Publicidad

Mac mini con chip M1, análisis: un sobremesa que impresiona hoy y seguirá impresionando durante meses
Análisis

Mac mini con chip M1, análisis: un sobremesa que impresiona hoy y seguirá impresionando durante meses

Después de ocho años en los que mi iMac de finales de 2012 me ha dado un estupendo servicio, llegó la hora del cambio. A nivel profesional necesitaba un ordenador de sobremesa compatible con macOS Big Sur, así que cuando vi que Apple incluía el chip M1 en un nuevo modelo del Mac mini tuve una gran alegría. Temía que sólo presentasen portátile, pero no fue así. Ya sabía cuál iba a ser mi próximo Mac.

Unas semanas después, ya lo tenía en casa y listo para ser instalado. Ya os conté mis primeras impresiones hace unos días, pero ahora que llevo más tiempo trabajando con él puedo ampliar mis sensaciones en este análisis del Mac mini con chip M1 desde el punto de vista de alguien que lleva años sentándose ante un iMac todo-en-uno.

Conservando el diseño mientras se cambia el enfoque

Mac Mini M1 2

No os voy a engañar, la situación ideal habría sido que Apple hubiera presentado un iMac con Apple Silicon el pasado 10 de noviembre. No dudé ni un momento en adquirir el Mac mini la misma noche de su presentación, pero preferí mucho más eso que no tener que comprar un portátil cuando mi iPad Pro con Magic Keyboard cubre perfectamente mis necesidades cuanto estoy fuera de mi mesa de trabajo. El Mac mini implica perder la comodidad del "todo en uno", poniendo más cables en la mesa y dependiendo de más accesorios de terceros. Pero seamos optimistas: un poco de maña distribuyendo los cables puede hacer que el escritorio de trabajo con un Mac mini siga siendo limpio y ordenado. Sólo necesitas algo más de tiempo y paciencia con la organización.

Mac Mini M1 Lateral

El aspecto externo de este Mac mini no ha cambiado, pero sí que ha cambiado su enfoque. El Mac mini se presentó como un Mac económico, pasó algo desapercibido como centro de reproducción multimedia para el televisor y Apple lo reenfocó como un ordenador para los aficionados con posibilidades de expansión y procesadores más decentes.

Ahora, con el cambio a los chips Apple Silicon, el Mac mini abandona todos esos enfoques y pasa a ser el Mac de sobremesa por excelencia. Al menos mientras sigamos esperando el nuevo iMac, pero incluso cuando eso ocurra el Mac mini se quedará como una opción barata y potente. Un Mac que será suficiente para todo el público general e incluso el aficionado y algunos profesionales. Las posibilidades del chip M1 permiten eso sin problemas.

Eso comporta, por ejemplo, que a Apple ya no le interese que abras la tapa inferior del Mac mini. Mientras antes se fomentaba la posibilidad de cambiar los módulos de memoria RAM o el almacenamiento, ahora todo queda concentrado en una pequeña placa base. Este ordenador está pensado para que lo compres y sólo lo amplíes con periféricos externos.

De hecho, la placa base que hemos visto en algunos desmontajes es tan pequeña que poco sentido tiene que el Mac mini siga teniendo ese mismo diseño. Parece como si Apple hubiera querido lanzar un sobremesa con Apple Silicon lo antes posible para cubrir esa gama, y eso hubiese significado no rediseñar y empequeñecer el Mac mini en esta primera generación. O eso, o simplemente habrá futuros modelos con más componentes que necesitarán el espacio que ahora mismo queda libre en el interior del ordenador.

¿Mac mini? De mini no tiene nada

Mac Mini M1 About Personalmente he elegido la configuración con 16 GB de memoria, aunque muchos defienden que los 8 GB estándar de memoria combinada son más que suficientes para el usuario general.

Sobre el rendimiento del ordenador pocas dudas tengo: creo que es el Mac más rápido que he probado o tenido en mi vida. Ya tenéis las pruebas de rendimiento en las primeras impresiones, así que ahora me centraré en la experiencia y sensaciones de utilizar un chip M1 después de estar acostumbrado a usar chips Intel durante décadas en Windows y macOS.

Y la sensación se resume fácilmente: este Mac no es rápido, es instantáneo. Estamos tan acostumbrados a las pausas de carga con las aplicaciones y la configuración del ordenador que no anticipamos las mejoras que macOS Big Sur trae con el nuevo chip. Aplicaciones que antes tardaban uno o dos segundos en cargar ahora lo ahcen instantáneamente, sin más. Fotos, aplicación en la que ahora mismo tengo más de 3.000 fotografías y vídeos, me carga tan rápido que parece que estemos cargando un editor de texto llano, un bloc de notas.

El chip M1 ya se hace notar con los primeros minutos de uso, pero te das cuenta del verdadero salto que has dado cuando vuelvas a usar un Mac con chip Intel

Ya te sorprendes cuando empiezas a trabajar con él, pero te percatas más cuando vuelves a utilizar un Mac con chip Intel. En mi caso eso ocurre a diario con mis clientes: recientemente he configurado un nuevo MacBook Pro de 16 pulgadas con chip Intel Core i9, de los tope de gama, y aún con esas prestaciones he notado cargas más lentas. Y mejor no os cuento mi sorpresa cuando he oído los ventiladores de ese MacBook Pro funcionando mientras sincronizaba archivos de iCloud Drive: la ventilación de mi Mac mini no se ha hecho notar en ningún momento de mis pruebas, incluso cuando estaba ejecutando los tests de rendimiento. Nada.

Safari Big Sur ¿Abrir la portada de Applesfera y resto de medios de Webedia España? Cosa de décimas de segundo en Safari.

Esto se nota especialmente en Safari, navegador que aprovecha todas las ventajas del chip M1. Las páginas web se cargan tremendamente rápido, llegando a darte la sensación de que ahora tienes una conexión más rápida. Soy usuario de Chrome desde hace años, pero la diferencia de rendimiento en este caso es tal que le estoy dando una nueva oportunidad a Safari. Páginas web con alta cantidad de javascript, como Gmail, rinden como jamás había visto.

Algunas ventajas de este rendimiento y eficiencias, sin embargo, son diferentes a lo que podemos ver en los MacBook Air y MacBook Pro con chip M1. Los portátiles salen del reposo instantáneamente, pero aunque el Mac mini haga lo mismo no tenemos el mismo efecto ya que debemos esperar a que la pantalla externa reaccione. Donde sí notamos de nuevo el cambio instantáneo es en los cambios de resolución, que aparecen sin latencia.

La velocidad de lectura y escritura de datos también se beneficia de la integración directa con el chip M1. El test de BlackMagic habla por sí solo:

Mac Mini Disc Speed

A nivel empírico, he podido comprobar cómo copiar 10 GB de datos del Mac a un disco externo SSD conectado por USB-C tardaba entre 7 y 8 segundos. Si vienes de un ordenador con discos duros mecánicos o Fusion Drive como es mi caso, el cambio es enorme y conribuye también a la sensación general de rendimiento. Como dice mi compañero Julio César, los benchmarks no sirven del todo para medir cómo de rápidos son estos nuevos Mac.

No voy a explicarme demasiado sobre lo experimentado con las aplicaciones nativas para el chip M1 y las aplicaciones emuladas bajo Rosetta 2, porque la diferencia de rendimiento es demasiado baja como para quejarse. Las aplicaciones que se ejecutan con Rosetta son rápidas, con una primera carga que tarda algo más por el funcionamiento del emulador. Las ejecuciones posteriores rinden como cualquier aplicación abierta nativamente en un Mac con Intel. El usuario general no notará ninguna diferencia, y probablemente ni se dará cuenta de que está ejecutando una aplicación emulada. La sorpresa viene cuando se ejecutan las aplicaciones nativas, con su carga instantánea y su rendimiento nunca visto hasta ahora.

Conclusiones: de repente, los Mac dan un salto hacia el futuro

Mac Mini M1 Trasero Los sólo 2 puertos USB-C serían quizás uno de los poquísimos inconvenientes de este Mac mini, y no creo que sea difícil solventarlo con una futura generación de chips M1 que aporte más controladores.

Es indiscutible que la decisión de abandonar la plataforma Intel y lanzarse a la piscina con una arquitectura propia ha sido una de las mejores decisiones que ha tomado Apple en años. Insisto en que ningún benchmarking o prueba de rendimiento de algún tipo puede transmitir lo que verán todos los usuarios: un Mac cuya velocidad ha aumentado varios niveles. Apple Silicon es, simplemente, otra liga. Es como si los Mac hubieran avanzado cinco años en el futuro, pero de repente. Si quieres que lo resuma en sólo una palabra, esa palabra es impresionante.

Y sí, podemos empezar a hablar (y con cierta razón) de los argumentos que pueden surgir en contra de este chip M1: no podemos emular Windows, aunque ya se están dando pasos para que eso sea posible a medio plazo. Quizás este chip M1 pasará a ser "el chip barato y menos-bueno" en cuanto otros SoC como el llamado "M1X" aparezcan en los iMac o MacBook Pro de gama alta que deberíamos ver en 2021. Quizás ocurre como pasó con las generaciones originales de los iPhone, iPad y Apple Watch, que quedaron obsoletos más rápidamente. Algunos opinan que este Mac mini no me va a durar ni mucho menos los ocho años que me ha durado el iMac de 2012 con el que he trabajado hasta hace poco.

Mac Mini M1 Iphone Una idea para mejorar el Mac mini: ¿base de carga por inducción en su parte superior?

Pero aún con todo esto, creo que comprar hoy este Mac mini en caso de que necesites un Mac de sobremesa no es para nada una mala decisión. Buena prueba de ello es que yo mismo he dado el paso: el Mac mini que he analizado no es un modelo de cesión si no que es un modelo que me he comprado y con el que escribiré prácticamente todos mis artículos de Applesfera a partir de ahora. Y con lo barato que es, si me dura 5 años soportando las versiones más recientes de macOS ya consideraré que ha sido una buenísima inversión.

Si eres alguien que se está pensando en adquirir este Mac mini o cualquier otro Mac de sobremesa, he aquí mis conclusiones resumidas:

  • Si eres un usuario general, con necesidades cotidianas, no dudes ni un segundo en comprar este Mac mini.
  • Si eres un aficionado a la fotografía, vídeo o programación y quieres un Mac en el que poder hacer tus experimentos, este Mac mini es capaz de cubrir estas necesidades que podríamos llamar semi-profesionales. Y es capaz de hacerlo sin despeinarse. Incluso hay profesionales que han abandonado sus máquinas Intel tope de gama y se han lanzado hacia el M1.
  • Sólo te recomendaría seguir con un Mac Intel si por la razón que sea necesitas emular Windows o tenerlo instalado con Boot Camp. Nada más. El Mac mini M1 rinde estupendamente incluso cuando hay la necesidad de ejecutar la suite de Adobe con Rosetta: no notaremos diferencia alguna.

Termino: lo mejor de todo es que si este chip M1 va a ser "lo peor" de lo que nos va a venir encima en los próximos meses, el futuro de los Mac es brillante. Pero que no os asuste esta predicción, porque insisto en que este Mac mini es una compra excelente. Lo es hoy, lo será mañana y lo será bien entrado 2021 si eres un usuario general. Si eres de los que dudan, puedes dejar de hacerlo.

Temas

Publicidad

Publicidad

Inicio