Sigue a Applesfera

Steve Jobs

La red ha recordado hoy a Steve Jobs en el primer aniversario de su muerte de las formas más diversas. Wired le ha rendido tributo comparándolo con otros grandes innovadores como Nikola Tesla y Henry Ford. La CNN ha destacado su capacidad para decir “No”. La BBC señala el hecho de lo mucho que se le sigue echando de menos en Silicon Valley. Y Apple nos ha obsequiado con un merecido homenaje en la página principal de su web.

Nosotros tampoco hemos querido ser menos, y aunque quitamos el crespón de nuestra cabecera para mover página, seguimos recordándole con nuestro más sincero cariño. A continuación encontraréis la primera parte de una recopilación de fotografías y anécdotas del cofundador y presidente ejecutivo de Apple durante sus años más gloriosos. El futuro es brillante gracias a su huella, pero hoy toca mirar al pasado.

Steve Jobs

100.000 dólares al año en zumo orgánico de naranja y zanahoria, eso es lo que gastaba el equipo de desarrollo de Mac anualmente allá por 1985. No es que fuesen los chicos más sanos de California, es que Jobs sustituyó todos los refrescos de la oficina por estos zumos de la marca Odwalla. Los ingenieros, conscientes de la capacidad sobrenatural de Steve para convencer a la gente de lo que fuera, incluso hicieron unas camisetas que decían “Campo de distorsión de la realidad” por un lado y “¡El secreto está en el zumo!” por el otro.

Steve Jobs

Macs de regalo para el hijo de Yoko Ono y la hija de Mick Jagger. Jobs asistió a la fiesta que Yoko Ono le había preparado a su hijo Sean Lennon por su noveno cumpleaños y le regaló un Macintosh. Andy Warhol, que también se encontraba entre los invitados, quedó maravillado al ver que podía dibujar un círculo con el ordenador utilizando QuickDraw pero Jobs parecía más interesado en la opinión del niño pequeño. ¿El motivo? Aquí lo tenéis…

“Los adultos se sientan y preguntan, ¿Qué es esto?, pero los chicos dicen en su lugar, ¿Qué puedo hacer con él?”

Steve Jobs

Cuando nadie creía en el ratón y pensaban que era algo ineficiente frente a los teclados y macros, Jobs fue el primero en apostarlo todo a la hora de comercializar este nuevo dispositivo de entrada… algo similar a lo que ocurrió en 2007 con el iPhone y en 2010 con el iPad. Apple no inventó las pantallas táctiles, pero vaya si fueron instrumentales en su boom actual.

“Hemos hecho montones de estudios y pruebas con él ratón y es mucho más rápido para todo tipo de tareas como cortar y pegar”

Steve Jobs

En 1985 la revista Playboy realizó una interesante entrevista a Jobs de la que, entre otras cosas, aprendimos que ya por aquella época la gente pensaba que Apple cobraba demasiado por sus ordenadores. “Algún día puede que seamos capaces de fabricar una pantalla en color por un precio razonable. En cuanto al sobreprecio, los inicios de un nuevo producto lo hacen más caro de lo que será más tarde. Cuantos más podamos producir, mejores precios podremos conseguir. Estoy seguro que muchos seguís esperando, pero la respuesta de Jobs a la pregunta de si en realidad se trataba de una estrategia para sablear a los early adopters fue aún mejor:

“Eso es simplemente falso. Tan pronto como podamos bajar los precios, lo haremos. Lo cierto es que nuestros ordenadores son más baratos ahora que hace unos pocos años atrás, o incluso el año pasado. Pero eso también es cierto para los PCs de IBM. Nuestra meta es conseguir que los ordenadores lleguen a decenas de millones de personas, y cuanto más baratos podamos hacerlos, más sencillo será conseguirlo. Me encantaría que el Macintosh costase 1000 dólares”.

Steve Jobs

Existe un increíble número de paralelismos entre Steve Jobs y el fundador de Polaroid, Edwin Land, uno de sus héroes personales:

  • Ambos estaban obsesionados con los detalles. Cuando Polaroid lanzó la SX-70 en 1972, Land quería que fuese perfecta refiriéndose a ella como “mi preciosa cámara” y tomando parte en todo, incluso la selección del cuero del cuerpo exterior.
  • Ambos dedicaron su vida a diseñar productos que fuesen lo más sencillos posibles y los dos estaban convencidos de que hacerlo de este modo era lo más difícil de todo.
  • Las presentaciones de Land fueron una fuente de inspiración para Jobs. Para la presentación de la SX-70, Land llenó la sala con 10.000 tulipanes rojos y amarillos para que la gente pudiera sacarles fotos.
  • Ambos sufrieron fracasos por ir por delante de lo que era tecnológicamente factible producir sin problemas. Polaroid no era capaz de fabricar suficientes SX-70 para cubrir la demanda y un tercio del primer millón de unidades tenían problemas con la batería, la película o el mecanismo de la cámara.
  • Polaroid también tuvo su propia guerra termonuclear por el tema de las patentes. El Samsung de Land fue Kodak, quienes en 1990 tuvieron que pagarles 925 millones de dólares, la mayor cifra alcanzada en un juicio de este tipo hasta el pasado mes de agosto con la condena a Samsung de 1052 millones.

¿Y sabéis lo más curioso? A Land también lo echaron de su propia compañía. Esto es lo que opinaba Jobs sobre ello:

“El Dr. Edwin Land era un inconformista. Dejó la universidad de Harvard y fundó Polaroid. No sólo fue uno de los grandes inventores de nuestro tiempo sino que, más importante aún, supo ver el cruce entre el arte, la ciencia y los negocios y construyó una empresa para reflejarlo. Polaroid hizo eso durante algunos años pero finalmente le pidieron al Dr. Land, uno de esos brillantes inconformistas, que abandonase su propia compañía, una de las cosas más estúpidas que he oído nunca. Land, a sus 75 años, se fue para dedicar el resto de su vida a la investigación pura, tratando de descifrar el funcionamiento de la visión en color. Es un tesoro nacional. No entiendo por qué la gente como él no puede ser admirada como modelos: es lo más increíble que alguien puede querer ser además de astronauta, no un jugador de fútbol sino esto.”

Steve Jobs

Más sobre Steve Jobs en 1001 Experiencias | Steve Jobs: pasión, rebeldía e intuición
En Applesfera | Los años de Steve Jobs

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios