Compartir
Publicidad

El corto pero intenso camino recorrido por Passbook

El corto pero intenso camino recorrido por Passbook
23 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La semana pasada estuve en un viaje fuera de España que implicaba coche, trenes y aviones. Todos los billetes de tren y de avión los tenía descargados en Passbook, la app que Apple presentó en junio de 2012 junto a iOS 6. Cuando ya estaba volviendo en el último tren de vuelta a casa me di cuenta de cuánto había contribuido esta app a la comodidad del viaje. Sin billetes que imprimir ni que perder olvidados encima de la mesa del salón. Sin rebuscar en la mochila en los controles provocando colas kilométricas. Todos en un mismo lugar.

Fue entonces cuando me acordé que esto no siempre fue así. Han tenido que pasar más de dos años para que Passbook haya adquirido esta utilidad y conveniencia. Un tiempo en el que Apple ha ido añadiendo funcionalidades pero que no servirían de nada sin el apoyo que ha tenido de multitud de empresas que han decidido abrazar el sistema.

Un desaparecido Forstall nos mostraba el funcionamiento de la app hace dos años. Con trituradora de papel incluida para cuando los pases ya no fueran necesarios. Las funcionalidades que incorporaba desde su estreno eran:

  • Entradas de cine y eventos deportivos.
  • Saldo en la cuenta de Starbucks con la que además se podía pagar la cuenta.
  • Tarjetas con saldo para iTunes.
  • Billetes de tren y avión.
  • Cupones de descuento y tarjetas de fidelidad.

Unos usos muy puntuales que en un principio abocaban esta app a la misma carpeta que el kiosco. Sin embargo, con el paso del tiempo fueron incorporándose cada vez más empresas a la iniciativa.

A las pocas semanas del lanzamiento de iOS 6 ya se habían incorporado firmas como Sephora con gran éxito, McDonald's, Airbnb y Eventbrite. En nuestro país, Ticketea anunciaba la incorporación de este sistema como método para descargar las entradas para sus eventos. Tuvimos que esperar todo un año para que Renfe diera también el salto a Passbook.

Renfe Passbook 1

A pesar de todo, era inevitable preguntarse por qué el iPhone 5 no incorporaba NFC. Poder pagar con el móvil a través de Passbook era algo tan obvio que parecía que Apple había decidido dejarlo fuera deliberadamente. La realidad es que resolver los problemas planteados por el pago móvil suponían un auténtico rompecabezas.

Apple Pay y el empuje definitivo a Passbook

Captura De Pantalla 2014 10 08 A La(s) 14 22 48
En el pasado evento de septiembre Apple presentaba sus nuevos iPhones 6 y el Apple Watch, además de Apple Pay. Se trata de un sistema que combina el NFC de los iPhones nuevos o del Apple Watch con el que Apple quiere que nos olvidemos de nuestras carteras para siempre. Podremos utilizar Apple Pay tanto en tiendas físicas como en compras online o apps. En el caso del Apple Watch, es un sistema que recuerda al que Disney lanzó en sus parques de atracciones, solo que la doble autenticación se hace de manera diferente:

  1. El reloj de Apple detecta cuándo lo llevamos puesto gracias a sus sensores de ritmo cardíaco. Cuando nos lo quitamos y volvemos a poner, nos solicitará una contraseña o PIN para volver a utilizar el pago móvil.
  2. Cuando estemos ante un terminal NFC para pagar una compra, acercaremos el reloj al terminal y apretaremos el botón situado en el lateral para confirmar la compra.

Solucionado el asunto del hardware, faltaría ver cómo encaja el software encarnado en Passbook. A partir de ahora podremos introducir los datos de nuestras tarjetas de crédito en esta app, momento en el que pasaría a convertirse en un servicio por el que cobrarían un pequeño porcentaje a los bancos por la transacción y el incremento de la seguridad proporcionados.

Captura De Pantalla 2014 10 08 A La(s) 14 22 37

Este es el modus operandi de Apple: saco un producto o servicio que normalmente suele tener buena recepción en sus inicios y a partir de ahí itero hasta perder el conocimiento. Por ejemplo, antes de lanzar el iPod preparó un programa para gestionar la música (iTunes) y llegó a acuerdos con discográficas para colocar una tienda de música en él.

Con Passbook ha sucedido lo mismo, la primera versión era muy limitada pero lo poco que hacía lo hacía bien. Ahora, en su segunda gran iteración incorpora los pagos móviles. Pero un año antes han tenido que sacar un sensor de huellas digitales muy fiable además de llegar a acuerdos con entidades bancarias y de tarjetas de crédito en todo el mundo.

Passbook empezó como algo pequeño pero que amenaza con convertirse en un servicio dentro del ecosistema Apple de gran valor añadido. Para ello no necesita salir de la carpeta de apps desechables, simplemente estar ahí cuando se le necesita. Hasta Bill Gates dice que es un servicio fantástico.

En Applesfera | Apple Pay, dudas resueltasLa ambiciosa apuesta de Apple Pay en los pagos móviles.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio