Cargar el iPhone por la noche: mitos y realidades de su impacto en la batería
iPhone

Cargar el iPhone por la noche: mitos y realidades de su impacto en la batería

Con la cantidad de horas que nos pasamos utilizando el iPhone durante el día, somos muchos los que decidimos cargarlo por la noche. El iPhone se carga tranquilamente, sin prisas, y nosotros lo encontramos listo al día siguiente. ¿O no? Hay varios mitos sobre el cómo cargar nuestros iPhone, y el cargarlo por la noche ocupa bastantes titulares, hablemos de todo ello.

¿Qué es lo que degrada la batería de nuestro iPhone?

Desde los primeros iPhone oímos recomendaciones sobre cómo cuidar nuestra batería. Hace un par de meses, justamente, hablábamos de nueve errores comunes que gastan la batería de nuestros iPhone y que podemos evitar fácilmente. Las recomendaciones, por muy bienintencionadas que sean, sin duda, a veces no son todo lo precisas que deberían. Hablemos, pues, de lo que significa cargar nuestro iPhone por la noche.

Antes de nada, pongamos sobre la mesa un par de conceptos. Las baterías se degradan con el uso, es algo totalmente inevitable, pero lo que sí podemos evitar es degradarlas más rápido de lo normal. Los máximos responsables de esta degradación extra son, principalmente, el calor y la carga rápida.

Para la química de la batería un exceso de calor degrada los componentes físicos de la misma, lo que acorta su vida útil. La carga rápida, además de que puede generar calor, lo que ya es una fuente de desgaste, literalmente erosiona los conectores de los componentes con el paso de electricidad, lo que también contribuye a una degradación acelerada.

Por último hay otro factor importante, que es el de tener el iPhone siempre al 100%. No se trata de que el 100% sea malo, se trata de que para mantener ese 100% la carga debe ser continua: poco que se descarga, poco que se carga. Un tira y afloja que, sin entrar en más detalles, también degrada la química de la batería.

Sí, podemos cargar los iPhone por la noche

Brandon Romanchuk Xpe7pynmebw Unsplash

Vaya por delante que lo que estamos a punto de hablar no es aplicable a los iPhone más antiguos. Este es justamente el motivo de que persistan algunos mitos sobre el cargar nuestro iPhone por la noche. En su momento esas recomendaciones eran muy acertadas, pero ahora la situación ha cambiado. Ahora la situación es la siguiente: nuestro iPhone cuenta con las protecciones necesarias para neutralizar la degradación que acabamos de exponer.

En cuanto al calor, nuestro iPhone cuenta con sistemas para disminuir la cantidad de carga, incluso interrumpirla, si detecta que la temperatura tanto de la batería como del cargador es excesiva. Este sistema es mucho más fiable si utilizamos un cargador Magsafe MFi, como el oficial de Apple. En estos cargadores nuestro iPhone puede pedir la cantidad de energía necesaria, y siempre lo hará priorizando que no haya calor y no haya degradación.

En cuanto a la carga rápida, sucede algo similar. Cuando, a través del calor, el iPhone detecta que la carga rápida puede tener un impacto en la durabilidad de la batería baja la cantidad de energía. De nuevo algo que hace mejor en un cargador Magsafe. Aquí, sin embargo, sí podemos decir que, si es una opción, nuestro iPhone se beneficiará de que utilicemos un cargador de 5 vatios para cargarlo por la noche. Tiene tiempo de sobra de alcanzar el 100% y una carga lenta siempre será más respetuosa con la batería.

En cuanto a la carga al 100%, el iPhone también tiene protecciones. El iPhone aprende de nuestros hábitos de carga, por lo que si cada mañana a las 8h lo separamos del cargador este planificará la carga para que quede completa justo a las 8h, con lo que el tiempo que pasa al 100% es de minutos. ¿Y cómo hace esto? Interrumpiendo el proceso de carga por completo al llegar al 80% y reanudándolo justo a tiempo para alcanzar el 100% a la hora prevista.

Entonces ¿mejor por la noche que durante el día?

Daniel Korpai Fo1zkpx4 F8 Unsplash

Con todo lo dicho casi parece que es mejor cargar el iPhone durante la noche que durante el día. Sí, en cierto modo es verdad. La posibilidad de utilizar un cargador lento, además, es de lo más interesante. Pero la verdad es que debemos cargar nuestro iPhone cuando lo requiramos.

Durante el día cargaremos nuestro iPhone y, cuando esté lleno, lo desenchufaremos o separaremos del cargador, por lo que la ventaja que supone la carga inteligente, crucial por la noche, tampoco tiene un gran impacto. En cuanto a la regulación de temperatura y velocidad de carga, hablamos de sistemas que siempre están en acción, por lo que nos beneficiaremos de ellos tanto de día como de noche.

En conjunto, como ya hemos dicho: cargar el iPhone según nuestras necesidades. Sobre todo sabiendo la cantidad de recursos y tecnología para evitar que la batería se degrade. Una degradación que entra dentro de la actividad normal de la batería y que cargar por la noche no empeora, justo al revés, en muchos casos.

Imagenes | Daniel Korpai, Brandon Romanchuk

Temas
Inicio