Compartir
Publicidad
Publicidad
De Kinect al iPhone X: así ha evolucionado la tecnología de PrimeSense que Apple “robó” a Microsoft hace 4 años
iPhone

De Kinect al iPhone X: así ha evolucionado la tecnología de PrimeSense que Apple “robó” a Microsoft hace 4 años

Publicidad
Publicidad

Apple anunció un nuevo sistema de detección facial con el iPhone X, uno que conocemos como Face ID. Tal y como ocurrió con Touch ID cuya tecnología inicial fue adquirida de Authentech, Apple adquirió PrimeSense para cimentar el desarrollo de su nuevo sistema de reconocimiento facial. Con el añadido de que esta compañía era la encargada del desarrollo del hardware detrás de Kinect, el accesorio de la Xbox 360 de Microsoft. Así es como ha evolucionado esta tecnología en cuatro años.

PrimeSense, la compañía detrás de Kinect y que acabó en manos de Apple

Kinect

PrimeSense era una compañía de origen israelí fundada en 2005 y centrada en el mercado de semiconductores fabless (en inglés, sin fábrica propia). Con sede en Tel Aviv y oficinas en EEUU, Singapur, Korea, China, Taiwán y Japón, su principal producto era la creación de sensores de imagen y procesadores capaces de "sentir" objetos en 3D. Participó en productos de sectores muy diferentes, como televisiones, ordenadores, robótica, venta al por menor y salud.

Aunque a PrimeSense se le conoce como el partner de Microsoft que desarrolló toda la tecnología detrás de Kinect. Kinect era un accesorio de la Xbox 360 anunciado en verano de 2010 y que comenzó su comercialización a finales de ese año.

Kinect

Kinect era una evolución de la idea introducida por la Nintendo Wii unos años antes y que arrasó con los jugadores "casuals" de videoconsolas. Tanto Sony como Microsoft decidieron entrar también en el juego y presentaron sus propias propuestas: PS Move para el primero y Kinect en el segundo. Move era más parecido al sistema de la Wii, mientras que Kinect se olvidaba de los mandos gracias a la tecnología de PrimeSense.

Primesense

Con ella, la videoconsola era capaz de identificar los movimientos, profundidad y expresiones de forma rudimentaria. La compañía israelí desarrolló dos años después un sensor propio, muy similar a Kinect y con unas especificaciones más avanzadas: sensor infrarrojos, cámara VGA y micro. El producto se bautizó como PrimeSense Carmine 1.08 y podemos ver sus dimensiones en la imagen superior.

Pero la historia de PrimeSense se interrumpió de manera prematura mediante un cheque de 360 millones de dólares en noviembre de 2013, casi un año después del lanzamiento de este nuevo sensor. Apple compraba la empresa detrás del Kinect original, forzando a Microsoft a desarrollar la suya propia para la siguiente generación.

De PrimeSense al iPhone X en cinco años, pasando por el quirófano

face id

Tal vez, lo más llamativo de toda esta historia es que la tecnología acabó integrada en un producto real cinco años después (o cuatro años tras la adquisición). En otras ocasiones, Apple compra empresas cuya tecnología, talento o activos se funden y hacen imposible distinguirlos en el producto final. Pero no es este el caso, ya que ahora sabemos que esa tecnología ha acabado integrada en TrueDepth, el conjunto de sensores faciales que posibilitan Face ID en el iPhone X.

El sensor Carmine 1.08 que vimos antes tiene unas dimensiones de 18 x 2,5 x 3,5 centímetros. Ahora, veamos las dimensiones del sensor del iPhone X:

Truedepth

Ahí dentro, Apple ha introducido bastantes más elementos que el sensor infrarrojo, cámara VGA y micro del Carmine original. El área infame conocida como notch en el iPhone X alberga hasta 8 sensores diferentes: cámara FaceTime de 7MP, cámara de infrarrojos, proyector de puntos, iluminador IR, sensor de proximidad, sensor de luz ambiental, altavoz, micrófono.

Con TrueDepth, Apple ha transformado y mejorado el sensor de PrimeSense hasta convertirlo en una franja diminuta del iPhone X

Todo ello en unas dimensiones aproximadas de 3,4cm, una altura de 0,5cm y una profundidad de 0,77cm. Para comparar mejor ambos sensores, los hemos colocado en la siguiente imagen (escala aproximada):

Comparacion

Sin hacer cálculos exactos, el sensor de PrimeSense se ha comprimido entre unas 5 y 6 veces su tamaño hasta convertirse en el conjunto TrueDepth. A parte de incorporar muchos más sensores, ha ganado en definición, potencia y la posibilidad de funcionar a una distancia de menos de medio metro. Y lo que es más importante, juega un papel imprescindible para la autenticación del iPhone X mediante Face ID, validar las compras con Apple Pay y aceptar pagos en la App Store.

Como dijo Craig Federighi en la keynote, "es la tecnología de reconocimiento facial más sofisticada del mundo" que también podremos emplear con los Animojis. Al final, algo de la herencia jugona de Kinect ha reaparecido en el iPhone X.

Qué caprichoso es el mundo de la tecnología.

En Applesfera | Deja de preocuparte, Face ID funciona de noche, con bufanda, con gorra, con gafas o incluso si te crece la barba.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos