Compartir
Publicidad
Publicidad
Cómo he logrado dormir mejor gracias al iPhone y al Apple Watch
Tutoriales

Cómo he logrado dormir mejor gracias al iPhone y al Apple Watch

Publicidad
Publicidad

Reconozco que nunca he sido una persona de sueño fácil, y mis hábitos han sido siempre más noctámbulos que diurnos. Sin embargo y con el tiempo, comencé a notar que cada vez me acostaba más tarde y al despertarme siempre a la misma hora, poco a poco comencé a dormir menos. Antes de comenzar a ser más disciplinado con el sueño, decidí averiguar cuál era el patrón del sueño y cómo podía comenzar a mejorarlo.

Un enfoque más o menos científico que me daría las claves para saber dónde podía mejorar y qué medidas adoptar. Para mi fase de estudio contaba inicialmente con el iPhone, pero todo mejoró sustancialmente cuando incorporé el Apple Watch a esta fase de análisis, y esta ha sido mi experiencia con las aplicaciones utilizadas y el método aplicado.

Sleep Cycle Ios Sleep3

¿Funcionan realmente las apps para mejorar la calidad del sueño?

Era una de las dudas que me carcomían: ¿puede realmente una aplicación en el móvil o smartwatch terminar por aumentar la calidad de tu sueño? Investigué bastante sobre el asunto y la respuesta indiscutible es que sí, son efectivas. Y no hay ninguna varita mágica, sino que se trata simplemente de contar con más elementos de juicio que no ayuden conocer mejor las pautas del sueño y actuar en consecuencia.

Dicho de otra manera y empleando el paralelismo, sería algo similar a utilizar RunKeeper o similares para la actividad deportiva: no hay un efecto directo en la mejora del rendimiento deportivo, pero contar con datos e información termina por estimular el hábito. Y con el sueño pasaba lo mismo: a fuerza de ir revisando el número de horas de sueño y su calidad, comencé a preocuparme más por el asunto y a acostarme antes. Así, que en conclusión, duermo más y mejor.

Sleep

Midiendo el sueño con el iPhone

En una primera etapa opté por el iPhone para hacer seguimiento del sueño, y en concreto por Sleepcycle, la que dicen que es la mejor aplicación para el iPhone en su segmento y considerada dentro de la selecta lista de 'Imprescindibles' por parte de Apple. Y pronto descubrí por qué: el funcionamiento es realmente sencillo, y basta con colocar el iPhone bajo la almohada para que el sistema comience a registrar con gran precisión todos los movimientos. Por otro lado, esta aplicación cuenta con una opción de despertador en función de los ritmos circadianos, algo que resultaba muy interesante.

Sleepcycle sincroniza a la perfección los datos con Salud de Apple y pronto comencé a establecer correlaciones entre diversos factores de mi día a día: a qué hora me acostaba, si ese día había hecho ejercicio, el estrés... Desde ese momento comencé a tomar medidas y la primera fue adelantar una hora la cena y en consecuencia, la retirada a la cama. En una semana había logrado arrancar una hora más de sueño en mi rutina, y a sentir que ser conscientes de la calidad del sueño tiene una gran importancia.

Poco a poco, el asunto se fue convirtiendo en un adictivo juego en el que comprobaba cada mañana la calidad del sueño, los movimientos en fase REM y la sensación al despertar en función de la noche. Sin embargo, pronto descubrí las limitaciones del iPhone para este menester: poner el dispositivo debajo de la almohada resulta siempre molesto y por otro lado, en los viajes, no siempre hay un enchufe junto a la cama.

Screen390x390

El salto al Apple Watch

Siendo ya un yonqui del estudio del sueño a escala amateur, mi siguiente prueba fue optar por el Apple Watch y lo primero que descubrí fue que no hay muchas aplicaciones dedicadas al sueño para el dispositivo, posiblemente por la errónea creencia de que es necesario cargar el reloj por las noches. La primera que probé fue Sleep Pulse 2, y pronto descubrí las ventajas del Apple Watch en lo que respecta al sueño.

Llevar el dispositivo en la muñeca en lugar de esconderlo debajo de la almohada es ya de por sí un gran avance y seguro que la precisión es superior al emplear el acelerómetro de forma directa desde la muñeca. Sin embargo, esta aplicación me dio muchos problemas a la hora de sincronizar los datos con iOS y de ahí a Salud, y descubrí la parte más gris de las apps de sueño de Apple Watch: están muy verdes por lo general. En mi ansia por investigar más sobre el asunto di el salto definitivo con Sleep ++.

En una semana había logrado arrancar una hora más de sueño en mi rutina, y a sentir que ser conscientes de la calidad del sueño tiene una gran importancia.

Esta aplicación, pese a que acumular muchos votos negativos en su última actualización, es la que mejores resultados me está dando fundamentalmente por su sencillez de uso y lo bien que sincroniza con su equivalente en iOS y en consecuencia, con Salud. Lo peor de esta aplicación es que carece de despertador y su homónima en iOS apenas ofrece datos destacados, con lo que el margen de análisis resulta pobre. Pero cumple su función y lo hace bien: de un vistazo se puede ver con precisión la calidad real del sueño.

En Applesfera | Todo sobre salud

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos