Compartir
Publicidad
El día que Intel rechazó al iPhone
iPhone

El día que Intel rechazó al iPhone

Publicidad
Publicidad

Tras más de 10.000 millones de dólares invertidos (traducción: perdidos) en un ambicioso plan por posicionar sus chips móviles en el mercado del smartphone, Intel ha tirado la toalla. Y con ella se marchan todas sus posibilidades de conseguir tener una presencia en el mercado que va a marcar el futuro de la informática personal.

Esta rendición pone de manifiesto cómo una de las grandes compañías del sector tecnológico ha sido incapaz de adaptarse a una nueva oleada computacional. En esta nueva ola, no importan los éxitos pasados. De hecho, pueden resultar más una maldición que una ventaja.

Intel se encuentra en medio de las consecuencias de la Era Post-PC, un mercado en el que el ordenador personal ha dejado de tener ese papel protagonista. Y eso se lleva notando desde hace tiempo en toda la cadena de valor del PC, de la que Intel es especial protagonista. Todo esto comenzó con una pequeña revolución en forma de teléfono inteligente (de verdad): el iPhone. 

El Mac salta a Intel y proclama su dominio

Chips

Durante la WWDC del verano de 2005, Jobs anunciaba que OS X llevaba un tiempo viviendo una doble vida. Con esta frase, ponía fin al uso de chips PowerPC en los ordenadores de Apple y daba la bienvenida a la nueva arquitectura de CPU que tienen los Intel Core. Esta transición significaba el punto final de una arquitectura, PowerPC desarrollada en conjunto por Apple, IBM y Motorola a principios de los noventa, y la consolidación de los chips de Intel en la arquitectura x86.

La transición de los Mac a los chips de Intel consolidó su liderazgo en el mercado de CPUs para ordenadores

Ahora, solo quedaba AMD para competir en el mercado de chips para ordenadores. A pesar de esta pequeña resistencia, Intel consiguió dominar el mercado de chips para ordenadores personales, incluyendo los dos sistemas operativos más populares: Windows y OS X.

El mercado del Mac era especialmente relevante para las cuentas de Intel, ya que se trata de máquinas de gama alta. Al montar chips de rendimiento superior, los márgenes y beneficios obtenidos de los ordenadores de Apple eran más altos que la media. Nada parecía interponerse en el brillante futuro de Intel en el mundo de la informática personal. ¿O sí?

¿Un iPhone con chip de Intel?

Intel

En su discurso de despedida del puesto de CEO de Intel, Paul Otellini reveló un amargo secreto: la compañía rechazó construir el chip para el iPhone original. Según sus palabras:

Lo que debes tener en cuenta es que [rechazamos la oportunidad de fabricar el chip del iPhone] antes de que el iPhone fuera presentado y nadie supiera qué iba a hacer el iPhone. Al final, había un chip que [Apple] estaba interesado, que querían pagar un determinado precio y ni un sólo centavo más y que ese precio estaba por debajo de nuestros costes proyectados. No podía verlo.

No era una de esas cosas que pudieras compensar con un gran volumen. Con el paso del tiempo, se vio que el coste previsto era erróneo y el volumen fue cien veces superior a lo que se pensaba.

Es decir, que Intel tuvo la oportunidad de diseñar y fabricar el chip del iPhone original pero que la rechazó porque sus cálculos le decían que no era rentable. En defensa de Otellini, hay que decir que Apple tampoco mostró qué era el iPhone ni siquiera a Cingular (ahora AT&T), al menos, no hasta que estuvo listo. El ex-CEO de Intel también afirmó que su instinto le decía que tomara la oportunidad, pero como los números no lo apoyaban decidió dejarla pasar.

Intrinsity
De cualquier manera, Apple acabó diseñando sus propios chips a partir del primer iPad y el iPhone 4, ambos lanzados en 2010

El resto es historia y ya lo conocemos. Apple acabó eligiendo un chip ARM diseñado y fabricado por Samsung. El mismo que montaría el iPhone 3G un año después, en 2008. Pero lo que de verdad selló el destino de Intel fue cuando Apple decidió diseñar sus propios chips ARM. Para ello, adquirió varias compañías dedicadas al diseño de chips ARM de alto rendimiento y bajo consumo:

El salto se completó en el año 2010 con el lanzamiento del chip A4, estrenado en el iPad original y adaptado para el iPhone 4 unos meses después.

El ocaso de Intel

Hero Large

Es muy probable que el diseño de chips propios para los dispositivos iOS fuera siempre el objetivo de Apple. Por tanto, puede ser razonable pensar que aceptar la oportunidad que representaba el iPhone original no fuera más que retrasar lo inevitable. Porque hay que tener en cuenta que Intel diseña y fabrica sus propios chips.

Ahora, el modelo que estableció Apple para sus chips de gama alta divide el proceso en dos partes. Apple se dedica a diseñar sus propios chips ARM, optimizándolos a sus dispositivos, servicios y sistemas operativos. La fabricación, una tarea intensiva en capital y que requiere enormes sumas de dinero para mejorar el proceso de manufacturación en cada generación, lo deja en manos de terceros.

Samsung y TSMC son las únicas empresas en el mundo capaces de hacer frente a las necesidades del creador del iPhone a la escala necesaria. Intel se ha quedado fuera de este negocio, pero eso no quiere decir que no intentara entrar en el mercado móvil. A pesar de subvencionar el uso de sus chips en dispositivos de todo tipo, la mecha no ha prendido.

A9 Inside Large
Apple ha demostrado ser un verdadero experto a la hora de crear chips de alto rendimiento y bajo consumo, especialmente optimizados para sus dispositivos

Tal y como comentábamos al principio, esa apuesta le ha salido muy cara: más de 10.000 millones de dólares de pérdidas. Demasiado como para seguir justificando su presencia en el mercado Post-PC. Para agravar la situación, el mercado del PC ha retrocedido hasta niveles de 2006-2007. Lo cual se traduce en menos ventas de chips Intel.

Intel anunció hace unas semanas que despediría a alrededor de 12.000 empleados por todo el mundo. Su plan pasa por centrarse en chips para el internet de las cosas y la nube. Puede que incluso veamos cómo hace su entrada al iPhone de manera oficial como proveedor del módem LTE para el iPhone 7.

Lo que está claro es que Intel no volverá a ser la que era. Todo por rechazar ser parte del futuro creado por el iPhone.

En Applesfera | Los nuevos chips A9 y A9X: características y ventajas frente a sus predecesores.

En Xataka | Andy Grove, la mente detrás del famoso "Intel Inside", ha muerto a los 79 años.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio