El iPhone 5s se confirma en las pruebas como el smartphone más potente del mercado

Sigue a Applesfera

Chip A7 del iPhone 5s

El nuevo chip A7 no es rápido. Es lo siguiente. Duplica la ya impresionante velocidad de CPU y gráficos del chip A6. Pero aún hay más: convierte el iPhone 5s en el primer smartphone con arquitectura de 64 bits del mundo. Ahora tienes la tecnología de un ordenador de mesa en un teléfono ultrafino. Y como diseñamos iOS 7 para funcionar con 64 bits, aprovecha al máximo las ventajas del chip A7. En dos palabras, una bestia.

Así describe Apple en su web el corazón del iPhone 5s, el chip A7, y al parecer no exageraba nada. Anand Lal Shimpi de AnandTech ha sometido a una extensa batería de pruebas al nuevo teléfono de la manzana para medir su potencia y rendimiento gráfico y los resultados dejan pocas dudas:

Rendimiento de la CPU

Como de costumbre, el método más frecuente para medir el rendimiento de la CPU a través de diferentes plataformas es mediante pruebas de Javascript y HTML5 en sus navegadores, aunque encontraréis algo curioso en la comparativa. Anand ha decidido incluir dos prototipos de tablets con los nuevos SoC de Intel y Qualcomm, el Bay Trail FFRD y el MSM8974 Snapdragon 800 MDP/T.

Normalmente se trataría de una comparación bastante injusta, siendo las tabletas dispositivos menos condicionados por el consumo (gracias a su batería considerablemente mayor) que pueden permitirse el lujo de funcionar a frecuencias mayores. Sin embargo, sorpresa, el trabajo realizado por Apple en el A7 hacen que el rendimiento del iPhone 5s no solo sea competitivo con ambos sino que llegue incluso a superarlo en determinadas ocasiones. Si esto es lo que han logrado en el iPhone, ¿qué podemos esperar el mes que viene de la nueva generación de iPad?

SunSpider Javascript Benchmark 1.0

Tiempo total en ms (menos es mejor)

El rendimiento de Bay Trail (Atom Z3770) era lo máximo hasta la semana pasada, pero el procesador de doble núcleo del A7 lo supera erigiéndose como el SoC más rápido testado por Ananadtech en SunSpider. No llega a duplicar al A6 del iPhone 5 pero se queda cerca del 75% de mejora.

SunSpider

Mozilla Kraken Benchmark 1.1

Tiempo total en ms (menos es mejor)

Kraken es un benchmark más duro diseñado para llevar al límite al procesador con la ventaja de ser demasiado poco conocido como para que las compañías hayan optimizado sus navegadores y motores de js para rendir mejor en él, ofreciendo por tanto un resultado menos “adulterado”.

Es realmente sorprendente que el A7, aun funcionando a una frecuencia de reloj muy inferior al Snapdragon 800 y los Cortex A15 de ARM, y presumiblemente también con un consumo menor, logre adelantarse a ellos con una velocidad 2.3 veces superior a la pasada generación del iPhone.

Kraken

Google Octane Benchmark v1

Puntuación (más es mejor)

Otra dura prueba superada con éxito en este test diseñado para Octane, el motor de Javascript de Google, y que por lo tanto tiende a ir mejor en aquellos dispositivos con Chrome dejando al 5s en desventaja. Ni eso impide que la versión móvil de Safari funcionando en 64 bits friegue el suelo con sus rivales naturales situándose muy cerca de Bay Trail.

Octane

Browsermark 2.0

Puntuación (más es mejor)

El último test es también uno de los más interesantes al estar diseñado para representar las ganancias de rendimiento que veremos con el uso normal de un navegador. La mayoría de dispositivos se mueve en un rango de puntuación muy simular, siendo el LG G2 de cuatro núcleos el único que se acerca más a la marca del A7.

Browsermark

Rendimiento gráfico

Todas las evidencias apuntan a que el chip A7 del iPhone 5s cuenta con una GPU PowerVR Series 6 “Rogue”, concretamente una variante del PowerVR G6430 de 4 clusters que supone un cambio considerable respecto al diseño del A6. Este cuenta con una arquitectura completamente escalable muy similar a la de las GPUs de AMD y Nvidia, y aún sin entrar en farragosos detalles técnicos, os interesará saber que en términos de potencia está a la par del iPad 4 con 76,8 GFLOPS frente a los 28.8 GFLOPS del iPhone 5 o los 51.2 del S4 Pro del Nexus 7 de 2013 o el Snapdragon 600 del Samsung Galaxy S4.

GLBenchmark 2.7 Fill Test (Offscreen 1080p)

Millones de texels por segundo (más es mejor)

Esta primera prueba nos ofrece el rendimiento teórico de la GPU y cumple con lo prometido duplicando la tasa de píxeles que pueden renderizarse y escribirse en la memoria de vídeo en un segundo del iPhone 5.

GLBenchmark

GLBenchmark 2.7 Triangle Throughtput (Offscreen 1080p)

Millones de triángulos por segundo (más es mejor)

Las dos siguientes pruebas muestran el único inconveniente de la nueva arquitectura de la Serie 6, y es que a diferencia de los diseños anteriores con varios núcleos que duplicaban por completo todo el hardware, los clusters de Rogue tan solo duplican los arrays de shaders. Esto no tendrá mayor importancia en los juegos reales sino que más bien refleja un mejor balance entre el número de triángulos por segundo, la pasterización de gráficos vectoriales y los shaders.

GLBenchmark

GLBenchmark

GLBenchmark 2.7 – T-Rex HD

Fotogramas por segundo (más es mejor)

La prueba toda la parrafada anterior: en esta prueba intensiva que trata de simular las técnicas y requisitos que utilizan los juegos reales apreciamos nuevamente el doble de rendimiento, siendo además el primer dispositivo testado por AnanaTech capaz de superar la barrera de los 30 fps en él.

GLBenchmark

GLBenchmark 2.7 – T-Rex HD (Offscreen 1080p)

Fotogramas por segundo (más es mejor)

Mientras que la prueba anterior mide el rendimiento real que obtendremos en el iPhone 5s, las pruebas offscreen ponen en perspectiva su rendimiento frente al resto eliminando las diferencias de resolución que existen entre cada dispositivo renderizando las imágenes a una resolución fija de 1080p. Esto equipara algo las cosas, colocando al A7 justo por detrás (¡por un fotograma!) del Adreno 330 (Snapdragon 800) de Qualcomm.

GLBenchmark

GLBenchmark 2.7 – Egypt HD

Fotogramas por segundo (más es mejor)

La prueba Egypt es mucho más ligera, estudiando la carga de trabajo de la mayoría de juegos actuales, no de los más punteros, aunque se está quedando un poco anticuada ya. El resultado es que, a diferencia del iPhone 5, el 5s sí que alcanza la tasa de refresco de la pantalla ofreciendo la máxima suavidad que podríais llegar a apreciar, dándonos cierta garantía de que no encontraremos el menor problema para mantenernos siempre por encima de los 30 fps en la inmensa mayoría de títulos.

GLBenchmark

GLBenchmark 2.7 – Egypt HD (Offscreen 1080p)

Fotogramas por segundo (más es mejor)

Nuevamente, en la prueba offscreen el Adreno 330 toma la delantera, aunque probablemente a una temperatura y consumo muy superiores al PowerVR G6430 del chip A7.

GLBenchmark

3DMark Unlimited – Ice Storm

Puntuación (más es mejor)

Aunque su objetivo final es medir el rendimiento de la GPU, 3DMark se apoya mucho más que GLBenchmark en el ancho de banda de la memoria y la CPU (con una carga de CPU por encima del 50% frente al 6-25% de GFXBench), dando una perspectiva diferente que en el caso del test Ice Storm vuelve a dar la delantera en rendimiento general al Snapdragon 800/Adreno 330. El motivo de este cambio de papeles se encuentra principalmente en los cuatro núcleos de la CPU del LG G2, frente a los dos núcleos del A7 aunque cada uno de estos individualmente sean más potentes.

3DMark

3DMark Unlimited – Graphics

Puntuación (más es mejor)

Cuando las pruebas gráficas se apoyan más en la GPU que en la CPU, el G6430 del iPhone 5s retoma su posición a la cabeza de la competencia a pesar de que 3DMArk sigua metiendo una carga de CPU muy superior a lo normal.

3DMark

3DMark

3DMark

3DMark Unlimited – Physics

Puntuación (más es mejor)

Las pruebas de simulación física de 3DMark lograron exprimir las configuraciones con cuatro núcleos, pero también ofrecieron resultados demasiado sospechosos (como que el iPhone 5s que por detrás incluso del 5) que no se ven respaldados por otras pruebas. Todo esto ha llevado a Anand a pensar que quizás se haya topado con algún bug de Cyclone, el nuevo motor de pruebas de esta herramienta, por lo que de momento mantenemos esta gráfica con un gran interrogante.

3DMark

Basemark X – On Screen

Fotogramas por segundo (más es mejor)

Las pruebas de rendimiento gráfico concluyen con una tercera herramienta, Basemark X, con diversas simulaciones de juegos con una complejidad más cercana a GLBenchmark 2.7 que al nuevo 3DMark Ice Storm. Los resultados en pantalla son claros, aunque un bug de la aplicación en iOS 7 impidió a Anand realizar las pruebas offscreen en el iPhone 5s y 5c quedando también pendientes para otra ocasión.

Basemark X

64 bits

Como nota final merece la pena señalar la mejora de rendimiento que implica el salto a los 64 bits del chip A7 gracias entre otras cosas al nuevo conjunto de instrucciones A64. Al igual que el iPhone 5 y el 5c, el iPhone 5s también cuenta con 1 GB de RAM, una cifra lejos de los 4 GB a partir de los cuales se consigue el beneficio más conocido de esta arquitectura, pero no es el único. Así, los motivos de Apple para impulsar este cambio van más bien por ese nuevo set de instrucciones y un mayor número de registros de propósito general que ya de por si mejora el rendimiento entorno al 10%.

Ambos suponen una mejora mucho más sustancial en ámbitos como la compresión o codificación, con incrementos del 825% trabajando con el cifrado AES (utilizado por Touch ID o el Llavero iCloud) o un 245% con el sistema de funciones hash SHA. Así que sí, no importa qué parámetro mires, potencia bruta o gráficos, la S del iPhone 5s definitivamente es por su velocidad. Como bien dice Apple, una bestia.

Vía | Anandtech
En Applesfera | El chip A7 convierte al iPhone 5s en el primer smartphone de 64 bits del mundo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios