Compartir
Publicidad

Blogger invitado: Emilio Cano nos habla del iPad

Blogger invitado: Emilio Cano nos habla del iPad
Guardar
115 Comentarios
Publicidad
Publicidad

"Blogger Invitado" han sido tres entradas en las que hemos invitado a conocidos bloggers y amigos de Applesfera para que nos cuenten su visión sobre la presentación de Apple del 27 de Enero. Ya hemos leído las opiniones de Berto Pena y Pedro Ample, y ahora (para finalizar este pequeño especial de tres invitados) es el turno al gran Emilio Cano ("emilcar") :

El mítico anuncio del Macintosh original para la Super Bowl de 1984 acababa con una lapidaria frase en la que se transmitía que, gracias a aquel revolucionario ordenador, 1984 ya no sería como "1984", la novela que transcurre en un mundo dominado por totalitario y represor régimen político.

Estamos en 2010 y de momento los coches no vuelan, no pasamos fines de semana en la luna y no tenemos robots trabajando en casa para nosotros (con la notable excepción de la Roomba). Sin embargo, con la presentación del iPad, Apple ha conseguido que nos sintamos un poco más como en ese 2010 que la humanidad predecía en décadas anteriores.

El iPad parte de un hardware que, por supuesto, muchos encontrarán insuficiente o escaso de determinadas características, pero sin embargo tiene algo de lo que carecen todos los demás tablets del mercado: un software con una interfaz de usuario que se adapta perfectamente al hardware y a cada situación.

La usabilidad es un factor que, aunque cada vez está más valorado, sigue perdiéndose en el denso mar de las notas técnicas cuando llega un nuevo producto. ¿Hay teléfonos con mejor hardware que el iPhone? Sí ¿Alguno lo supera en usabilidad? Ni uno sólo. Y eso es lo que nos trae el iPad: usabilidad, hacer perfecta y cómodamente las (¿quizá pocas?) cosas que (de momento) hace.

Dicen en Apple que generalmente el consumidor no sabe lo que quiere hasta que no se lo pones delante de la nariz. Y creo que tienen razón, porque desde la vuelta de Jobs a la empresa ni uno de sus productos estrella (iMac, iPod, iPhone...) se ha visto exento de feroces críticas y recelos en el momento de su salida al mercado. ¿Un ordenador de colores sin disquetera y con conexión a Internet? ¿Un dispositivo caro para escuchar música? ¿Quién querrá comprar ese teléfono sin cámara de 5 megapíxeles? Ahora conocemos la respuesta a esas tres preguntas y sonreímos ante la inocencia de quienes entonces las formularon.

Tenemos delante el iPad y un rápido vistazo nos muestra cómo no se han conformado con fabricar un iPod Touch gigante. Han adaptado la pantalla principal con bastante elegancia (aunque creo que veremos mejorar este aspecto); han pasado aplicación por aplicación reconstruyendo la interfaz de usuario para hacerla más adecuada al nuevo dispositivo; han aprovechado los años de experiencia con el iPhone para incluso adecuar la interfaz a la orientación de la pantalla y a lo que demande cada aplicación en cada momento.

En resumen, no es un Mac OS X metido a puñetazos en un dispositivo más pequeño y tampoco es un iPhone OS estirado para ocupar un dispositivo más grande. Es un nuevo sistema operativo basado en los dos anteriores para aprovechar al máximo las capacidades del hardware sobre el que corre y eso, hasta ahora, no estaba en el mercado.

La demo que hemos visto de aplicaciones conocidas (iTunes, iPhoto, iWork...) nos ha llevado a todos a preguntarnos cuándo veremos toda esa interfaz maravillosa en las versiones para Mac OS X. Y cuando llegas a pensar eso, te das cuenta de que lo han vuelto a hacer. Han creado un nuevo tipo de dispositivo, algo increíble y tremendamente futurista que dentro de 60 días podremos tener el placer de usar en nuestro salón.

He dicho "salón", y no por mera retórica, sino porque Jobs y Schiller hicieron toda su demostración en un fastuoso sofá, dándonos claramente a entender que el iPad es un dispositivo para usar en casa, en la oficina, quizá en una demostración comercial o en un ambiente de trabajo, pero no es un dispositivo para llevar en la chaqueta y pasear con él por la calle, como pueda serlo el iPhone o cualquier iPod.

Me gustaría tener uno, pero puede que al final no lo compre porque entienda que no lo necesito. Tampoco tengo una Roomba y sin embargo soy capaz de admirarla más allá de lo útil que sea o no para mí.

Pero en definitiva, si finalmente lo tenemos, sentados en casa podremos mirar por la ventana y ver que los coches siguen sin volar; pero manejando en el iPad la INCREÍBLE interfaz de iPhoto para enseñar unas fotos a nuestros amigos, tendremos por fin la sensación de que 2010 es, al menos un poco, como 2010.


emilcar_applesfera.jpg
Emilio Cano, conocido como “emilcar” es el autor del blog y podcast sobre Apple emilcar.es, donde comparte con lectores y oyentes sus opiniones sobre la actualidad de Apple y sobre todo sus experiencias usando los productos de la marca, con una especial atención a la historia de la compañía de la manzana. En la actualidad también es presidente del GUM Murcia y ponente en el Macweekend, un ciclo itinerante de seminarios sobre Mac.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos