Compartir
Publicidad

Diez años después, vuelve el sonido de calidad a los hogares con el HomePod y compañía

Diez años después, vuelve el sonido de calidad a los hogares con el HomePod y compañía
57 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Durante los años noventa y los primeros dos mil era imposible entrar en una casa y no encontrar, en algún lugar aventajado, una minicadena de música. Según el grado de melomanía del dueño, junto a una enorme colección de casettes y CD's, también vinilos. Si había hijos en el hogar, quizás dos minicadenas, una en un espacio común como el salón y otra en la habitación del joven. En zonas como el cuarto de baño o la cocina tal vez podíamos encontrar un radio-CD, A.K.A. "loro", que amenizase las duchas y las horas entre fogones.

Con la llegada de los portátiles, el MP3 y Spotify, la música en el hogar dejó de ser cosa de minicadenas y equipos dedicados

Esto fue engullido sin piedad en cuanto los ordenadores portátiles, los smartphones y las tablets llegaron a los hogares. Por supuesto que hay honrosísimas excepciones que acompañaron a estos dispositivos con altavoces, inalámbricos o no, pero es indudable que para la gran mayoría fue suficiente con el sonido de su smartphone o de su ordenador.

Se perdió esa "música del hogar" que protagonizaban las minicadenas, que se quedaron obsoletísimas en la medida en que apareció el MP3 primero y Spotify después. ¿Quién puede volver a escuchar música cambiando CD's a razón de 20 canciones por disco teniendo la infinidad en una aplicación del escritorio?

Las minicadenas y similares no fueron las únicas damnificadas por el avance de portátiles y smartphones: el teléfono fijo ha pasado a tener cada vez menor demanda. Hay telecos que ofrecen fibra sin línea fija y el precio de sus llamadas tiende a cero. Hay quien quiere repensar su concepto y darle una nueva vida, como Movistar ha anunciado en el MWC 2018, pero el concepto original tiene los días contados en el entorno doméstico.

Siri, llama a mamá. Siri, recomiéndame un restaurante mexicano en Valencia.

Si el boom de los portátiles en el hogar podemos situarlo entre 2004 y 2005, el de Spotify en 2010 y el de los smartphones en 2012, tenemos casi una década de ocaso progresivo de ese sonido del hogar en altavoces y equipos dedicados. Hay salvedades maravillosas como los míticos altavoces con conector de 30 pines para el iPod o quien tiene un equipo de Sonos en casa, por ejemplo, pero por desgracia no son un producto masivo y apenas pasan del nicho.

El HomePod en el caso de Apple, otros altavoces inteligentes en otros ecosistemas, son el relevo natural del teléfono fijo y de las minicadenas de música

Ahí es donde entra el HomePod. Y el Google Home, y el Amazon Echo, y todos sus derivados. Algunos con más vocación de altavoz, otros que sacrifican calidad de sonido a cambio de mantener la "inteligencia" y contener el precio. Todos simbolizan lo que viene: el regreso del sonido de calidad, y no en el altavoz de un ordenador portátil, al hogar.

En la última década ha existido un vacío que ahora empieza a llenarse. Con el paso de los años, las alternativas aumentarán, el precio promedio caerá y se irá democratizando la figura del altavoz inteligente.

Volvemos al teléfono fijo: estos altavoces también le suplen a él. Con ellos podemos hacer llamadas personales y también consultar ciertos servicios que antes hacíamos con él. ¿Quién recuerda a los 11811, 11888 y compañía? Servicios de información telefónica que Internet condenó por completo. Ahora esas funciones se integran en los altavoces inteligentes. Demasiadas diferencias positivas.

Hp1
  • Llamadas. Aunque el HomePod todavía no trae esta función nativa, es esperable que llegue en una próxima actualización. Mientras tanto, es posible usarlo pasando antes por el iPhone.
  • Música: más de cuarenta y cinco millones de canciones y listas de reproducción seleccionadas.
  • Información: gratuita e inmediata frente a de pago y con espera de por medio.
  • Más servicios: como podcasts, envío de mensajes, realizar cálculos, usarlo como temporizador o alarma, etc.

Bonus: con el HomePod, Apple sigue la estrategia de diversificación del iPhone que además sirve para amarrar al usuario en su ecosistema. Quizás alguien con solo un iPhone lo tenga fácil para pasarse a Android, pero alguien que también tiene un Watch y un HomePod va a tener más dificultades para tomar esa decisión.

En Applesfera | El HomePod sigue al pie de la letra la estrategia de Apple para triunfar.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos