montan arquitectura PowerPC. Nintendo lo hizo en su Gamecube, y ahora en su Wii. Sony lo ha hecho actualmente con su Playstation 3 (tal vez la consola más potente del mercado). Y Microsoft ha incluido los procesadores PowerPC en su Xbox360.

La empresa creada por Motorola, Freescale, ha seguido con el desarrollo de los chips, por lo que no sería de extrañar que el encargado de gestionar todos los sistemas eléctricos de tu coche sea un procesador PowerPC (al parecer ha resultado bastante usado por el sector de la automoción). Incluso el caza de combate F-35 monta un PowerPC dual.

La historia esta plagada de guerras a este nivel… VHS-Betamax, Laser Disc-Compact Disc, Blue ray-HD DVD, PowerPC-Intel y resulta curioso que siempre gane el peor dotado en primera instancia. Aunque hasta ahora, el cambio de plataforma, nos está llevando a los maqueros a niveles de potencia y compatibilidad que antes no podíamos siquiera soñar.

Imágen | Rudolf Schuba

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios