Publicidad

iPad mini con pantalla retina: primeras impresiones

iPad mini con pantalla retina: primeras impresiones
66 comentarios

Publicidad

Publicidad

Fue inesperado y completamente espontáneo (planeaba hacerlo algo más tarde), pero incluso con los problemas que han estado teniendo en las Apple Store pude hacerme con un iPad mini con pantalla retina. Y tras 24 horas configurándolo y usándolo, es la hora de comentar mis primeras impresiones.

Este nuevo iPad mini reemplaza un iPad de tercera generación (el primero que tenía una pantalla retina), así que en cuanto a definición en la pantalla no he notado mucho cambio. Tenemos la misma cantidad de pixeles que en el iPad original pero en una pantalla más pequeña, así que lo notaremos más que nada en imágenes con mucho detalle. Los que sí notarán un cambio radical serán los que pasen de un iPad mini original o un iPad 2 hacia este modelo, ya que en estos casos sí que la calidad de imagen mejora mucho.

ipad mini retina apple

La diferencia de peso es abismal: he pasado de sostener permanentemente un iPad de tercera generación con las dos manos a poder coger este iPad mini con una sola mano y no sufrir pesadez en ella a los pocos minutos. Aún así, hay que decir que el iPad mini con pantalla retina es ligerísimamente más pesado que el iPad mini original.

El rendimiento parece ligeramente mayor que el del iPhone 5 y bastante mayor que el iPad 3

En cuanto al rendimiento, iOS 7 se comporta muy bien con el procesador A7. No es un gran salto que nos da la sensación de que estamos usando una supercomputadora, pero si saltamos del procesador A5 el cambio se nota.

Hasta aquí tenemos sensaciones y cambios que ya me esperaba, pero también hay sitio para detalles que me han sorprendido: la cámara del iPad es de muy buena calidad, y rompe con lo que más o menos esperas de las cámaras que coloca Apple en sus tabletas. Es la primera vez que veo detalle en una foto que no ha sido tomada con mi iPhone, aquí tenéis un ejemplo:

foto ipad mini
Doraemon se ve muy bien en esta fotografía hecha con poca luz y muy de cerca. He puesto el adaptador de corriente del iPhone al lado para que veáis la escala. Tenéis la resolución original de la imagen aquí.

Insisto en que me falta usarlo unos días más para tener mis conclusiones, pero de momento tengo la sensación de que estoy ante un iPad capaz de convertirse en el dispositivo principal del usuario base. Por 389 euros tenemos un terminal extremadamente potente (más que algunos Mac mini del 2010), basado en un entorno de 64 bits y con el que podemos hacer cualquier actividad básica que muchos siguen haciendo con ordenadores.

Personalmente le daré un uso muy intensivo, tanto a nivel profesional como personal. Y no creo que me defraude. Lo que más parado me deja es que que algo tan fino, ligero y con una pantalla de 7,9 pulgadas está siendo capaz de dejar mi iMac de 27 pulgadas como una estación de trabajo y nada más.

En Applesfera | iFixIt desmonta el iPad mini retina: mucha batería, poca reparabilidad

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Inicio
Compartir