Pues a mí me gusta el notch
Apple

Pues a mí me gusta el notch

En los comentarios de los diferentes artículos de Applesfera en los que hablamos del notch siguen viéndose muy diferenciadas las posturas a favor y en contra. Lo cierto es que es un elemento que, como parte del diseño, entra en el terreno de los gustos personales. Un terreno delicado en el que, sin embargo, voy a entrar para reflexionar por qué a mí, personalmente, me gusta el notch.

En el iPhone lo veo bien, en el Mac aún mejor

Lo primero que tengo que decir es que el notch del iPhone siempre lo he visto bien. Desde el iPhone X, que disfruté hasta el iPhone 11 Pro y luego en el iPhone 13 Pro, el notch me ha parecido un elemento lógico. Lógico porque la interfaz se integra en él excelentemente. Tal como está concebida la parte superior del notch, no siento que sea espacio de pantalla que pierdo, sino espacio de marco que gano.

Esto es más cierto que nunca en la orientación vertical del iPhone. En esta orientación solo los menús permanentes del sistema están ahí, lo que deja libre el resto del espacio para las aplicaciones. Un sistema que, repito, hace que sienta que gano espacio. En horizontal, sin embargo, la situación es distinta.

Personalmente no veo un gran inconveniente en que parte de la pantalla esté ocupada durante algún juego o una película en la que la orientación es horizontal, pero admito que es en dicha posición donde la integración entre hardware y software es algo menor.

La magia de la barra de menús a pantalla completa

Captura De Pantalla 2021 10 29 A Las 13 54 32

En el Mac, sin embargo, solo hay una orientación de pantalla, por lo que la integración del software alrededor del elemento físico es excelente. Yo uso casi todas mis aplicaciones a pantalla completa, en este modo el notch no está, no se ve, está totalmente desaparecido.

Desaparecido incluso si movemos el ratón a la parte superior de la pantalla para "desplegar" la barra de menús. Y pongo la palabra desplegar entre comillas porque, hasta ahora, cuando acudíamos a la barra de menús con una app a pantalla completa esta barra descendía de la parte superior y redimensionaba, aunque solo ligeramente, la aplicación. Se notaba especialmente en Safari, donde la página se movía ligeramente para acomodar un nuevo elemento en la pantalla.

En los nuevos MacBook Pro con el notch la situación es muy distinta. Cuando tenemos una aplicación a pantalla completa y acudimos a la barra de menús esta "aparece" en la parte superior. La aplicación no se redimensiona, ningún elemento de la interfaz se mueve, solo aparece la barra de menús en letras blancas sobre lo que fácilmente puede parecer el marco superior del Mac. Y en este aparecer el notch sigue siendo completamente invisible.

Lo voy a decir bien claro: me encanta. Llevo aproximadamente una semana disfrutando del nuevo MacBook Pro de 16 pulgadas y aún me sorprendo cuando acudo a la barra de menús y no ocurre ningún redimensionado. Es una transición tan suave, tan natural. Y, volviendo a lo que he dicho más arriba, me lleva al mismo sentimiento: estoy ganando espacio del marco, no perdiendo pantalla.

Una cuestión de fondos de pantalla

Comparacion

Ahora, ¿y si estamos fuera de la pantalla completa? Aquí la situación es ligeramente distinta. En primer lugar hay que decir que cualquier fondo de pantalla con la parte superior negra hace desaparecer el notch por completo. Unos fondos que además quedan genial gracias al contraste de la pantalla mini-LED.

Si utilizamos un fondo de color entonces sí, entonces el notch se ve. ¿Molesta? Personalmente no. Pero admito que esta es la parte más personal de todas, así que no entraré más en lo que es una cuestión de gustos.

Lo que sí puedo decir es que a nivel práctico, el notch nunca es un impedimento a la hora de utilizar los menús de las aplicaciones. Para esos menús, tal como podemos ver encima de estas líneas, el notch es simplemente un espacio que no debe ocuparse, nada más. Simple y llanamente.

Lo último que quiero es tratar de convencer a nadie de nada sobre el notch. Lo que sí quiero es reflexionar sobre los motivos por los que aprecio que Apple haya tomado la decisión de llevar la espectacular pantalla de los nuevos Mac hasta los bordes físicos del dispositivo. Apoyándome, además, en una semana de uso diario. Al final, y para terminar tal como he empezado el artículo: ¡A mí me gusta el notch!

Temas
Inicio