Compartir
Publicidad
Publicidad
El chip A11 Bionic y la "envidia" de Google
iPhone

El chip A11 Bionic y la "envidia" de Google

Publicidad
Publicidad

Los iPhone 8 y iPhone 8 Plus acaban de aterrizar en los bolsillos y bolsos de sus afortunados nuevos dueños. Y con ellos, también ha llegado el chip A11 Bionic. Un SoC que ha desatado el caos en el mercado (o debería). Trae recuerdos del lanzamiento del iPhone 5s y su chip A7, el primero en incorporar la arquitectura de 64bits años antes que la competencia. De él, un empleado de Qualcomm llegó a afirmar que había hecho entrar en pánico a la industria.

Pero el A11 Bionic es mucho más que un chip. Es el resultado de una manera de hacer las cosas, una cultura corporativa y un trabajo entre equipos muy multidisciplinares. 

Potencia bruta y útil en el día a día

En el pasado, los usuarios de productos de la manzana han argumentado que lo importante era la experiencia de usuario antes que la potencia de los productos. Y para muchos es así. Apple ha conseguido optimizar sus equipos gracias al férreo control que posee de la baraja hardware / software / servicios. De esta forma, conseguían proporcionar una experiencia más satisfactoria.

Antes parecía que era necesario sacrificar esa potencia para conseguir una experiencia más controlada. Pero ya no es el caso. El chip A11 Bionic del iPhone 8, iPhone 8 y el futuro iPhone X se funde a toda la competencia, incluyendo el MacBook Pro de 13 pulgadas con un Intel Core i5 de séptima generación (la actual).

bench

En el gráfico superior elaborado por AppleInsider, vemos cómo los iPhone con chip A11 Bionic duplican en el test mono-core a los Huawei P10, Xiaomi Mi6 y Galaxy S8. Y están a punto de duplicarlos en el test multi-core. Pero esto no es todo.

toms guide

En un test adicional que pretende mostrar un uso real y no sintético, Tom's Guide ha comparado cuanto tardan tres terminales en exportar un video de dos minutos en formato 4K. Y los resultados son claros: el iPhone 8 tarda 42 segundos en hacerlo mientras que Galaxy Note 8 y Galaxy S8+ han tardado más de 3 y 4 minutos respectivamente.

Antes, el usuario debía elegir entre experiencia o potencia. Ahora, Apple es capaz de aunar ambas en el mismo iPhone

Dicho esto, volvemos al principio de este apartado. Antes quienes buscaban experiencia elegían Apple mientras que los que preferían la potencia miraban otras opciones. Ahora, esa decisión es mucho más simple: Apple tiene los mejores equipos tanto por experiencia como potencia. Incluso el iPhone 7 era capaz de batir a modelos de gama alta con Android un año después.

Viendo estos datos y pruebas, resulta casi injusta la ventaja que lleva la compañía de la manzana sobre los procesadores de la competencia, principalmente Qualcomm. Llevan al menos año y medio de ventaja y ese espacio no tiene visos de reducirse. Todo lo contrario.

Un chip con motor neuronal

bionic

Phil Schiller pasó casi de largo ante otro hito del equipo de silicio de Apple. La integración de un motor neuronal en el chip A11 Bionic. ¿Qué significa todo esto? Bajando el lenguaje técnico a tierra, quiere decir que Apple ha creado un chip específico para ejecutar tareas de redes neuronales, aprendizaje automático (machine learning en inglés) y deep learning, según la entrevista que concedieron varios ejecutivos a Mashable.

Tal y como cuentan en la entrevista, este chip ejecuta tareas que podrían ser procesadas en una CPU o, mejor aún, una GPU (por cierto, Apple acaba de estrenar su propia GPU). Sin embargo, Apple ha decidido crear el motor neuronal porque de esta forma se especializa en tres tareas concretas: el reconocimiento de Face ID, mejorar las fotos y la Realidad Aumentada.

procesador

Apple no ha sido la primera compañía en presentar un motor de este tipo. Tanto Google como Qualcomm cuentan con sus propias propuestas. La primera ha creado un TPU para incorporar a su nube, mientras que Qualcomm tiene varios chips con una unidad dedicada a Inteligencia Artificial.

Cuando presentaron sus propuestas, el foco recayó en Apple por no tener una solución similar. En realidad, Apple llevaba trabajando 3 años en su motor neuronal, de Mashable:

Cuando Apple diseña el silicio, comienzan a mirar a tres años vista, lo cual significa que el A11 Bionic estaba en desarrollo al mismo tiempo que Apple lanzaba el iPhone 6 y el chip A8. En aquel entonces ni siquiera estábamos hablando sobre Inteligencia Artificial ni aprendizaje automático a nivel móvil. Y, sin embargo, Srouji [ejecutivo a cargo del equipo de silicio de Apple] dijo que "el motor neuronal es una apuesta que hicimos con 3 años de adelanto".

Después de soportar varios años de afirmaciones que cuestionaban la experiencia de Apple con Inteligencia Artificial, la compañía ha superado las dudas a golpe de chip especializado. Y el debate sobre si Apple se había quedado atrás ha terminado.

La "envidia" de Google

google

Esta semana nos hemos enterado de que Google ha vuelto a comprar a un fabricante de smartphones. Digo "vuelto" porque la compra de HTC no ha sido la primera. Google compró en 2011 a Motorola por 12.500 millones de dólares, para venderla poco después a precio de saldo y sin unas patentes que Lenovo no quería o no necesitaba. Esta vez, por lo menos, ha costado bastante menos dinero: 1.100 millones de dólares.

Discusiones sobre su estrategia aparte, está claro que Google siente envidia de Apple y el tipo de usuario que tiene. El iPhone posee un control inamovible de la gama alta del mercado de smartphones en todo el mundo. Y con estos usuarios de gran valor, arrastra toda su actividad online susceptible de ser analizada por Google, de no ser porque está restringida por Apple. ¡Qué diferente sería si fuera Google y no Apple propietario del iPhone!

Google quiere imitar a Apple con la compra de HTC, pero es más complicado de lo que parece a simple vista

De ahí que el buscador pretenda (de nuevo) repetir el éxito del iPhone con su propio fabricante. El problema es que no es tan sencillo ser Apple. Como tampoco es tan sencillo ser Google. Muchos medios afirman que con HTC, Google podrá crear por fin un competidor a la altura del iPhone. Sin embargo, olvidan que para copiar el resultado (un iPhone) necesitas tener todo lo que hay detrás de él.

chips

El dominio del silicio que vemos representado en el chip A11 Bionic ha necesitado 10 años de desarrollo, talento y colaboración con otras partes de una compañía que son difíciles de imitar. Eso sin mencionar que iOS es un sistema operativo exclusivo del iPhone, mientras que Android es uno commodity y que no aporta diferenciación a quien lo monta. Lo cual me recuerda un debate que tuvimos hace un tiempo: ¿qué prefieres, un iPhone con Android o un smartphone con iOS?

No es tan fácil ser Apple. Como tampoco lo es ser Google.

En Applesfera | iFixit se adentra en el iPhone 8 y confirma algunas especificaciones que quedaban pendientes.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos