Compartir
Publicidad
Samsung Gear S3 Frontier: la experiencia de un usuario de iPhone y Apple Watch
Analisis

Samsung Gear S3 Frontier: la experiencia de un usuario de iPhone y Apple Watch

Publicidad
Publicidad

A comienzos de este año, Samsung nos sorprendía lanzando una app de iOS para controlar sus relojes inteligentes más avanzados. Aunque los que estuvieron al tanto ya sabían desde septiembre de 2015 las intenciones de los coreanos.

He tenido la oportunidad de probar el Samsung Gear S3 Frontier durante más de una semana, utilizándolo cada día con un iPhone y un Apple Watch en la otra muñeca. En consecuencia y a diferencia de otros análisis realizados con un terminal Android, el enfoque de este artículo es desde el punto de vista de un usuario del iPhone. ¿Es el Gear S3 una buena alternativa al Apple Watch?

Samsung Gear S3 Frontier: especificaciones técnicas

  • Dimensiones: 49 x 46 x 12.9 mm.
  • Peso: 62 gramos.
  • Pantalla: 1,3 pulgadas circular Super AMOLED.
  • Resolución: 360 x 360 píxeles, 278 ppp.
  • Sistema operativo: Tizen.
  • Memoria interna: 4GB.
  • Conectividad: 802.11n Wi-Fi, Bluetooth 4.2, NFC.
  • Sensores: GPS, acelerómetro, barómetro, luz, ritmo cardíaco.
  • Resistencia: IP67, resistente al agua.
  • Batería: 380 mAh.
  • Carga: inalámbrica e inductiva.
  • Precio: 399 euros (359 euros en Amazon).

Un hardware diferente e interesante

Img 0599

Personalmente, tenía especial interés por ver de qué era capaz el competidor más formidable de Apple en smartphones y también en relojes inteligentes. Lo primero que notas cuando tomas el Gear S3 Frontier en tus manos es su peso y dimensiones. Es un smartwatch grande. Muy grande.

El tamaño de un reloj es cuestión de gustos. Pero comparado con un Apple Watch de acero de primera generación, el Gear S3 pesa bastante, casi un 25% más. Y también es voluminoso en la muñeca. Por mi peso, mis muñecas son delgadas y el reloj sobresale por arriba y por abajo.

Img 0608
Su diseño circular, gran autonomía y bisel giratorio son las características más destacadas del Gear S3

Uno de los aspectos que más gustará es la pulsera. Samsung ha elegido el estándar de 22mm para sus pulseras, de modo que podrás colocar cualquiera de este tipo. La que viene de serie cuenta con una pequeña pestaña para poder colocarla sin necesidad de herramientas, lo cual es un detalle muy cómodo.

Pero sin duda, lo que resulta más llamativo en el Gear S3 es su bisel giratorio. Se trata del mismo bisel que tienen algunos relojes tradicionales para determinadas funciones, además de proteger el cristal. En este caso, Samsung ha decidido utilizar este elemento "de otra época" y unirlo a un producto de tecnología punta. El resultado es muy satisfactorio.

Img 0606
El bisel es especialmente útil, pero la colocación de los botones está pensada para la mano izquierda

De manera constante, uno se encuentra girándolo simplemente por el placer de jugar con él. Aunque su función es mucho más práctica que estética, ya que mediante este bisel podremos desplazarnos a lo largo de la selección de apps que tengamos instaladas, así como por los menús verticales y los widgets. La respuesta es instantánea.

En el lateral derecho nos encontramos con el botón "atrás" y el lanzador de apps, ambos con una respuesta correcta. El problema es que no hay manera de cambiar la orientación del software para hacer cómodo su uso en la mano derecha. Si lo colocas ahí, tocar los botones con el pulgar no es nada cómodo.

Img 0602

No podemos olvidarnos de la inmensa duración de la batería. En mis pruebas, ha durado una media de tres días holgados, una autonomía que llamará la atención de quienes busquen un smartwatch con excelente duración de la batería. Aunque, como veremos a continuación, viene determinado por el software.

Una integración con iOS que hace aguas

Actualizacion

A pesar de las buenas sensaciones que deja el Gear S3 Frontier, gustos aparte, donde el reloj hace aguas es en la integración con iOS. El software de este reloj es el sistema operativo propio de Samsung, llamado Tizen. En conjunto con el hardware no he experimentado ningún lag ni esperas cuando abría apps, al contrario que en el Apple Watch original y a pesar de watchOS 3.

Donde sí que hay esperas es cuando necesita traer información del teléfono para mostrar algo. Salvo que se trate de un smartwatch con conectividad de datos, en cuyo caso no dependes de nadie. Este es un paso al que Samsung se ha adelantado a Apple. Todo esto no importa porque la integración del Gear S3 Frontier con el iPhone falla de forma casi constante. Estos son los problemas más graves:

  • El Gear S3 te avisa de que para poder actuar como altavoz en llamadas de teléfono, debes establecer una segunda conexión bluetooth con tu iPhone. La sincronización inicial ya era complicada de por sí y añadir una segunda vía lleva un tiempo considerable.
  • No te puedes fiar de la conexión con tu iPhone. Puedes estar recibiendo notificaciones y llamadas durante la mayor parte del día y tras unas horas darte cuenta de que no recibes ninguna. Esto se debe a que la app acompañante de Samsung tiene que estar siempre abierta en segundo plano. De modo que si iOS cierra la app por cualquier razón, no tendrás más que una leve vibración en la muñeca para indicarte de que se ha perdido.
  • Musica
    Aquí no hay excusas: la integración con iOS es incompleta y deja mucho que desear
  • Actualizar y descargar apps funciona cuando quiere. He recibido el mensaje de imposible actualizar una app más veces de las que puedo recordar. Al final es una batalla perdida.
  • S Health debería ser una app independiente, pero en vez de eso está contenida dentro de la que controla el Gear. Esta es la única pega que le he encontrado, porque por lo demás da bastante información y de manera clara. A veces se cierra de forma inesperada, pero deja de ser sorprendente.
  • Samsung Pay tampoco funciona con un iPhone. La opción de activarlo, sencillamente, no existe.
  • Introducir música en el dispositivo es tremendamente complicado. Necesitas enchufar tu Gear a una red Wi-Fi, conectar un ordenador a la misma red y teclear la dirección IP en el navegador. Después debes cruzar los dedos para que se sincronicen.
  • S Voice simplemente no funciona. Siempre que le he pedido poner una cuenta atrás, llamar o escribir a alguien o que me dijera el tiempo, me respondía que no podía procesar la solicitud. Eso después de esperar varios segundos con el brazo en alto (mucho más que con un Watch original).

La experiencia queda muy tocada con los numerosos problemas que nos encontramos con el Gear S3 y un iPhone. Es cierto que algunos de ellos son debidos a que Apple no ha creado un kit de desarrollo para otros fabricantes, dejando la integración más profunda para su Apple Watch. Pero otros son responsabilidad de Samsung.

S Health

Estos problemas ensombrecen los puntos buenos que tiene el Gear S3 Frontier. Y son bastante interesantes:

  • Esferas de otros desarrolladores, una demanda que llevamos pidiendo desde que Apple presentó su reloj. Las hay de todos los gustos, con complicaciones y accesos directos a apps y widgets. Esto es justo lo que necesita el Apple Watch y no tiene.
  • Un sistema de navegación por menús, textos y apps muy sencillo gracias al bisel giratorio. Rápido de utilizar cuando te acostumbras y agradable. Mucho mejor planteado que el "panel" de apps del Watch.
  • Fácil acceso a la información durante un ejercicio de entrenamiento. Girando el bisel tenemos todo a nuestro alcance (aunque se echa de menos tener la hora en su menú principal).
  • Unos widgets muy a mano (nunca mejor dicho), gracias al bisel. Aunque la información proporcionada no se actualiza con rapidez.

Gear S3 e iOS: conclusiones

Img 0601

Samsung ha aportado buenas ideas a este smartwatch. El bisel giratorio, diseño redondo, la respuesta del software y la gran autonomía son su mejor carta de presentación. Sin embargo, a pesar de que el software tiene puntos interesantes, éstos son aislados y sepultados por una conexión con el iPhone errática e incompleta. La mayor parte de acciones cuestan demasiados pasos para completarlos, si es que se consigue.

No se sabe hasta qué punto es limitación de iOS o de la propia Samsung. La beta de la app acompañante en iOS nunca debería haber salido en su estado actual. A los coreanos les queda mucho trabajo por hacer. Tal vez, la versión con 3G tenga un comportamiento más independiente y le permita ignorar parte de la sincronización con el terminal, pero habrá cosas como las notificaciones que no podrán sortear.

Img 0605
El Gear S3 está en una posición incómoda frente al Apple Watch en una plataforma como iOS

Nuestros compañeros de Xataka ya avisaron de su falta de integración con smartphones Android de marcas distintas a Samsung. En el caso de iOS, esa integración hace que no sea una opción para quienes tengan esta plataforma como dispositivo principal. A diferencia de la buena compenetración que tiene este smartwatch con un smartphone de Samsung, el iPhone y el Gear no se llevan nada bien.

Es una pena porque esto nos dice que la única alternativa completa en iOS es el Apple Watch. Un reloj cuyo diseño rectangular es más eficiente a la hora de mostrar texto, pero que no es del gusto de todos. Que Samsung no haya superado esta prueba es una muestra de que es muy probable que nadie más ajeno a Apple lo consiga. ¿Veremos algún día un kit de desarrollo para fabricantes de wearables en iOS?

En Amazon | Gear S3 Frontier, 359 euros.

En Applesfera | Apple Watch Series 2, análisis: ¡muévete!

En Xataka | Samsung Gear S3, análisis: más eficiente y autónomo, pero, ¿mejor?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos